4385 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 1.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

cada uno sabrá by hugorapadito


Ya tenía el pelo un poco crecido. Habían pasado casi tres meses de mi último corte. El sábado a la mañana ( lluvia de perros) salí de casa rumbo a la peluquería con la idea de pedirle a Ricardo, el peluquero, un ajuste en general. Llegué y ...cartel en el vidrio: CERRADO HASTA EL MARTES. pensé para mí: éste se tomó unas mini vacaciones... y ahora? Por el trabajo, durante la semana se me hace dificil llegar antes de que cierre, por lo tanto tendría que esperar hasta el sábado siguiente y la verdad ya no aguantaba la peluca que tenía. Volví para el lado de la estación de Avellaneda y en el camino veo una peluquería clásica de caballeros. Ventanal con cortina recogida dejaba ver el sillón de peluquero antiguo frente a un gran espejo. Un cliente cortándose el pelo y dos personas en espera. Sin pensarlo dos veces entré. Saludé y me senté a esperar mi turno. Era una peluquería tradicional, el peluquero, una persona de cincuenta y pico de años, flaco, alto y con el pelo prolijamente cortado y peinado a la gomina (como se decía antes) vestía la típica chaqueta celeste , estaba terminando el corte de quien ocupaba el sillón. En la espera había un caballero que , a decir verdad , no parecía necesitar un corte con un pibe de unos 10 años que, este sí, precisaba m{as que un ajuste. Cuando terminó el corte, sacudió la tela blanca de algodón en el aire y llamó al siguiente. El caballero acompañó al chico hasta el sillón mientras el peluquero colocaba un suplemento para que el pibe estuviera a la altura necesaria. Medio a regañadientes el pibe se sentó y el peluquero lo envolvió con la tela. Tuve la sensación de que iba a presenciar un espectáculo de lo más excitante. Dejé la revista que estaba mirando y presté atención al diálogo padre-peluquero:- Cómo lo cortamos?.... dijo el peluquero, mientras lo peinaba. El padre, muy decidido, tomando el pelo de la nuca y levantándolomedio con desprecio, le dijo:- métale la máquina hasta acá arriba (y llevó su mano hasta la coronilla del chico) y los costados hasta arriba de las orejas...ya no lo aguanto con este pelo. El peluquero sonrió con una mueca de malicia y aprobó el corte. Yo me empecé a excitar presagiando el final. El tipo se volvió a sentar mientras el peluquero sacaba de un cajoncito dos cortapelos manuales que apoyó sobre el mueble. Al pibe se lo veía ya resignado esperando lo peor. Con una de las máquinas fue a la base de la nuca y con movimientos lentos se la fue pasando hasta arriba sujetando la cabeza hacia adelante con firmeza. Demás está decir que lo peló por completo. Repitió en los laterales y con tijera le cortó todo el pelo de arriba hasta dejarlo a dos o tres centimetros. El padre parecía disfrutar del corte. Con la cabeza gacha, le pasó la otra máquina dejando el pelo de atras a un milimetro. En 15 minutos lo dejó bien tusado. Le preguntó al padre si aprobaba el corte y la respuesta fue un ¨ muy bien¨. Terminó de peinarlo y desabrochó la tela. Ahí tomé conciencia que el próximo era yo.Se me puso el estómago duro, mientras el peluquero me llamaba a ocupar el sillón y sacaba el suplemento. Me senté , bastante nervioso, porque aún no sabía como pedirle mi corte. El señor pagó el servicio de su hijo y salió con el pibe llorando. El peluquero se puso a barrer los pelos que habían quedado en el piso y luego me cubrió con la sábana mientras me decía:- Bueno, y vos? querés lo mismo?.
Me dejó helado, sin respuesta. Cuando reaccioné le dije que quería un ajuste sólo con tijera. El tipo levantando mi pelo me dijo:- Mirá... este pelo ya no se usa, ahora se lleva más corto.. si querés un cambio lo hacemos...Yo , mirándome en el espejo , le pregunté:- Y cómo sería? me pasaría la máquina?...y me dijo:- y...un poco sí. Como si fuera él quien decidía , le dije ¨ bueno , pero no mucho...Tranquilo, fue la respuesta.
Giró el sillón y quedé de espaldas al espejo. Ya estaba nervioso. Hacía años que no me pasaban la máquina, y menos estas tan antiguas. En ese momento sentí como me empezó a cortar todo el pelo de la nuca. Mis hombros se llenaron de mechones que el peluquero hacía correr hasta mi regazo. Tomé coraje y le pregunté si no iba a quedar muy corto y la respuesta fue :- vos dejame a mí...aflojate. Cuando terminó con las tijeras lo escuchaba manipular sus herramientas. Me sobresalté cuando sentí su mano en la cima de mi cabeza y me la empujó hacia adelante sosteniendola con fuerza. Fue un segundo y me quedé sin reacción. La máquina empezó a correr por mi nuca hasta más allá de la mitad de la cabeza. Me quería morir. El daño ya estaba hecho. Me peló toda la nuca y yo sentía la presión que hacía con la máquina sobre mi cuero cabelludo. No lo podía creer. Cuando liberó mi cabeza me la inclinó a ambos lados para pelarme los costados haciendo un gran arco con la máquina detras de mis orejas. Cuando terminó pude pasarme la mano por atras notando mi pelo como alfileres. Le dije por qué me había pelado tanto y me contestó que esa era el corte actual, que me quedaba muy bien. Giró el sillón y me ví todo rapado frente al espejo. Con otra máquina me emparejó el pelo de tras y me puso un espejito de mano. Estaba brutalmente pelado. Había hecho conmigo lo que quiso. Me sacudió con un cepillito y me afeitó la base de la nuca, las patillas y el arco detras de cada oreja. Me puso talco en la nuca y me volvió a cepillar. Conforme? me dijo...con resignación le dije que sí. Bajé del sillón, pagué y salí. El frío del invierno me atacó la cabeza. No podía dejar de pasarme la mano por la nuca. Fue una experiencia algo violenta. No creo que vuelva a esta peluquería. Referencias: PELUQUERIA CARLITOS, EN Avellaneda....yo no la recomiendo, uds. verán.......



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016