2203 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 0.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

idas y vueltas by Rodolfo


No se si muchos coincidiran conmigo pero creo que una de las cosas mas humillantes por las que debe pasar un hombre es el momento de verse en el sillon de la peluqueria, frente al espejo y envuelto en esa tetrica sabana blanca, a la espera de que el peluquero con un alto grado de sadismo se disponga , maquinilla en mano, a dar comienzo a la esquila para despojarlo de algo tan personal como su cabellera.

Por lo menos esa es mi sensacion cada vez que debo concurrir en busca de mi corte de pelo, y es inevitable sentir ese hormigueo por todo el cuerpo en el momento de ingresar en la peluqueria.
Ni que decir , si por alguna razon se trata de un peluquero al que no se conoce y se visita por primera vez.

Por mi trabajo de viajante esta situacion se da a menudo. Puedo asegurar que no tengo dos cortes seguidos con un mismo peluquero, y eso no deja de ser, para mi, una dificultad.
Soy de usar el pelo corto ya que eso me permite espaciar mas la visita a la peluqueria, pero asi y todo (aquel que use el pelo corto lo sabra) no paso mas de dos meses sin sentarme en el sillon.

Si hay un comun denominador en mis visitas a la peluqueria es que siempre me inclino por las tradicionales y clasicas.
Tal vez estas vivencias provengan de la epoca de la niñez que a cada uno nos ha tocado vivir. En mi caso tengo presente cuando mi viejo me llevaba al peluquero del barrio y me hacia pelar al #0 con esas viejas maquinas manuales (que aun se ven en algunas viejas peluquerias) hasta salir con la nuca al ras para que el corte durara mas tiempo. Eran rapadas sin piedad porque asi lo indicaba la epoca. No habia estilos, o mejor dicho solo habia dos estilos: la americana y la media americana.
La rebeldia de la niñez y la preadolescencia se apagaba en el mismo momento en que el peluquero te sometia a las terribles cortapelos, bajo la estricta mirada de tu viejo.
Hoy, con bastantes años mas, uno se va entregando, solo y manso, al "figaro" para que nos peluquee a su antojo.

En todo este ir y venir, me han tocado distintos tipos de peluqueros. Desde los mas amigables que te sugieren distintos cortes segun tu tipo de cara, hasta aquellos que te cortan como quieren a pesar de tus indicaciones. Desde los mas habladores, que hacen que tu corte dure mas de la cuenta, hasta aquellos que parecen "mudos" y solo se enfocan en su trabajo y te pelan en el mas absoluto silencio.

Mas de uno , en alguna corta charla, ha dejado escapar el comentario de que no hay peluquero que se precie de tal, que no disfrute de los cortes, sobre todo cuando se les da "via libre" para ejercer el oficio.

En mis idas y vueltas por distintas peluquerias, guardo algunas anecdotas que hoy resultan hasta graciosas , pero que en aquel momento resultaban poco menos que una humillacion.

Recuerdo una vez estando en Cordoba, entré a una peluqueria , con polo barbero y todo, y me encontre con que de un costado era peluqueria de hombres y del otro de damas. Como el sillon estaba vacio el peluquero me invito a sentarme sin darme tiempo a pensar. Conclusion, me peló ante la mirada casi burlona de dos mujeres que esperaban ser atendidas en el otro sector.

Otra vez, no recuerdo si fue en Junin o en Saladillo (prov. de Bs As.) mientras el viejo peluquero me iba rapando, la mujer le iba cebando mate......terrible.

Mi ultimo corte fue en la localidad de Esperanza (en Sta Fe, mi provincia) hara unos veinte dias.
El peluquero, un tipo mayor pero bien fornido, le estaba cortando el pelo a un pibe de 12 o 13 años que se movia nerviosamente en el sillon, y que en varias ocasiones el peluquero le tuvo que advertir para que dejara quieta la cabeza, hasta que ya de mal humor , se la sujeto con fuerza hacia abajo para terminar el corte.
Cuando me llamó a ocupar el sillon lo hizo un tanto descortez. Me envolvio con la sabana ajustandola fuertemente pir detras, tanto que le tuve que pedir por favor si podia aflijarla un poco, cosa que hizo sin ningun comentario.
Mientras me alisaba el pelo con el peine habrá notado que, al no tener el pelo muy crecido, yo era un tipo de llevar el pelo corto. Fue hasta el mueble y volvio a mi con una cortapelo de puas anchas y me dijo cómo lo queria de corto. Me tomo por sorpresa y, mirando la maquinita que me parecio un #2, le dije que con esa estaba bien. Sin mas , me bajo la cabeza con firmeza mostrando autoridad, y empezo a pelar.
Conclusion...e 20 minutos me liquidó y cuando puso el espejito en mu espalda pude ver que , en realidad habia terminado el corte con la #1 porque me vi bastante peladito. Pero bueno, ya estaba consumado el crimen.

Ahora habrá que esperar dos meses y ver donde estoy en ese momento, pero como dije al principio, el nerviosismo siempre estara presente.





Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016