2940 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 1.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

Peluquero de seccional by soycalvo


Una buena parte de mi infancia y preadolescencia la viví en una localidad del Gran Buenos Aires. Fue entre los años'68 y '80, época de dictaduras militares con un breve período intermedio de un gobierno Constitucional.
Fueron años difíciles, pero para los niños, ajenos a todo lo que significaba la política, transcurria normalmente.

Era sí la época en la que los jovenes querian llevar el cabello largo, pero las tradiciones familiares y el riguroso sistema militar no lo veian con buenos ojos.

Mi padre era una de esas personas tradicionalistas y no lo iba a permitir, al menos mientrss yo estuviera bajo su órbita, por tal motivo los viajes a la peluqueria del barrio se repetian mensualmente, y si tenia suerte, cada dos meses.
Eso sí, los cortes eran absolutamente una tragedia. La "americana" era para nosotros el corte obligado, llevado a cabo por los "malditos viejos peluqueros " con la complicidad de nuestros padres. Las instrucciones eran que las cortapelos manuales acabaran de raiz con nuestras incipientes "melenitas", quedando completamente esquilados al momento de abandonar el tetrico sillon del peluquero.

Al lado de mi casa vivía mi amigo Raul. Eramos casi inseparables. La escuela juntos, los juegos por las tardes, los partidos de futbol los domingos y laas permanentes visitas a la casa de uno o de otro , nos unian siempre.

Raul tenia dos hermanas mayores y yo una sola hermana menor. Mi padre tenia un pequeño comercio de ferretería y el padre de mi amigo era policia.

Cuando mi padre me daba la orden de visitar a Don Mario (el peluquero) yo sabia que la suerte de mi cabellera estaba echada.
La peluqueria era el unico lugar que no compartiamos, aunque siempre me acompañaba en mi calvario.
Raul era llevado a la comisaria para que algun policia inexperto en el arte de la maquinita practicara el oficio con su cabeza, además de ahorrarse el valor deml corte.

Eran tiempos en los que la policia tenia "carta blanca" para pelar a cualquier melenudo que cayera en la seccional después de haber sido demorado o detenido para averiguacion de antecedentes en las requisas que se hacian, por lo general, en los lugares bailables, en las universidades o en algun tumulto callejero que se pudiera producir.


Recuerdo una tarde de sabado, alla por mis 14 años, que esa mañana me habia tocado visitar la peluqueria y,por supuesto, lucía el tipico rapado " al cero" como era de practica.
Esa tarde mirabamos television en casa de Raul.
Sus hermanas eran bastante crueles con mi amigo ( pero era mas por malicia que por maldad). Al verme a mí, recien "peladito" , comenzaron sus bromas. A la mayor de las hermanas ( que andaria por los 20 años) no se le ocurrio mejor idea que hacerle notar a su padre lo crecido que tenia el pelo su hermano, y que al lado mio parecia una niña. El padre "compro" esa sugerencia y , sin mas preámbulos le dijo a Raul que se preparara para un corte de pelo.
En esa época los niños eramos muy respetuosos , y hasta casi sumisos, para con los padres , así que mi amigo ni se quejó ni discutió la decision. Se calzo sus zapatillas, una remera y se presento frente a su padre.

Cuando ambos salieron, Raul me pidió que lo acompañara y, como su padre no puso reparos, los tres marchamos en busca del "coiffeur" de la seccional.
El padre, para echarme una broma me dijo:

- Vos hoy te salvas porque ya te agarró el "viejo Mario", pero la proxima los traigo a los dos.

La comisaria estaba a tres cuadras de casa y alli era donde prestaba servicio el padre de mi amigo, entonces conocia a todos.
Ni bien llegamos saludó a los dos agentes que estaban de guardia en la puerta y nos hizo entrar.

En una oficina un oficial atendia a una señora por un tramite de filiacion y otras dos personas esperaban su turno sentados en un banco de madera, mientras otro policia llenaba un papel escribiendo a maquina.
El padre de Raul se acercó a él y, despues de saludarlo, le preguntó:

- Ferradas....no hay ningun peluquero de guardia para pelar a mi pibe?
Si. Está Bermudez, pero salio a comprar algo y ya viene. Si quiere pase a la "piecita" que yo le aviso que Ud. lo está esperando.- contestó el agente.

Fuimos por un pasillo y en la última puerta , sobre un vidrio esmerilado podia leerse " PELUQUERIA".
A mí, que solo iba de acompañante, se me hizo un nudo en el estómago, pero Raul parecia como acostumbrado y a la vez, resignado.
El padre nos hizo entrar y sentarnos en dos sillas de madera para esperar, mientras él se quedó en la puerta esperando al peluquero.

Era una pequeña pieza sin ventanss y de paredes claras. El piso ajedrezado en blanco y negro y un ventilador de techo que sólo removia aire caliente.
De frente a la puerta estaba el sillon de peluquero de cuerina roja ya ajada con los apoyabrazos de cerámica blanca ya gastada por el uso frente a un espejo y, debajo de este, una mesita de madera con dos cajoncitos laterales.
Sobre la mesa sólo habia un cenicero de latón repleto de colillas de cigarrillos.
Las dos sillas que ocupabamos nosotros y un perchero de pie del que colgaban la chaqueta blanca del peluquero y la tela de algodón que servia de capa protectora para la "victima" de turno, completaban el mobiliario.

