1963 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 2.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only. For other comments please use our FaceBook Page

un corte como tantos, pero real by PENNY


Viernes anterior a fin de año. Habiamos arreglado con mi esposa encontrarnos a la salida de nuestros trabajos con una finalidad...dar inicio a un juego sexual para tener una noche intensa. Ella me iba a acompañar a tener mi corte de pelo. Ya lo había dejado crecer bastante , pero como lo tengo crespo no crece mucho hacia abajo sino que se hace como un colchón en mi nuca. La idea era un cambio drástico. El encuentro era en Av.de Mayo y Salta porque a dos cuadras habia visto una peluquería que estaba dentro de un negocio de tabaquería y cuchillería. Para allá fuimos. Mi esposa me pidió autorización para tomar el control de la situación si es que no había clientes en el local, porque si no me hubiera dado mucha verguenza.
Llegamos y entramos. Tres sillones de barbero pero un sólo peluquero. Tal vez por la hora o tal vez por la epoca del año no se justificara los tres trabajando. Un cliente en una silla era peluqueado por un barbero de unos 60 años. Nos sentamos a esperar. Yo leía una revista y mi mujer miraba todo a su alrededor pero su vista quedaba clavada en el sillon que tenia de frente. La peluquería era tradicional pero de los años ¨50. Quien estaba en el sillón recibía un corte corto con nuca desnuda y se notaba como que estaba terminando. En un momento , mi mujer me empezó a acariciar la nuca levantando todo el pelo que la cubría. Yo me empecé a excitar y se lo hice saber. Ella sonrió pero pareció no importarle.
Cuando el cliente se bajó del sillón, el peluquero sacudió la tela blanca y todo el pelo cortado terminó en el piso junto al pie de la silla de peluquero. Mientras le cobraba me invitó a sentarme. Yo me veía al espejo y, si bien estaba seguro del paso a dar, sentía mi estómago duro de los nervios. El peluquero le cobró el corte y me envolvió con la tela que me cubría por completo. Mi mujer me miraba sonriendo desde su silla. El viejo me pidió si lo esperaba un minuto mientras barría todo el pelo del piso. Se formó una gran montaña de cabello que , era evidente, perteneció a más de un cliente. Cuando volvió a mí me preguntó por el corte. Mi esposa aprovechó que no había nadie y dió inicio al juego. Le dijo al peluquero que me lo dejara bien cortito. El tipo vió que iba a ser un gran cambio y busco mi aprobacion en el espejo. Yo sólo asentí con un movimiento de cabeza.
Para el peluquero fue suficiente y mientras seleccionaba sus herramientas , que estaban sobre el marmol frente al espejo preguntó casi maliciosamente: ¨ con que máquina lo pelo?¨ . Yo contesté : ¨ con la #1¨ atras y los costados. El tipo, siguiendo con las preguntas morbosas, dijo: ¨Media cabeza o americana?¨. Yo sabía a que se estaba refiriendo , pero le pregunté, casi como haciendome el desconocedor: ¨ Cómo sería la americana?¨. El viejo me explicó, tomando una de las máquinas cortapelos de arriba del mueble :¨ Americana es con máquina hasta la coronilla, todo al ras y los costados tambien rapados, sólo quedaba algo arriba cortado a tijera pero tambien corto¨. Entonces mi respuesta fue: ¨ bueno, americana , entonces.¨ Mi mujer ya puso cara de desesperación y se mordió el labio inferior como gesto de sorpresa. La siguiente frase del peluquero me llenó de terror :¨ Bueno, si va a ser americana va a tener que ser entonces con la #0 y cambio de máquina mostrandomela mientras la hacía funcionar en el aire, abriendo y cerrando a gran velocidad su puño derecho. Ese gesto me puso mas nervioso porque me pareció que el peluquero me estaba intimando dándome a entender que él era el dueño de la situación. Yo ya estaba jugado. Cuando fue con la máquina a mi nuca se tomó tiempo para decirme que mi pelo estaba bastante crecido y que el cambio iba a ser grande. Yo asentí.
