2203 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 0.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

El negociador de la maquinilla(parte 1) by delRey


Mi nombre es Mark,y soy el negociador de la maquinilla.

Mi buen amigo Jonás es concejal en una ciudad de provincias,el cual me invitó a un evento político en una exclusiva bodega de vinos cercana a un pequeño pueblo.Alli pude conocer a muchas personalidades,y ya en el cóctel me llamó la atención Nando y su pelo largo castaño oscuro grueso.A pesar de la juventud de Nando(una promesa política, jefe de las juventudes del partido político de Jonás),no llevaba un peinado a la moda sino un estilo clásico peinado con raya al lado,con los lados largos peinados hacia atrás,todo bien fijado con laca de alta calidad, de la cual podrias disfrutar su perfume a su paso.Sus largas y perfiladas patillas llegaban a la altura del lobulo de sus grandes orejas.

De todos es sabido que mi distinguido amigo Jonás dejará la política durante esta legislatura, por lo que todos los candidatos extraoficiales a su sustitución pusieron todo su empeño en agradarme y hacerme sentir como un rey,un buen amigo de Jonás con tantas anécdotas por recordar.
Lo que solo yo sabía es a quién iba a recomendar a Jonas de todos ellos, cuando me pidiera opinión,y ese iba a ser Raúl Puertas.
Raúl era más mayor que Nando,un treintañero con rasgos árabes,con un pelo anillado negro azabache peinado hacia atrás inundado en una capa de gomina, acompañado de una barba de 3 dias .

Sin duda la competitividad entre Raúl y Nando era incluso cruel, sobretodo conformo iban entrando las copas de vino en sus estómagos.Ambos, sin embargo gozaban de excelente astucia, y jamás cometerieron el error de hacer campaña personal reseñando los defectos de su rival.Con el paso de las horas iba encontrando más y más atractivo dicho intercambio de discursos focalizados en sus egos, sobretodo conociendo como la adrenalina aumenta la impulsividad,y por ende como la impulsividad merma las decisiones racionales,y ello podria facilitar que su cuidado pelo pronto acabara en el suelo de cualquier peluqueria de pueblo barata.Pero en este caso el destino fue nuestro aliado, y el resultado fue todavia mejor de lo esperado.

De pronto comenzó a amanecer, sin duda la velada había sido divertida pero todavía quedaba la mejor parte.Jonas comenzó a sentirse muy cansado y me indicó que se iba a su habitación reservada en la misma bodega, la cual tenia una zona que operaba como casa rural.Jonas le recordó a Raúl que había olvidado su maleta en su habitación y que lo acompañara para llevársela a su propia habitación. En ese momento, propuse acompañarles, y por tanto Nando con pánico a dejar solo a Raúl con nosotros dos, dijo que también venia.Dejamos en su habitación a Jonás, y salimos del hall por un diferente pasillo, con suelo empedrado.Cerca del hall se encontraba una pequeña ventana.Giré ligeramente la vista hacia la pequeña habitación, que se trataba de un aseo, y vi a un hombre pasándose una maquinilla por toda su cabeza, apoyado en un lavabo y de frente a un gran espejo.El corazón empezó a palpitarme, otra vez más el destino quiso que la maquinilla se encendiese.

En ese momento me quedé quieto y cambie el tema de la conversación radicalmente.Chicos, me voy a dormir.¿Ninguno de vosotros quiere saber a quién voy a recomendar a Jonás?-pregunté.

Ambos se encogieron de hombros.

-¿Hasta dónde llegaríais para ganar el punto decisivo? Nando, ¿Dejarias que ese mozo de cuadras que se estaba rapando el pelo en el aseo te hiciera lo que quisiera con su maquinilla en tu precioso pelo?

Nando se quedó totalmente sin habla, no daba crédito a la jugada que este viejo había pensado.Sin mediar palabra, dio la vuelta hacia el pasillo y llamó a la puerta de la habitación del sorprendido mozo del ganado.Raúl y yo observamos desde la ventana.Mi corazón iba a salir disparado, este chico era apasionadamente ambicioso.

Pudimos ver, por la cara del pobre hombre, tras escuchar a Nando empezó a reirse y se dio a vuelta hacia la ventana para saludarnos.El mozo de cuadras supongo que se raparia cada poco tiempo para ir mas fresco durante la epoca de calor.

Vimos como Nando se acercaba a la ventana.El hombre puso un taburete, Nando se sentó mirando hacia la ventana, con el rostro lleno de ira.Ni siquiera se había quitado la chaqueta americana de color azul marengo ni la camisa negra que llevaba.Si mirabas al gran espejo desde la ventana, podías ver los laterales de la cabeza de Nando y en general otra perspectiva de lo que iba a ocurrir.

