3092 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 1.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

Por pedir siempre mas by juan


Ayer, como cada dos o tres meses, le fui a hacer una visita al viejo Walter, mi peluquero desde hace mss de 30 años.

Me da mucho placer cada vez que voy en busca de mi corte de pelo.
El viejo ya me conoce y no hay que explicarle nada. Tampoco es un estilista....el viejo te corta el pelo y punto.

La peluqueria esta parada en el tiempo y yo disfruto cada vez que caigo en ese sillon que es una reliquia.
Siempre voy temprano pero a veces hay que esperar porque hay alguno que madrugo mas que yo, entonces espero leyendo el diario o charlando con el peluquero. Los cortes no duran mucho porque no son cortes de estilo sobretodo cuando le toca pelar a algun pibito. Esos duran 10 o 15 minutos y ya esta despachado.

La ultima vez que fui, alla por agosto o principios de setiembre, el viejo me habia cortado como siempre a maquinita, pero cuando me mostro la nuca con el espejito de mano me parecio que no habia ido tan corto.
Cuando le dije si podia subir un poquito mas la maquina se rió y, sin decir nada, agarro otra cortapelos de puas mas finas y me rapo casi todo hasta la media nuca y los laterales hasta dejar el pelo milimetrico.

Esta visita, cuando me invitó al sillon, despues del pibe al que habia tusado como una oveja, me puso la tela blanca de algodon y la apreto con fuerza por detras.
Mientras me estiraba el pelo con el peine me dijo por que lo dejaba crecer tanto. Mi respuesta le causo gracia..." asi se divierte mas ud." le dije.

Me pregunto si lo queria como la ultima vez y le dije que si, pero si podia mas corto , que lo hiciera.
Me miro por es espejo y me dijo: - queres la cero ?-...por que no?, fue mi respuesta.

Abrio un cajoncito del mueble y saco una cajita envuelta en una franela como si fuera un tesoro. Saco de adentro una maquinita de un cromado reluciente y la hizo trabajar en el aire como comprobando el buen funcionamiento.
- Esta no la uso muy seguido. - me dijo.
La dejo sobre el mueble y tomo otras de las que habia sobre el marmol.
Giro el sillon y me dejo de espaldas al espejo. Me sujeto con firmeza mi cabeza hacia adelante y , apoyando la maquina en la base de la nuca me empezo a pelar sin piedad.
Sube y baja la maquinita y la tela se iba cubriendo de pelo en mi regazo.

Con la cabeza gacha solo podia ver la masa de pelo que se agolpaba en la tela , justo en el hueco que formaban mis rodillas. Me dio la sensacion que me estaba pelando mas de lo normal, pero me parecio bien.

Cuando le dio descanso a la maquinita, me cepillo la cabeza y empezo a rebajar el pelo de arriba a tijeretazo limpio.

Al estar de espalda al espejo no podia ver la masacre.
Despues de cortar todo lo que pudo de arriba, giro el sillon y quede frente a la evidencia. Estaba casi rapado.
Alcance a sacar una mano por afuera de la tela y me acaricie la nuca a contrapelo. Senti el pelo casi al ras.
El peluquero me vio y me dijo, con una sonrisa:

- y? que tal? ...bien cortito, no?
- Mas de lo esperado - dije , tambien sonriendo.
- y eso que todavia falta - replico.

Ahi fue cuando no supe que decir. Todavia iba a seguir cortando?
Antes de que pudiera reaccionar lo vi tomar la maquinita de la cajita y pasar a mi espalda.
Otra vez la cabeza para abajo y la maquina empezo a subir lentamente hasta la coronilla.
Casi con un tono de voz que parecia una suplica le dije:

- otra vez la cero?

Su respuesta no se hizo esperar:

- No....doble cero, para refinar el corte.

Me quise morir. Me siguio pelando a su antojo. Me imaginaba la nuca afeitada.
Me volvio a rapar los laterales hasta dejar ver solo la piel con minusculos puntitos del pelo al ras.
Me afeito el contorno de la nuca, las patillas y detras de las orejas haciendo grandes arcos. Me entalco la nuca y la cepillo prara barrer con los pelitos ya aniquilados.
Otra vez el espejito en la nuca me dejo ver la masacre.

- esta vez no me puede decir nada, eh?...mire como lo pelé.- dijo con una sonrisa en su boca.
Me desabrocho la tela, la sacudio con fuerza y yo quede mirandome en el espejo todavia sorprendido.

Baje del sillon tocandome la nuca y casi no sentia pelo hasta la coronilla.
Pague, le di las gracias (¿?) y sali de la peluqueria como cuando era niño...rapado y con un nudo en el estomago. Habia tenido mi castigo por pedir siempre un poco mas.





Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016