Sobre el espejo , pegado con cinta adhesiva, algun gracioso habia puesto un cartelito que decia: "Unico estilo: AL RAPE", es gratis ".

El aire del ambiente se cortaba con un cuchillo. Nadie hablaba. Los dos nos mirabamos y yo me imaginaba el final del corte de mi amigo.

Ese silencio se interrumpio con el sonido de unas botas por el pasillo y el saludo del padre de Raul:


- ¿Como le va Bermudez, tanto tiempo ?

- ¿Quê haces Britez? ¿te viniste a pelar ?

- No, le traje al pibe.-

Cuando ambos entraron, el peluquero reconocio a mi amigo:

- ¿quê haces che ? ¿te tocó peluqueria hoy? Era hora ya, mira la melena que tenes ? Dale, sentate. Vas a ver que cortecito te voy a meter.-

- Y a vos?- me dijo medio con sorna: - parece que ya te agarró tu peluquero, no? Bien...así se tienen que cortar el pelo los hombres.-

Raul se sentó en el sillón, de cara al espejo, mientras el oficial peluquero se ponía su delantal blanco.
Descolgó la sábana blanca del perchero, la sacudió con fuerza en el aire y, pasandola por delante de mi amigo lo dejó capeado ajustandola con fuerza por la parte trasera debajo de la nuca.

Empezó a sacar las herramientas de los cajoncitos : peines, tijeras, una navaja barbera y un cepillo de mango de madera y del otro cajon una talquera y las terribles máquinas cortapelos para los distintos niveles de corte: la #1 , la #0 y en una cajita la #00.

Mientras le alisaba el pelo con un peine, preguntó:

- Bueno Britez, vos mandas. Cómo le cortamos al pibe?.Acordate que acá no hacemos cortes de estilo -. dijo en tono burlón.

- No, Bermudez, metale un buen rapado. Que quede como este otro. Bien a la moda.-

Se estaban haciendo una fiesta. No eran muchos los jovencitos de 15 años que caian en ese sillon para ser esquilados a voluntad del peluquero.

El padre de mi amigo se excusó y dijo que iba a charlar con los otros policias. Quedamos los dos solos con el peluquero.

Empezó el corte con una tijera recta sobre la parte superior de la cabeza dejandole una largura de apenas un centímetro. La tela se iba cubriendo de mechones de cabello que rodaban hasta el regazo de Raul.
Le descubrio a puro tijeretazo las orejas y le rebajó bastante el pelo de la nuca. Se habia liberado de gran cantidad de cabello para hacer mas facil el trabajo con las maquinitas.
Le cepillo toda la cabeza y se preparó para la verdadera esquila.

Tomó una máquina, que no era la de puas mas estrechas, y apoyandola en la base de la patilla derecha se la subió hasta la sien dejando una franja de unos 3 milimetros de rastrojos. Con la cabeza volcada hacia la izquierda le pelo detras de la oreja haciendo grandes arcos.
Ya con la maquina en el nacimiento del pelo de la nuca, y sosteniendo la cabeza hacia abajo, le fue rapando toda la parte trasera hasta la coronilla hasta dejar ver el cuero cabelludo con el pelo muy corto.
Le volcó la cabeza hacia el otro lado y repitio el corte en el otro lateral.
En 10 minutos parecía haberlo masacrado. Se notaba en su rostro un dejo de satisfaccion y morbo. Ya lo tenia controlado, pero aun faltaba pulir el corte.

Cambio la maquina por la que parecia ser la #0.
Lo volvió a pelar atras y en los costados. Ya casi no caia pelo. La cabeza aparecia con un blanco absoluto con el cabelloa al milímetro.
Subia y bajaba la cortapelos sin contemplaciones.
Cuando le estaba entalcando y cepillando la nuca volvió su padre.

Despues de felicitar al peluquero por su trabajo, le acaricio la nuca a contrapelo y, casi como no estando conforme dijo:

- Bermudez ? acá atrás no lo puede pelar un poquito mas ?- , y me puso a mi como "modelo".

El peluquero aceptó. Sacó de la cajita de carton la maquinita mas pequeña y otra vez con la cabeza gacha, Raul sufrió la humillación de ser rapado al "doble cero".
La cabeza le quedó casi afeitada.
Le rasuro los bordes del corte con la navaja y volvió a entalcar y cepillar la cabeza mientras desabrochaba la tela.
Mi amigo bajó del sillón acariciando su nuca al ras.

- La proxima hay corte para los dos - dijo el peluquero riendose con el padre de Raul.

Por supuesto que fue asi. Mi proximo corte fue en la comisaria local con la aprobacion de mi padre.

Asi actuaba la policia con los "pelilargos" en esa epoca....con o sin justificativo.






Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016