3092 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 1.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

El corte de Ramon by jenrique


Historia de Ramón, en primera persona.


Por razones laborales tenia que estar 30 dias fuera de casa.
Yo trabajo en una empresa que se dedica a la importacion y venta de maquinas y herramientas para el campo , es por eso que es bastante comun que tenga qiue viajar a distintas localidades , dentro y fuera de la provincia de Buenos Aires.

Por lo general, cuando se me asigna una zona para ir a recorrer potenciales clientes, casi siempre es con pocos dias de anticipacion.

La empresa me provee de una camioneta, el listado de localidades y cierta cantidad de dinero en concepto de viáticos, pero el viaje es en soledad y , segun el tiempo de desarraigo, se hace bastante cansador porque es un constante subir y bajar de la camioneta y las noches son en distintos pueblos aunque, segun la cantidad de clientes que tenga que visitar , tal vez en alguna localidad este mas de un dia.

Se trata de pueblos pequeños dedicados al agro, asi que no hay mucho para ver.

Recuerdo que en el 2019 (meses antes de la pandemia y del confinaliento que debimos sufrir) se me asignó este viaje de un mes a la zona oeste de la provincia de Buenos Aires a pocos kilometros de la frontera con La Pampa.

Ya habia pasado casi una semana recorriendo lugares y me habia ido bastante bien con los clientes que habia visitado.
Ahora tocaba un pueblo pequeño de no muchos habitantes.
Llegue avanzada la tarde y me dedique a buscar algun lugar para hospedarme.
Por supuesto que la busqueda iba a ser dificil. Ni hoteles ni hosterias.
Por lo general son casas de familias que rentan algun cuarto solo para pasar la noche.

Despues de una recorrida por el pueblo y preguntando a quien pudiera preguntar, encontre lugar.
Era un cuarto pequeño con un baño contiguo, suficiente para esa noche y, eventualmente, una noche mas.

Sali a buscar algun lugar para comer algo y encontre , lo que aqui se llama una pequeña fonda.

Me ubique en una mesita junto al vidrio y , mientras esperaba la cena, traté de organizarme los horarios para el dia siguiente.

Era una noche bastante cálida, y mientras diagramaba el recorrido del dia noté que el cabello ya me caia delante de los ojos y molestaba bastante.
Me miré en el vidrio y la verdad encontre mi pelo desprolijo por lo crecido.

Llegó la cena y comi tranquilamente.
Cuando llamé a quien me atendia para abonarle, se me ocurrio preguntarle por algun lugar donde poder recortarme un poco el pelo.
Me dijo que , muchas opciones no tenia porque solo habia una peluqueria frente a la plaza, al lado del almacen de ramos generales. Le agradeci y me fui a descansar.

Al dia siguiente, temprano y despues de ducharme, efectivamente comprobé que necesitaba un peluquero.

Empece visitando a los clientes que tenia previstos, y termine casi al mediodia, aunque a la tarde el periplo seguia.
El proximo lugar a visitar era a las 15 hs.
Traté de aprovechar ese momento para localizar la peluqueria, lo que no me llevo mucho tiempo.
Pero claro, estaba cerrada. Un cartelito en la puerta indicaba ABIERTO de 8 a 12 y de 15:30 a 21 hs.
No me daban los horarios salvo que volviera a ultima hora.
Era una vieja peluqueria de pueblo, pero no habia otra posibilidad. Todavia faltaban 3 semanas para volver a mi casa.

Hice todo el recorrido de la tarde (en realidad eran solo tres clientes pero se pierde mucho tiempo en las entrevistas).
Ternine cerca de las 20:30 y no quise perder la posibilidad de llegar antes de las 21 a la peluqueria.

Estacione la camioneta en la puerta y, la luz que salia del local y que iluminaba la vereda , daban indicio de que aun estaba abierta, pero no se veia movimiento adentro.

Baje y abri la puerta . Un tipico llamador dio aviso de una visita.
De la trastienda, separada del local por una cortina oscura, salio una persona de unos 60 años largos , vestido con el tipico delantal blanco hasta las rodillas. Pelo canoso, casi cortado al rape, anteojos de marco negro y paso cansino.
Me miró con desconfianza, y era lógico, si en el pueblo debian conocerse todos. Salude y pregunté:

- Aun esta abierto para un corte de pelo?

- Si - dijo en un tono seco. - Tome asiento-, agrego, señalandome el sillon.

Mientras me sente de frente al espejo el peluquero descolgo la tela blanca de algodón que estaba en un perchero de pie en un rincon.
La sacudio con fuerza a mis espaldas y me la pasó por delante, ajustandola con fuerza atras y poniendome un paño menor color celeste en la base de la nuca.

Me aliso el pelo con un peine que llevaba en el bolsillito superior del delantal, donde tambien se dejaba ver una tijera.

- Como lo corto?- me pregunto.
- Rebajeme bastante el flequillo y la nuca.- le dije.

