2055 Stories - Awaiting Approval:Stories 5; Comments 2.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only. For other comments please use our FaceBook Page

decisión by sergio


Sigo el sitio desde hace tiempo, pero hasta hoy nunca había escrito. Tengo atracción por las viejas peluquerías, los cortes de pelo muy cortos con maquinas antiguas y los peluqueros que toman el control de la situación frente a un cliente ( evidentemente debo tener un costado masoquista). Estas atracciones las mantenía solo para mí y nadie lo sabía. Tal vez lo que me llevó a escribir ahora fue algo que me ocurrió el año pasado.En una celebración de San Patricio , en Bs As, nos reunimos con amigos a tomar una cerveza. En esa reunión algunos de mis amigos invitaron a participar a compañeros de trabajo, por lo tanto había personas que nunca nos habíamos visto. Una de estas personas tenía el pelo corto , y se notaba que estaba recién cortado. Alguien le hizo una broma acerca de su corte al ras y sin querer surgió en la conversación el tema de los cortes de pelo. En un momento, y casi sin proponerlo, yo estaba exponiendo mi secreto a oídos de todos. Para mi sorpresa, y ante lo que yo suponía, nadie se extrañó ni hizo ningún comentario ni broma en contra. Es más, alguno adhirió a lo que yo decía, entre ellos esta persona de nombre Rafael. Sin quererlo había descubierto mi secreto y es como que me sentí más libre. Luego las conversaciones fueron otras y así se pasó una noche bastante buena entre amigos. Al despedirnos, Rafael se acercó y me anotó en una servilleta una dirección y me dijo ¨¨ tal vez quieras probar , creo que es lo que buscas¨¨. Todos nos despedimos y quedamos en volver a encontrarnos en algún momento próximo.
En mi casa miré la dirección y vi que me quedaba medio lejos ( de Quilmes a Villa Crespo ) , pero como trabajo en Capital , el viaje sería mas corto. Entonces me dije que el próximo corte sería allí.
Cuando fue el día, después del trabajo me fui a Villa Crespo con el subte B y al final no resultó tan largo el viaje. Tuve que caminar unas cuadras y llegué a la calle Camargo. Cuando estuve frente al local noté que era bien antigua, no dudé y entré. Un solo sillón, un peluquero como de 60 años y todo quedado en el tiempo. Me gustó. Un cliente estaba casi por dejar el sillón así que me acomodé en la espera. Miraba todo a mi alrededor, mesita con revistas, un viejo perchero de pie, en el espejo un papel con el precio de cada servicio, un ventilador de techo, un mueble con un gran espejo, y las herramientas de trabajo sobre él. Estaba en mi mundo. Cuando se desocupó el sillón el peluquero me dice: ¨¨ Vamos, arriba ¨¨ ( así me invitó a tomar asiento). Obviamente me senté. Me puso la tela de algodón blanca que me cubría por completo y mientras lo hacía me preguntó: ¨¨ ¿ lo dejamos cortito, no? ¨¨ ( habrá notado que era de usar pelo corto porque en realidad no lo tenía tan largo). ¨¨ Sí¨¨ , contesté.
Tomó una de las maquinitas del mueble y, sujetándome la cabeza hacia adelante me empezó a rapar la nuca. Fue una sensación agradable sentir la maquina por mi nuca. Me movía la cabeza a un lado y otro con movimientos medio bruscos como haciéndome saber quien mandaba. Yo estaba encantado. Me siguió pelando la nuca y los laterales que ya estaban casi al ras de mi cabeza. Arriba usó tijeras de entresacar y cortó casi todo el pelo. Sacudió los pelos cortados con un cepillo, desabrochó la capa, pero luego de sacudirla la volvió a poner. Otra vez con su mano tomándome la cabeza me pasó otra maquinita más pequeña cortándome más el pelo de la nuca . Yo sentía la presión que hacía la máquina sobre mi cuero cabelludo ya descubierto. Gobernaba mi cabeza como quería. Me peló los laterales y luego con la navaja que afiló en ese cuero que cuelga del apoyabrazos del sillón, me rasuró los bordes de las patillas, detrás de las orejas y en la base de la nuca. Como otra muestra de que él era el que mandaba ( yo lo interpreté así ) me pasó la mano por la nuca como verificando el corte. Me puso un espejito detrás para ver el final y recibir mi consentimiento. Me gustaba lo que veía.Había disfrutado ese tiempo. Me levanté del sillón y vi que había otro cliente esperando ( no me dí cuenta cuando entraron). Era un niño acompañado por su padre.Mientras me ponía el abrigo el peluquero dispuso una silleta en el medio del salón y lo sentó, mientras le preguntaba al padre por el corte. ¨¨ rapadito, como siempre¨¨ fue la respuesta. Mientras le pagaba al peluquero simulé que me pasarían a buscar y le pedí permiso para esperar dentro de la peluquería. No me quería perder el próximo espectáculo.



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016