2265 Stories - Awaiting Approval:Stories 1; Comments 1.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

Corto y más corto by Gabriel


Desde niño me atraía el cabello corto, ya de más edad me gustaban los chicos con el cabello corto, en especial con flattop (el corte de cabello de mi infancia, aunque en ese tiempo lo odiaba), rapados o cortes extremos como laterales rasurados y cabello más largo arriba o un high and tight. Esta historia sucedió hace medio año, a mis 27 años cuando salía con un chico alto, delgado y rubio que conocí en una aplicación para conocer chicos gays. Normalmente traigo el cabello con los laterales al cero o al 0.5 con desvanecido (fade) y de arriba para peinarlo hacia arriba o de lado, nada del otro mundo, sin embargo, hay veces que me dan ganas de cortarme el cabello muy corto, un rapado al cero lo suficiente para dejar una ligera sombra y sentir con mi mano la cabeza rasposa, una sensación que no deja de excitarme.

Desde que conocí a este chico todo pasaba de forma normal, salíamos y platicábamos, pero nada fuera de lo común hasta que un día le comenté que me quería cortar el cabello. El cambió un poco su actitud y se emocionó, era algo extraño, pero me hacía sentir cómodo por algo que tenía ganas de hacer, pues la mayoría de los chicos no traen rapados y tienen el cabello bastante largo. Le pedí sugerencia (aunque yo ya sabía que quería) a lo que me mandó una imagen de un chico rapado (un #4 o #3), me decepcioné un poco y le dije, pensé que me dirías más corto a lo que me respondió, claro que sí pero pensé que no te gustaría, en ese momento me mandó otra foto de un chico con un rapado al #1, mi corazón andaba a todo lo que daba, estaba bastante emocionado. Le pregunté que cuando si le gustaría acompañarme y me respondió que sí y que esperaba que me lo cortara el día siguiente, me dijo la hora y el lugar, muy autoritario en ese momento. Esa noche no dejaba de pensar en el día de mañana, estaba emocionado, pero a la vez tenía inquietud, porque, aunque siempre me ha gustado la sensación he pensado que no me queda tan bien algo corto.

Al día siguiente fui la universidad como cualquier día, me apuré y cada vez que veía el reloj me sobresaltaba, me regresé en transporte público y me dirigí a donde habíamos quedado. Cuando llegué estaba muy inquieto, esperé unos minutos a lo que él llegaba, no dejaba de ver las imágenes de chicos rapados y pensando como quedaría. En el momento en que llegó, pensé es tiempo, lo saludé y platicamos como si nada, animado me dice vamos a cortarte el cabello. Fuimos caminando y en la conversación salió de forma casual que todos sus ex novios traían el cabello rapado y que a él le gustaba mucho eso y que le gustaría que lo trajera así siempre. Me sorprendió lo que me dijo, pero a la vez me agradaba la idea, algo que siempre había querido de un chico es que le gustara el cabello corto, aunque también lo trajera así conmigo.

Llegando a la barbería había dos jóvenes atendiendo y ocupados, no tenían gente esperando por lo que esperé unos minutos hasta que uno de los dos terminó, estaba muy inquieto como un niño cuando no sabe que hacer, en eso me llama y le digo a mi chico que le diga como va el corte. Me siento y me pone la capa negra, me peina con un cepillo dejando el cabello de lado (en ese momento de arriba lo traía como de 10 cm y los laterales tenían el largo suficiente para cubrir un poco las orejas), en eso pregunta como voy a querer el corte, volteo y le hago una seña a mi acompañante. Él andaba algo distraído viendo el celular y sólo le responde cortito de arriba con máquina, a lo que en mi mente pensé eso es muy genérico, el barbero me ve y me pregunta ¿Con qué número? Le digo que no sé a lo que responde te lo voy a cortar con la #4 y me vas diciendo si así o más corto. Enciende la máquina y le pone el peine con la #4 y la pasa directamente en medio de frente, veo muchos mechones caer y pensando ¿Qué estoy haciendo? Ya no hay vuelta atrás. Termina de cortar la parte de arriba y me pregunta ¿Así o más? Volteo para ver a mi chico y él le dice ¡Más corto! (Al escuchar eso se me pone bien dura, más de lo que ya la traía al empezarme a cortar el cabello) A lo que asiento, el barbero toma la #3, hace el cambio de peine y vuelve a encender la máquina, da unos pases más y me vuelve a preguntar ¿Así o más corto? Ya estaba emocionado, le digo más corto, cambia a la #2 y vuelve a hacer varios pases con la máquina en mi cabeza, aún veía el cabello oscuro. Estaba muy excitado, en mi mente pasaban demasiadas cosas, pero pensé pues que valga la pena. El barbero termina y me ve y le digo pasa la #1 arriba y corta los laterales con la cero con desvanecido. Veo que cambia de peine y vuelve a dirigir la máquina hacia arriba de mi cabeza, hace varios pases y veo como empieza a verse mi cuero cabelludo, no completamente claro, pero ya se veía. Quitó el peine de la máquina para pasarlo con la cero por los laterales, se tardó bastante para hacer el desvanecido. Cuando termina el corte, gira el asiento y me veo, siento que me gusta, pero a la vez no, algo no me convencía pero ya creía que era demasiado corto, así que pagué y salí del lugar con mi chico, lo primero que hizo fue pasar su mano por mi cabeza (me excitaba mucho que hiciera eso), diciéndome que le gustaba como me quedaba y que le gustaría que lo conservara así.

Al caminar a su departamento la gente me volteaba a ver y yo no dejaba de pasar mi mano por la cabeza, me gustaba mucho la sensación. Ese día andaba muy acelerado, la excitación era demasiada y algo que no conté es que en casa tenía una máquina con la que ocasionalmente usaba para rebajarme los laterales. Llegando a mi casa, me dirigí al baño, me vi al espejo me volví a pasar la mano por la cabeza y dije, lo quiero más corto, creo que es la oportunidad. Saqué la máquina, le puse el peine #0.5, puse la palanca de la máquina al mínimo para que cortara más, la encendí y el sonido me excitó aún más, inmediatamente sentí como se me paró. La tomé con firmeza y la pasé directamente en medio de la frente donde inicia el cabello, me sorprendió que me había cortado mucho, apenas y se alcanzaba a ver el cabello, había quedado como de 1 mm, se veía el cuero cabelludo muy blanco. No lo podía creer y no lo podría dejar así, por lo que pasé la máquina por toda la cabeza, todavía no me agradaba del todo pero siempre lo quise traer así, terminando de cortar el cabello la sensación me gustaba más, era como una lija, es lo que más me gustaba de todo. Después de unos días y hasta el día de hoy sigo pensando que debí quitarle el peine y dejarlo todo con la cero.




Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016