El mozo de cuadras quedó por detrás de Nando y enchufó la maquinilla.Llevaba puesto un peine, supongo que de un numero 2, por el largo del pelo del hombre, el cual no paraba de reir abrumado por la situación surrealista.Sin más miramientos, posó la maquinilla encima de la larga patilla derecha de Nando y empezó a subir y subir.Un gran mechón procedente de su lateral derecho cayó, sin embargo el pelo repleto de laca se quedó atascado entre la cuchilla y el peine y la máquina no seguía cortando.El mozo se dio la vuelta y se puso a buscar algo en un neceser, y sacó un peine.El mozo se volvió a reir mientras nos miraba y levantaba una gran parte del lateral derecho de Nando con el peine, pasando la maquinilla por debajo.Pudo rapar una tercera parte del lateral derecho al numero 2 en varias pasadas, pero volvió a atascarse.

Durante todo el tiempo Nando no quiso ver nada en el espejo.Vimos como el mozo dejó sin peine la maquinilla.Sin más preámbulos cogió la maquinilla sin peine y la posó en el centro de la parte de arriba de la cabeza de Nando a contrapelo y deslizó la maquinilla hacia atrás, y esta vez no se atascó, la maquinilla dejó a Nando con una franja de 4 cm de ancho rapada al 0 desde el centro de su cabeza hasta la coronilla.Un largo mechón, de unos 7 cm de largo quedó depositado en el hombro de la chaqueta de Nando.

El mozo pasó hacia la zona de la nuca, esta vez pasando la máquina al 0 por toda la nuca, desde el cuello hacia la coronilla.En menos de 1 minuto había acabado.Era el turno del lateral izquierdo.Desde el bajo de la patilla, a la altura del lóbulo de la oreja, el mozo, de una pasada fue dejando al ras todo el lateral izquierdo hasta la altura de la frente.Siguió a través de todo el lateral izquierdo hasta dejarlo completamente pelado.Montones y montones de pelo caían y se paraban en los muslos de Nando, en sus hombros, se acumulaban en el taburete o directamente caian al suelo.

El mozo cogió de nuevo el peine y comenzó a despeinar toda la parte de arriba del pelo de Nando, dando enérgicos movimientos hacia adelante.Creo que logró retirarle gran parte de la laca, porque todo el pelo quedó tendido por encima de la frente y de los ojos de Nando, llegando a la altura de la punta de su nariz.Sin duda, con el peinado lograba disimular el largo que tenia.

En ese momento pude ver las manos que tenia el mozo de cuadras, grandes, gruesas, muy trabajadas.Cogió con una de sus manos y con vigor prácticamente todo el flequillo de Nando y lo estiró hacia atrás y hacia arriba.En ese momento, Nando dejó su cabeza muy levantada y era inevitable mirarnos a través de la ventana.Con la otra mano, el mozo cogió la maquinilla al 0, y a la altura de la mitad de la frente, desde el nacimiento del pelo, comenzó a pasar la maquina.Ya que tenía todo el pelo cogido con una mano,pasó la maquina con facilidad apuntando hacia todas las direcciones, mientras se iba quedando con todos los mechones cortados en su mano, como si fuera una coleta.Nando seguía mirando hacia arriba, el mozo esbozando una sonrisa.de broma dejó caer todo pelo cortado encima de su cara, para luego seguir cayendo por su propio peso a través de la chaqueta hasta sus muslos.

Todavía quedaba por rapar el resto del lateral izquierdo y una tercera parte de la zona de arriba, lo que no había terminado en las otras pasadas.El mozo siguió rapando por toda la parte de arriba, pero en esta ocasión hacia mas presión contra el cráneo, para que quedara bien apurado.Justo después pasaba toda la palma de su mano por encima de la cabeza como comprobando que no quedaba ni un pelo más largo que otro.

En menos de 5 minutos que duro el corte en totalidad, aunque a nosotros dos,y supongo que todavía más a Nando, se nos hizo eterno, Nando quedó totalmente rapado al 0.El mozo rió a carcajadas y optó por pedirle que se mirara en el espejo. Nando miró de reojo pero no quiso verse con detalle, se levantó y se quito todos los mechones de la americana y de la camisa. El suelo estaba lleno de pelo de Nando.

Finalmente Nando y el mozo se echaron la mano, al fin y al cabo había hecho un buen trabajo.Nando salió de la habitación y fue hacia dónde estabamos mientras se acariciaba la cabeza rapada al ras, todavía incrédulo.En ese momento Nando me preguntó, maldito viejo¿Creías que no sería capaz de ésto?el pelo crece, llevo trabajando por éste puesto durante años y tu recomendación sería positiva.Nando le preguntó a Raúl ¿y tú ahora qué vas a hacer?Raúl le contestó que si tuviese unos años más se daría cuenta que desde el principio Mark le iba a recomendar a él y que lo de su rapada no ha servido para nada.

Efectivamente, jamás recomendaría a un tipo como Nando.Se necesitan políticos con vocación, no de ambición.



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016