2168 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 0.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

nunca crei que pasaria by andres


Vacaciones en Asunción y visita a grandes amigos: Pedro y Ana Laura.
Ellos están radicados alli hace cuatro años y hace dos que no nos vemos, aunque la relación se mantuvo siempre a través de las redes sociales.
Llegamos una mañana y nos estaban esperando en el aeropuerto.
Ellos no conocian personalmente a mi novia. El reencuentro fue de lo mas emotivo.
Mi primera sorpresa fue ver a Pedro totalmente rapado. Su incipiente calvicie prematura lo habia llevado a esa situación. Mas allá de mis bromas debo reconocer que no le quedaba mal.
Segunda grata sorpresa, Ana Laura estaba embarazada y ambos esperaban el primer hijo.
Desayunamos en el bar del aeropuerto y nos pusimos al dia de todas las novedades. Me alegro mucho que hayan congeniado de la mejor manera con Paula, mi novia.
Nos llevaron hasta el hotel y quedamos en cenar en su casa.
Descansamos un rato y luego salimos a almorzar y a comprar unos regalos para llevarles.
Mientras comíamos algo mi novia me comentó lo bien que le quedaba a Pedro el corte de pelo, que lo hacia muy varonil. Asenti porque, en realidad, tenia razón. Pero, tras cartón, me dijo que yo podria recortarme un poco mi cabello para estar mas prolijo por la noche. Me pase la mano por mi cabeza y crei que algo de razón tenia.
Yo soy de usar el pelo corto pero ya lo tenia un poco bastante crecido y se me hace como un colchon en la cabeza que, con el calor, a veces se hace insoportable.
Le dije que tal vez tuviera razón pero no conociamos nada de la ciudad y buscar un peluquero desconocido me daba cierto temor. Ella se rio y me dijo que el estilo de corte que yo usaba me lo podia hacer cualquiera. Me parecio una critica con humor, asi que los dos nos reimos.
Salimos del resto y nos pusimos en campaña en la compra de los regalos.
Mientras yo miraba alguna corbata para Pedro mi novia me toca la espalda y, mirando hacia el otro lado de la calle me dijo:
- mira que linda experiencia, no te atreverias?

Trate de buscar con la vista lo que me queria mostrar hasta que divise un polo de peluqueria. Era un local tradicional hasta que lei el anuncio en el vidrio del ventanal:

PELUQUERIA MILITAR - CORTES Y TRATO

Nooooo, le dije....ni en pedo entro ahi.

Me pregunto por qué ....porque no es lo que quiero, le conteste.

- Dale....insistio...cual es el problema? Le decis al peluquero que no lo queres tan corto , y listo.

Primero dude, y despues le dije: te parece?

Conclusion...cruzamos y entramos.
Ni bien se cerro la puerta, un joven del staff del local se acerco y despues de saludar amablemente, me dijo:
- señor....es solo caballeros, la señorita no puede quedarse.
Nos miramos sorprendidos, y amague salir. Mi novia me detuvo y me dijo que me quedara , que ella seguiria mirando los regalos mientras me esperaba afuera. Me quede paralizado viendo como ella salia y el joven me invitaba a ocupar un banco de espera.Me sente casi sin pensarlo.
Habia dos peluqueros de entre 50 y 55 años que estaban atendiendo a dos jovenes. Los estaban rapando de una manera escandalosa. El estomago se me puso hecho piedra.
No podia dejar de mirar el accionar de los peluqueros. Estaban vestidos con ropa de fajina militar y lucian cortes al ras. Junto a mi, en un largo banco de madera habia otros dos jovenes que esperaban su turno.
Tome coraje y le pregunte si todos los cortes eran asi y me contesto que sí, todos eran cortes militares. Se me vino el mundo abajo. Me queria ir pero iba a resultar muy evidente que yo era un cagon. Me resigne.
El joven a mi lado no parecia precisar un corte de pelo pero el otro tenia una interesante melena que muy pronto iba a descansar en el piso al pie del sillon del peluquero. A mi me iba a suceder lo mismo.
De inmediato se desocupo un peluquero y se escucho: "siguiente..."
Se paro el del pelo mas largo, era evidente que ese muchacho estaba ahi obligado por alguien. Se sento en el sillon y el peluquero lo cubrio con la tela blanca dejando ver una sonrisa en su rostro como disfrutando de los proximos 10 o 15 minutos.
No hubo indicaciones, ni de un lado ni de otro. El peluquero agarro la maquina, le saco el peine que tenia y dejo las cuchillas libres. Se la encendio junto a una de sus orejas, le bajo la cabeza con cierta brusquedad y dio inicio a la esquila por la parte trasera de la cabeza.
En un minuto la nuca estaba en blanco.
Yo me imaginaba mi final, para colmo por como venian los cortes, a mi me iba a tocar el mismo verdugo.
Se levanto el joven del otro sillon totalmente pelado.
Paso el que parecia no necesitar un corte.
El otro ya estaba casi liquidado.
Mi suerte estaba echada. Me tocaba el carnicero de bigotito.
"Siguiente !!!" . Ese era yo. Como pude fui hasta el sillon y me sente.Casi como por acto reflejo aprete los apoyabrazos del sillon mientras me pasaba por delante la sabana blanca ajustandola con fuerza.
Como por instinto, sin que mediara pregunta alguna, dije:

- corto a tijera.
- como no, caballero- fue la respuesta mientras agarraba la maquina sin peine alguno y se dirigia a mi espalda.
Me agarro con su manaza la cima de la cabeza y me la tiro para abajo hasta que se estrello contra mi pecho. Prendio la maquina, la apoyo en la base de la nuca y la empezo a subir hasta la coronilla. Senti el frio de la maquina al #0 corriendo por la parte trasera de la cabeza una y otra vez. Me pelaba casi con desprecio.
Me la paso por detras de las orejas hasta la cima y liquido en un segundo mi patilla izquierda hasta mas arriba de la sien. Me manejaba la cabeza como un muñeco. Pelo sobre el otro costado y ahi podia ver mi cuero cabelludo en blanco.
Cambio de maquina por otra que tenia un peine negro y me la apoyo en la frente rapandome toda la parte superior. Una lluvia de pelo caia delante mio hasta la tela que ya estaba cubierta con todo el pelo muerto.
Mi reflejo era desolador. Hacia muchisimos años no recibia un pelado tan brutal, sin embargo, para mi verdugo aun no estaba terminado el trabajo.
Tomo otra maquina desnuda, otra vez me agarro la cabeza con su mano izwuierda y la tiro hacia abajo. Me siguio rapando sobre lo ya rapado. Imagine una maquina de unos cuantos ceros.
Cuando se aburrio apago la cortapelos, me cepillo toda la cabeza y me paso la mano por la nuca de abajo hacia arriba como para hacerme ver que habia hecho conmigo lo que quiso.
Me libero de la tela y baje del sillon totalmente aturdido. Me parecia todavia sentir la maquina presionando mi cuero.
Fui a pagar por mi corte. Queria salir urgente de alli.
En la calle busque a mi novia entre la gente. Cuando nos encontramos quedo con la boca abierta.
Ya en el hotel, mientras me duchaba me tocaba la nuca sin descanso como no entendiendo lo que habia pasado.
Durante la cena me tuve que aguantar las cargadas de Pedro. Ahora estabamos iguales.







Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016