Saco la tijera del bolsillito y me empezo a cortar el pelo de atras.
Levantaba con el peine mechones de pelo y los cortaba sobre los dientes.

Mis hombros ya aparecian con monticulos de pelo cortado que, con el mismo peine se encargaba de mandarlos sobre la capa.

Me fue cortando todo el exceso de pelo por el contorno de mi cabeza.
Ya en la parte superior corto bastante. Ahi comprobé cuanto lo tenia de crecido.
Me pasó un cepillo de mango de madera y me quito los restos de pelo.

Me puso por detras un espejo de mano y me preguntó si asi estaba bien.
Saqué una mano fuera de la tela blanca y me la pasé por la nuca a contrapelo.
Estaba mas corto, eso era obvio, pero para mi gusto faltaba cortar un poco mas.

- Me lo puede cortar mas cortito?- le dije mientras me acariciaba la nuca.

- Ud manda.- me contestó mientras giraba el sillón y me dejaba de espaldas al espejo.

Escuchaba detras de mí los movimientos del peluquero con sus herramientas. Pensé que volveria con sus tijeras.

En un segundo ,y sin darme tiempo a reaccionar, sentí su mano sujetandome con firmeza la cima de la cabeza y apoyó una cortapelo manual en la base de mi nuca y la corrio hasta la media cabeza. Todo pasó en una fraccion de segundo y ya me habia hecho una franja rapada, aunque no sabia con qué número de maquina.
Ya no habia marcha atras. Tal vez por eso me callé y no dije nada.

Siguio pelandome la nuca hasta que pasó detras de la oreja derecha dejandome un rastrojo de pelo sobre ella y haciendo un gran arco que completo eliminando mi patilla hasta la sien.
Yo tenia la cabeza volteada hacia la izquierda. Con un hilo de voz le pregunté que maquinilla estaba usando y, dejando de cortarme, me la hizo ver poniendola frente a mis ojos, y con absoluta tranquilidad me dijo:

- Es la #1...¿no me pidió cortito?-

- Si - le dije....- pero pensé que iba a seguir con las tijeras.-

Me miró por el espejo, despues de girar el sillón, y dijo, con una sonrisa casi burlona:

- Mire....para mi, cortito es a maquinilla. Ahora no hay solucion.

Si mas comentario , dio la vuelta y pasó a mi costado izquierdo, me tumbo la cabeza a la derecha y me siguio pelando el otro costado.

Me entalco la nuca y me cepillo. Me puso otra vez el espejito atras y mi cabeza se veia horrible. Parecia un corte de los años 50. Media nuca rapada y la otra mitad a un centimetro de largo. Hasta se notaba la linea hasta donde habia llegado con la maquina.

Otra vez me pase la mano por la nuca y la zona baja pinchaba como alfileres.
La verdad , quedaba horrible.
Tomé coraje y le dije que asi no me gustaba, que me llevara la cortapelos hasta arriba de todo. Por lo menos seria un corte un poco mas de moda.

El peluquero me miró con cierto malhumor.

De un cajoncito del mueble saco una cajita , y de adentro otra maquinita mas pequeña de puas estrechas.
La probo en el aire y, casi como con bronca, volvio a mi espalda y me volco la cabeza hacia el pecho y metiendole presion a la maquinilla contra mi cuero cabelludo me empezó a pelar sin misericordia.
Click, click, click, era el unico ruidito acompasado que se escuchaba. Evidentemente el humor del peluquero habia cambiado.
Mientras me pelaba, me dijo, casi como un reto:

- Hubieramos empezado por ahi.- y agrego: - Me hubiera pedido de entada un rapado al "doble cero" y no perdiamos tiempo.-.
Y me siguio pelando, moviendome la cabeza con violencia buscando distintos angulos para pasar la cortapelos.

Cuando me libero la cabeza me encontre frente al espejo totalmente rasurado.
Me corto con tijera el pelo de arriba algo mas corto.
Me afeito todo el contorno de lo pelado, me entalco y cepillo la cebaza y me volvio a poner el espejito :

- Esta conforme , ahora?, !! bien rapadito !!...-

Yo no lo podia creer, me habia masacrado.
Me paso su mano a contrapelo por mi nuca mostrando un dejo de morbosidad.

Me puso un gel con un olor espantoso y me peino con una raya lateral que quedaba horrible.

Me libero de la tela, baje del sillon , pagué y sali de la tienda.

Me fui a comer algo a la fonda, y el mozo al verme esbozo una sonrisa y me dijo:

- Flor de cortecito le metio el viejo.eh.

No pude hacer otra cosa que sonreirle la gracia , aunque por dentro explotaba de bronca.

De vuelta en el cuarto no podia dejar de tocarme la nuca pelada.
Con los dias me fui acostumbrando y hasta me termino gustando ese rapado , casi por decision del peluquero.







Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016