2971 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 1.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

No quiero cortarme el pelo by ilhcts


Ayer recibí un mensaje de un numero desconocido, y ver una notificación de un número desconocido siempre es un buen presagio, porque usualmente es un cliente nuevo en mi peluquería, ya que los clientes habituales los tengo registrados por sus nombres.
Efectivamente era una mamá que se presenta diciendo que otra mamá que trae a sus niños a cortarles el pelo, me había recomendado y le había pasado mi número de teléfono.
Luego me comenta que tenía un caso difícil, porque su hijo no se deja cortar el cabello, y me pregunta si yo aceptaba casos así. Lo primero que pregunto es la edad, porque asumí que por la descripción que hizo debía ser un niño pequeño, al que muchos peluqueros sin paciencia no aceptan cortarles cuando se mueven y gritan demasiado. Mi asombro fue tan grande como la emoción cuando la respuesta fue: "12 años"
Por supuesto que dije que no tenia problema en darle una cita para esa misma tarde. La señora, me agradece, pero insiste en aclararme que no sería fácil, que el muchacho está sin cortarse el cabello desde los 8 años y que la melena le llega a la mitad de la espalda y por nada del mundo acepta la idea de cortársela. Me explica que tomaron la decisión de cambiarlo de colegio y que en este nuevo, las normas son estrictas acerca del uniforme y el cabello largo como el lo tiene, es inaceptable. Hace dos semanas que tuvimos la entrevista con el director del colegio, y no pude lograr hasta ahora llevarlo a una peluquería. Mi esposo esta mañana antes de irse a trabajar le dio el ultimátum, si cuando regresa a casa en la noche no tiene el cabello cortado, él mismo lo va a pelar a 0 con la maquina con la que el se afeita.
Usted es mi última esperanza para no tener que pasar por esa situación traumática de tener que cortarle mi esposo el pelo por la fuerza. Tiene alguna idea de como persuadirlo para que se deje cortar?
Le comenté que nunca había tenido una situación así antes, pero que con las mamás de niños problemáticos, suelo acordar que le digan al chico sorpresivamente que va a comprar dulces para el y luego regresa, y se queda afuera, observando para no perder de vista a su niño, pero desde afuera. El chiquito, al no tener a su mamá para hacer un berrinche, me deja cortarle el cabello sin problemas, y en la mayoría de los casos funciona perfectamente. En este caso como el jovencito es bastante mayor, la mamá, ya si opciones, aceptó agradecida.
Esperé ansioso la hora de la cita, y cuando llaman a la puerta, veo un preadolescente de cabello castaño muy claro, casi ceniza, muy lacio y en muy buen estado, con el ceño muy fruncido, realmente enojado y a disgusto y su mama que prácticamente lo empuja dentro y me dice, se lo dejo y voy hasta casa a buscar el dinero para pagarle, porque lo olvidé, puede empezar a cortarle como le parezca, pero definitivamente corto, colegial. Se retiró como habíamos acordado a esperar desde afuera viendo desde la vidriera por un costado donde no podíamos verla y cerró la puerta al salir para que su hijo no saliera con ella.
Se quedó parado, inmóvil, con la cabeza hacia abajo. Tenia el cabello húmedo, como recién lavado y recogido detrás de sus orejas. Puedes sentarte, le dije señalando el sillón. Diez segundos de silencio para luego responder: no quiero cortarme el pelo. Te entiendo, pero creo que no tienes otra opción. Según me dijeron tu papá está decidido a pelarte a 0 esta noche. Eso es lo que pasará si no aceptas que yo te haga un buen corte. Lo tomé por la espalda como guiándolo hasta el sillón y logré que se sentara. Nunca levantó su cabeza, mientras rápidamente, antes de que se arrepienta, le colocaba la capa y sacaba todo el largo de su pelo que cubría todo el respaldo del sillón.
Le pregunté como quería que le corte y su respuesta fue otra vez la misma: No quiero cortarme el pelo!! Ok, le digo todavía con mi mejor onda, te doy tres opciones: la primera, te dejo ir y esta noche te enfrentas a tu padre. La segunda es que elijas un corte que te guste y la tercera es que te corto como a mi me parece mejor. Siguió con su cabeza baja, un instante eterno hasta que susurrando y sin mirarme dice: haz lo que quieras.
Miró por un instante hacia afuera, como intrigado de porque su madre no regresaba y tal vez lo salvara de la inminente pelada que se le avecinaba, pero antes de que pudiera reaccionar, tome mis tijeras y comencé a cortar mechones de cabello de un metro aproximadamente, y en un minuto, su melena ya era historia.
Ya no tenía como esconder sus lagrimas, y al verlo tan enojado y triste a la vez en el espejo, sentí un poco de compasión, pero… debía terminar la tarea. Encendí la Oster, y pude notar como se estremecía cuando la apoyé sobre la nuca, para dejar muy prolija con la número dos hasta los costados. Luego mojé y terminé a tijera la parte de arriba, que todavía tenía mas de 10 centimetros, y que reduje a unos 3, para poder peinar con comodidad.
La mamá, al ver que ya no quedaba mucho por hacer y ya estaba casi completo el trabajo, decidió entrar y comenzar a elogiar la belleza de su hijo sin su melena, lo que duró solo unos segundos, hasta que la cara de odio del chico la convenció inmediatamente de callarse.
Le mostré como peinarse, con mucha onda joven, pero me ignoró completamente, lo único que quería era ir a su casa seguramente a llorar y hacer su duelo por la pelada que le habían metido después de 4 años.
La mamá apenas me agradeció, para no enfurecer mas la situación, me pagó y salieron. Luego de unos minutos, recibo otro mensaje, agradeciéndome el tacto y como había manejado la situación, y me aseguró que al menos cada dos meses lo traería a cortarse nuevamente, esperando no ser tan traumáticas las próximas visitas.
Esto me acaba de pasar hace solo unas horas.




Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016