3145 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 3.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

Una sorpresa de mi mujer by Miguelito


Era nuestro segundo aniversario y esa noche habíamos preparado una cena muy especial y una noche en el mejor hotel de todo Madrid, además íbamos a darnos un regalo, yo le había comprado un viaje a París y ella me había dicho que lo único que quería era que me arreglara el pelo y la barba, ya que hacía meses que no iba a la peluquería.

La verdad es que me hacía falta, llevaba el pelo demasiado largo, muchas canas asomaban en los laterales y lo llevaba peinado hacia atrás, el pelo debía superar los 10 cm. y estaba hecho un asco. La barba, no estaba mejor, llevaba tres meses sin apenas recortarla y su aspecto rizado me quedaba bastante mal... así que acepté el regalo y fui a la barbería que había elegido mi mujer.

Lo tenía muy claro, pediría que el pelo me lo cortaran con tijeras y recortaría un poco la barba, lo que se suele llamar un arreglito.

Llegué a la barbería un poco nervioso, con ganas de pasar ese trance y quedar con mi chica, el local era muy moderno, lleno de fotografías de cortes de pelo old-school y olor a espuma de afeitar. Solo había un barbero, le comenté que era Dani y tenía una cita, él me dijo que ya había hablado con mi mujer Patricia y me invitó a sentarme tras ofrecerme una cerveza, que acepté encantado.

El barbero tenía un aspecto curioso, llevaba el pelo rapado al 0 y un bigote de impresión, sus brazos estaban llenos de tatuajes y sus gafas destacaban por su montura de pasta. Enseguida me puso la capa y me empezó a mojar el pelo, yo estaba esperando a que me preguntara cómo quería el pelo cuando encendió la máquina y me la pasó por la zona de la patilla, yo, asustado, le dije que parará, yo no le había contado como quería que me cortara el pelo. El barbero apagó la máquina sorprendido y me dijo: "tu mujer me ha dicho como quería el pelo, pensaba que lo sabías".

"No sabía nada tío", le dije aún asustado, "yo solo quería un arreglito". El barbero miro hacia mi pelo, en el que se veía una calva. "Te acabo de pasar la 1 por el lado, creo que lo del arreglito, no va a ser posible, así que mejor si sigo". Yo le dije que sí y el barbero volvió a encender la maquina, enormes mechones de pelo iban cayendo sobre la capa, y cuanto más pelo caía, más aumentaba mi miedo y mi enfado, mi mujer me las iba a pagar, seguro que quería que me hiciera un corte de pelo de esos modernos a lo Peaky Blinder con los lados rapados y lo de arriba largo.

Al cabo de unos minutos, ya me había rapado toda la parte de atrás y los laterales, y yo pensaba que empezaría con las tijeras, pero quitó el peine de la máquina y empezó con la barba, no me lo podía creer, me estaba afeitando toda la barba, toda la barba que había dejado crecer por meses estaba cayendo, el barbero siguió trabajando hasta que dejó solo el bigote, que sí recortó con tijeras. Después me humedeció la cara y afeitó el resto de la cara, dejando un bigote que no me quedaba nada mal.

Ya solo quedaba que me cortara un poco lo de arriba con tijeras para irme a casa y decirle a mi mujer que se había pasado con la broma, cuando vi que el barbero volvía a encender la máquina, pronto la acercó a la zona de la coronilla y empezó a rapar, dando largas pasadas que iban dejando toneladas de pelo. "¿Qué número es?", pregunté asustado, el barbero me dijo que me estaba pasando la 2, que me iba a quedar bien.

el barbero siguió rapando hasta que solo quedaba el flequillo, en ese momento lo llamaron por teléfono y me dejó solo ante el espejo, con toda la cabeza rapada menos un estúpido flequillo, me daban ganas de llorar, el barbero no tardó en volver y sin mediar palabra, encendió la máquina y el flequillo pasó a ser historia. Yo me veía muy rapado, con las entradas a la vista, parecía otro, pero el barbero no paraba, de pronto, empezó la pasarme la máquina sin peine por la parte de atrás, dejando el uero cabelludo totalmente al aire.

Cuando hubo terminado, me pasó la mano por la cabeza y me dijo: "Tu mujer va a flipar, está pagado, puedes irte". Finalmente sali del barbero tocando mi cabeza rapada y me fui a casa, lo que pasó con mi mujer no puedo contarlo por aquí...



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016