1955 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 2.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only. For other comments please use our FaceBook Page

un recuerdo ...Roberto by nino


El sabado volví a Avellaneda a visitar amigos.Toda mi infancia y parte de mi juventud la viví allí. Enormes recuerdos me trajo ese reencuentro. Gente, amigos y lugares se mezclaban en mi memoria. Mi escuela primaria Nro. 41 en la Av Galicia, la juguetería de Chiche donde mis viejos me compraban todos los regalos, la vieja peluquería de Oscar, que ya no esta y ahora hay una granja...muchos recuerdos. La barra de pibes que nos juntábamos en Perú y Galicia...tiempos pasados.
Lo que más me golpeó fue el hecho de la desaparición de la peluquería. Según me enteré , Oscar se había ido a EEUU pero después fallecio.
Era un gran tipo. Era la época del pelo largo y Oscar lo sabía , por eso , en contra de los padres , nunca nos hacía cortes cortos. Siempre a tijera y navaja. Un fenómeno.
Me vino a la memoria una tarde que mi viejo me mandó cortar el pelo porque ya lo tenía bastante larguito. Muy a mi pesar agarré la plata que me dio y me fui para lo de Oscar ( Galicia entre Perú y La Rioja). LLegué y estaba cerrado. Con toda la alegría volví a casa. Cuando mi viejo me vio y preguntó le dije que Oscar estaba de vacaciones. Ahí nomás me hizo subir al viejo Fiat 1500 y me llevó a otra peluquería. Yo me quería morir. De nada sirvieron las promesas de que me lo iba a cortar cuando volviera Oscar. Nada importó.
Mi viejo agarró la Av Rivadavia, cruzó la víay sin decir palabra llegamos a la peluquería de Roberto. Ahí era donde se cortaba él. Todavía está esa peluquería en Rivadavia y Arauz.
Estacionó en la placita Ugarte y me llevó caminando una cuadra a los tirones. Abrió la puerta y me empujó adentro. El peluquero estaba leyendo el diario en el sillón de cuero rojo. Mi viejo saludó y me sentó de prepo en el sillón. El peluquero se cagaba de risa, me acuerdo, y mi viejo le dijo que me pelara al cero. Yo no lo podía creer. Estaba sentado frente al espejo viendo por ultima vez mi melena que tanto me había costado mantener. El peluquero me envolvió con una gran sabana celeste y me miraba por el espejo con una sonrisa llena de malicia.
Todavía no estaban muy de moda las maquinas eléctricas, y yo veía sobre el mueble una artilleria de maquinas manuales para cortar el pelo.
Lo miró a mi viejo y le preguntó con que máquina me pelaba. La respuesta fue : ¨La cero por atras y los costados, Robertp...arriba dejaselo un poquito mas largo, no mucho eh¨.
Yo estaba de frente al espejo y veía todo. El peluquero agarró una de las máquinas, se la mostró a mi viejo y le dijo: ¨Vamos?¨
Me peló toda la cabeza con esa máquina, mientras charlaba de politica con mi viejo que sonreía mientras me iba rapando.
Con otra maquina mas chiquita volvió a la nuca y me la siguio pelando. Yo, con la cabeza agachada, nada podía ver. Solo sentía el traqueteo de la maquina y la presión que le metía sobre mi cuero cabelludo. Cuando se cansó de pasar la maquina, le preguntó a mi viejo si ese largo estaba bien, pero para mi castigo le pidió mas cortita la nuca. Otra maquina me terminó de rapar al ras. Me cepilló y me cargó de talco la nuca. Me desabrochó la tela y en 15 o 20 minutos me había masacrado. Muy verdugo me pasaba la mano por la nuca pelada y disfrutaba su obra.
Hoy , que ya pasaron algunos años, me corto el pelo corto por eso decidí que mi próximo corte lo voy a hacer en lo de Roberto. y...recuerdos son recuerdos...



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016