2782 Stories - Awaiting Approval:Stories 4; Comments 19.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

Carrera, march !!!! by jenrique


Hola
Escribo desde Argentina y si algun "argento" lee mi historia sabra que es la cruda realidad.

Voy a contar mi experiencia en el Servicio Militar ( aquí, colimba ).
Me tocó alla por 1974 y en el sorteo del año anterior me habia tocado el Nro. 222 lo que me llevaba derechito a lo que acá llamabamos "tierra", es decir "ejercito".

Como en todo el mundo occidental era epoca del cabello largo en los jóvenes y la mayoria sabia que " hasta aca " habia llegado nuestra moda y nuestra rebeldia. Ibamos a ser poco menos que esquilados en los cuarteles por algun " coiffeur " avido de cabelleras.

Mi viejo, que de niño me hacia rapar al cero en la peluqueria del barrio, estaba mas que contento sabiendo que me iban a pasar la "maquinita" hasta el hueso. Me bromeaba diciendome, con una sonrisa burlona, que disfrutara los últimos días de mi cabello largo (en realidad no tan largo, pero si bastante crecido).
Hasta se ofrecio a acompañarme a la peluqueria de mi niñez para que el viejo peluquero me redujera la "melenita", asi me presentaba en el cuartel con el pelo corto y la cosa no seria tan dramatica.

Las incorporaciones al servicio se producian, por lo general, entre febrero y marzo.
Aqui en Argentina estabamos transitando un gobierno democratico despues de una dictadura de 7 años (1966-1973 ), pero la cosa no venia muy bien y ya la "derecha" estaba revoloteando para hacer caer al gobierno.
Eso se notaba en la calle porque la policia, vuelta a vuelta, hacia "razias" sobre todo en lugares frecuentados por los "jovenes melenudos", como se nos caratulaba en ese momento. A la salida de los boliches bailables y las universidades eran los lugares preferidos.

Se conducia a los jovenes a las comisarias para "averiguacion de antecedentes" y siempre alguno o algunos terminaban en el sillon de la peluqueria de algun destacamento policial y se le hacia un "cortecito" de pelo a cargo de algun cabo peluquero.

Dicho esto, como para describir mas o menos el momento que se vivia, cuando yo supuse que de un momento a otro me llegaria la carta de presentacion, acepte la sugerencia de mi viejo el dia que me dijo : "- Quique, voy a cortarme el pelo, ¿queres venir? -".

Alli fuimos los dos a la peluqueria de siempre. Era temprano y no habia nadie en espera. Don Quiroga (el peluquero) leia tranquilo el diario sentado en el viejo sillon cuando entramos.
Los saludos de practica y el comentario del barbero:

- ¿que haces Jorgito, tanto tiempo ?-

Yo intente una sonrisa fingida y mi viejo, casi con zorna, le dijo al peluquero que iba a entrar en la colimba y que necesitaba un "arreglito". Por supuesto que el peluquero sonrio como disfrutando lo que seria mi corte.
Primero paso mi viejo, que se pela al riguroso #0 desde siempre, y en 15 minutos ya estaba yo en la silla frente al espejo cubierto por la tela blanca clasica.

- ¿como lo queres ? ¿como tu viejo? - me dijo , mientras me alisaba el pelo con el peine.

- Noo....- no tan rapado, dije.

y como si fuera todavia un niño, mi padre le dijo que me hiciera una "media americana",

El peluquero cumplio con el pedido y me peló al cero hasta la mitad de la nuca y los laterales hasta las sienes.
Arriba metió tijera hasta dejarlo bastante corto.
Yo estaba irreconocible. Me veia absolutamente rapado por aquellas maquinitas manuales. Me mostro la parte trasera con el espejito de mano y mi cuero cabelludo estaba desnudo.

Cuando llegó el dia de la citacion alli fui a La Plata , a 55 y 7, Destacamento de Comunicaciones 101.
Nos hicieron alistar en el patio central vigilados por todos los costados por "zumbos" ( ni idea tenia sobre el tema de las "tiras" pero imaginé Cabos rasos ) que no te permitian ni pestañear.
Convengamos que, mas alla de la disciplina, el orden y el regimen militar, habia abusos que orillaban con la humillacion.

Alguien de grado superior nos dio la "bienvenida" y ya ni recuerdo de que hablo.
Al finalizar la arenga quedamos , otra vez, bajo las ordenes de los cabos.
Desfilando, formados como soldaditos, nos llevaron a otro patio interno mas chico y ahi si....estaban dispuestas como diez sillas, algunas con oficiales peluqueros (con religiosa bata blanca) a un costado de cada una y en otras soldados de la clase anterior listos para la esquila de los nuevos "corderitos".
Llegó la orden de ir ocupando las sillas y de inmediato se nos cubria con telas blancas para quedar expuestos a la carniceria que se venía.
Obviamente , aquellos que no eran peluqueros oficiales te pelaban najo la estricta mirada de los cabos que se paseaban por detras de las sillas dando ordenes a los peluqueros aficionados para que metieran las maquinillas bien metidas.
Los oficiales peluqueros hacian su trabajo con un placer que se notaba en sus rostros.

Desde nuestra posicion de "firme" veiamos azorados como iban rapando al #00 a quienes nos precedian.
El espectaculo era "Dantesco". Las cortapelos parecia que humeaban. Cada corte no duraba mas de 5 minutos. Era un continuo desfile de "melenudos" que eran devueltos como ovejas trasquiladas.

Habia mas saña con aquellos que llegaban con el pelo bastante crecido.
Se les pasaba la maquinilla plateada desde la frente hacia la coronilla dejando verdaderos zurcos de milimetricos pelos (la doble cero casi te afeita el craneo).

Mi turno no se hizo esperar mucho. Me toco un oficial de peluqueria que me anudo la capa casi al descuido y que poco le importó mi media americana.

Me apoyo la maquina en el nacimiento del pelo en la frente y la llevo hasta la cima. En tres pasadas creo que me peló toda la parte de arriba.
Me empujo, casi con violencia, mi cabeza hacia adelante y la bajo hasta que toco mi pecho. Sentia como arrastraba todo el pelo de la nuca (lo poco que me habia dejado Don Quiroga).
Imaginaba mi parte trasera al ras.
Las orejas se doblaban solas al entrar la cortapelos por detras de ellas,hasta quedar descubiertas.

Jajajaja...obvio que en ese "salon de peluqueria" no habia ni talco ni cepillito. Te frotaban la cabeza a contrapelo y te despachaban otra vez a la fila a formar.
La esquila duro mas de una hora seguro.

Despues llego la entrega de la ropa de fagina , la distribucion de cuchetas en la "cuadra" y la ducha con agua fria como solemne recibimiento.

Los cortes de pelo se repetian cada semana o 10 dias, pero ya en la sala de peluqueria , sentado en los viejos sillones de cuero y cromados. Alli solo atendian los oficiales peluqueros. No recuerdo pero creo que habia mas de cuatro sillones. Por supuesto seguian siendo a rigurosa maquinita del doble cero hasta que termino la instruccion , que duro como cuatro meses.

Solo despues del primer mes aparecieron los primeros francos ( si te portabas bien ).
Cuando llegue a casa el primer fin de semana que me dieron libre me encontre con el llanto de mi vieja y las burlas y "cargadas" de mi viejo y mi hermana mayor.


Me "comí" 14 meses, pero siempre quede en ese lugar.A otros compañeros los trasladaban a otro lado. Despues de la instruccion la cosa se tranquiliza un poco y el "trato" y los "pelados" ya no son tan humillantes.




Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016