2159 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 0.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

humillacion by juano


Me veo parado enfrente de la peluqueria Vicente. Tengo la vista fija en el ventanal del local que deja ver su interior. Es una peluqueria tradicional de los años 60.
Veo trabajar al peluquero sobre la cabeza de un cliente.
Es la peluqueria de barrio donde se corta el pelo mi viejo desde siempre.A mi me cortaban alli en mis primeros años de infancia cuando me traian, casi arrastrando, para que me esquilaran a rigurosa maquinita.
Entro y el peluquero me saluda cordialmente aunque yo note en su rostro un dejo de satisfaccion y, por que no, de cierto grado de malicia.
Me siento a esperar. Parece que no falta mucho. En 10 minutos ya lo tiene terminado. Se nota en el corte del señor, mucho oficio pero poco estilo.
Mientras paga, el viejo me invita a sentarme en el sillon sacudiendo en el aire la inmensa tela blanca con la que me va a cubrir por completo. Siempre pense que la capa blanca tipica de las viejas peluquerias le agregan dramatismo al corte de pelo.
Mi cabello estaba bastante crecido y ese habia sido el motivo por el cual mi padre habia dado la orden de que tenia que volver a casa "bien rapadito" (palabras textuales).
Me veia en el espejo mientras el peluquero me pasaba por delante la tela blanca y la ajustaba por detras con un ganchito y me ponia , como lo habia hecho siempre, otro paño menor en la base de la nuca doblandolo hacia adentro del cuello de mi camisa.Yo estaba tenso porque conocia el final de la situacion. Me tomo de los hombros y, mirandome por el espejo, dijo:

- Bueno che, si estas aca es porque te mando tu viejo, no?
- Si, conteste con un hilo de voz.
- y que te dijo?
- que me tiene que pelar, bien cortito.

Me miro sonfiendo y agrego:

- Me parece muy bien, pero eso va a ser un gran cambio, lo sabes?
- Si, pero eso es lo que quiere.
- Bueno, vamos a ver... te pelo al #1 o al #2 ?

Se me hizo un nudo en la garganta.

- Si...no se...el me dijo al #0, pero no quiero tanto.
- Ah, pero la cosa va en serio....que le agarro a tu viejo? Te quiere colimba?
- Si no me corta tanto, se dara cuenta que no es la #0?
- Mira...,me dijo.....- él cuando viene se pela al cero, vos sabes....asi que sabe perfectamente como queda la cabeza cuando uso esa maquinita, me entendes?......- me parece que no tenes salida, dijo.

Entre que yo no tenia salida y el peluquero que tenia ganas de pelarme, era el combo perfecto para que yo saliera de alli rapado.

- Que hacemos?, me dijo.
- Esta bien, use la #0 pero no tanto, le dije.....( iluso de mi ).

Sonrio y , de una manera que me sono un tanto autoritaria, me dijo:

- Dale, bajame la cabecita.

Lo vi tomar un peine y una maquinita y pasar a mi espalda. Me dejo de frente al espejo.
Cuando apoyo la maquina en la base de mi nuca y me sujeto la cabeza con su mano izquierda , se tomo el tiempo para decirme lo largo que tenia el pelo, Solo dije que si, mientras solo tenia en vista el blanco de la tela.
Sujetando con firmeza mi cabeza hacia abajo empezo a subir , lentamente, la maquina hasta casi la coronilla.
Algunos grandes mechones de pelo cortado caian en la tela y sentia la presion que le metia a la maquinita sobre mi cuero cabelludo.
Subia y bajaba por mi nuca rapandome sin piedad.
Cuando libero mi cabeza fue para cortar los laterales desde la base de las patillas hasta las sienes. Doblo mis orejas, como si fueran de goma, y me pelo detras de ellas hasta el borde de la cima de mi cabeza. Ahi pude tomar nocion del rapado que me estaba dando. Mi cuero cabelludo, en blanco, asomaba como un campo trillado. Solo se veian milimetricos pelitos.
Me sacudio con un cepillo cargado de talco y elimino los mechones que habian quedado sobre mis hombros.
Desabrocho la capa, la sacudio y la volvio a anudar al cuello. Pude pasarme la mano por la nuca y casi me desmayo, estaba totalmente rapada. Me vi reflejado en el espejoy trataba de evitar el llanto. El viejo se dio cuenta y quiso animarme diciendome que iba a volver a crecer, pero yo sabia que iban a pasar algunos meses.
Con la tijera de entresacar me corto todo el pelo de arriba. Otra vez la capa se lleno de pelo y otros mechones caian al piso junto al sillon.
Corto y corto hasta dejarlo bien cortito para que no desentonara con la parte baja de mi cabeza.
Cuando le dio descanso a la tijera lo vi tomar otra maquinita y me quise morir.

- Tiene que cortar mas?, le pregunte.
- Vos me dijiste al #0, no? , recien te pase la #2.....ahora voy con la cero....lo tenias muy largo...

Yano entendia nada, solo queria irme.
Otra vez la cabeza hacia abajo y la #0 subiendo y bajando por mi cabeza.
Nunca me imagine que podia ir mas corto. Me pelo los costados y ahi me di cuenta que casi no tenia pelo.
Otra vez el cepillito y dejo la maquina de la tortura.
Me enjabono un poco debajo de las patillas, detras de las orejas y la base de la nuca. Afilo una navaja en un afilador que colgaba del sillon y me rasuro los bordes. Como estaba tan pelado sentia el raspado de la navaja sobre la piel. Me limpio con una toalla y me volvio a entalcar con el cepillo.
Tomo un espejito de mano y me lo acomodo por detras para que pudiera apreciar la tragedia. No lo podia creer. Estaba pelado al ras. Me pasó la palma de su mano a contrapelo por la nuca y me dijo;

- que tal? Conforme? Tu viejo ahora no puede decirte nada, eh?

Fue humillante.

- Listo, nene....me dijo mientras me desabrochaba la tela blanca.
Baje del sillon casi llorando, le pague y sali de la peluqueria.
Lo unico que queria era no encontrar a ningun conocido en el camino de vuelta. Todavia faltaba el dia siguiente cuando entrara a la escuela.
No podia dejar de acariciarme la nuca.
Cuando llegue a mi casa tuve que pasar por el control de mi viejo. En ese momento lo odie con todas mis fuerzas. Mi vieja me miraba como con lastima.

Despues de este corte vinieron dos o tres mas iguales, hasta que hace unos años, no muchos, pude librarme de ese peluquero.
Tratare de enviar la historia de mi ultimo corte en esa peluqueria que tuvo el agravante que fui junto con mi padre ya que ambos necesitabamos un corte.




Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016