Me enterró la cortapelo debajo de todo el colchón de pelo de mi nuca y la empezó a subir lentamente hasta la cima de mi cabeza. Puede ver el gesto de mi mujer abriendo la boca como sorprendida por lo que estaba viendo. Yo me imaginé una franja de cuatro centímetros( mas o menos el ancho de la maquinita) desde la base de la nuca hasta la coronilla absolutamente rapada. El peluquero siguió cortando en franjas una junto a otra, cubriendo toda la cabeza. En un momento me empujo la cabeza hacia adelante hasta llevar mi mentón hasta el pecho. Ahora sólo podía ver la tela blanca y los mechones de mi pelo crespo amontonandose en mi regazo.El traqueteo de la maqunilla me excitaba sobremanera y sentía la presión que le metía el peluquero contra mi cuero cabelludo. En un momento escuché la voz de mi mujer que le decía al peluquero que estaba quedando muy corto, pero el tipo, medio como justificándose, le dijo: ¨Señora, así es la americana, yo le aclaré a su esposo que era rapado hasta arriba.¨ Yo , con la cabeza gacha, le dije que no se hiciera problema, que estaba bien lo que estaba haciendo. El peluquero siguió en lo suyo pelandome ahora detras de las orejas haciendo grandes arcos y llevandose las patillas hasta mas allá de las sienes. Cuando creí estar todo pelado , me soltó la cabeza y le dio descanso a la maquina. Ahora me podía ver todo rapado y con el colchón de pelo en la parte de arriba. Poco duró. Agarró una tijera de entresacar y , con el peine, me empezó a cortar todo el pelo de arriba. Una lluvia de pelo caía en la capa. Me cortó todo a un largo de un centímetro . Me cepilló la cabeza y me la entalcó con un pompón y una talquera de metal del año del pedo. En ese momento vi por el espejo a mi mujer que estaba lagrimeando. Le hice una seña de que estaba todo bien e intentó una sonrisa.
El peluquero me puso el espejito de mano en la nuca y la pude ver totalmente rapada. El cuero cabelludo blanco con una sombra de pelo solamente.
Pasandome la palma de la mano a contrapelo hasta arriba , el peluquero me dijo: ¨ mire, para refinar el corte , lo que se hace en estos casos es dar una pasada con la máquina del doble cero para disfumar la marca de la otra máquina, pero eso es como ud quiera....¨. Yo me veía super pelado pero le dije que lo hiciera, total el rapado ya estaba. El viejo sacó de un cajoncito otra cortapelo más pequeña, le ajustó la mariposa superior y volvió a mi nuca. Mi mujer no entendía mas nada: ¨ más corto¡¡¡¡, dijo...., el peluquero ni contestó y me empezó a subir la cortapelo otra vez hasta arriba. Ya casi ni caía pelo. Apretaba la maquinilla contra el cuero y me seguia pelando. Hacía muchísimo tiempo que no me rapaban tanto. Cuando terminó me volvió a mostrar la nuca con el espejito y me dijo:¨ así queda mejor, no?¨ Yo aprobé el corte. Una nueva pasada con una tijera recta por arriba para emparejar y despues la típica rasurada con navaja por todo el contorno. Otra vez el cepillito y la entalcada. Me empezó a desabrochar la tela y me dijo: ¨ listo, caballero...espero que haya quedado conforme. Bien rapadito como quería la señora, no?.
Me bajé del sillón acariciandome la nuca y mi mujer se levantó me dio un beso y no paraba de pasarme la mano a contrapelo. La noté excitada al máximo. Yo tambien lo estaba . Pagué y salimos. Mientras ibamos a buscar el auto no paraba de acariciarme la cabeza y llorando me dijo :¨ no quiero que te peles más¨ , yo le dije que me había encantado y que lo iba a dejar crecer para volver a pelarme al cero.



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016