3039 Stories - Awaiting Approval:Stories 1; Comments 7.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

A lo de Roberto by Yayo


! Agarre un abrigo y lo espero en el auto ! sonó en el living donde yo esta mirando películas. Fue una orden que me paralizó y me hizo actuar instantáneamente.

Me puse la campera y sali a la calle.
Mi padre ya estaba con el auto encendido y parecia tener un humor que se lo llevaba el demonio.
Me senté sin hablar en el asiento de acompañante.

Mi padre arrancó y nos pusimos en marcha. Lo vi tomar la Avenida rumbo a Avellaneda.

Despues de 5 minutos de silencio pregunté donde ibamos. La respuesta cayó como una bomba:

- A la peluqueria. - dijo , sin apartar la vista del transito.

- Te vas a cortar el pelo?- le pregunté casi infantilmente.

- Yo no, vos.- quedé duro en el asiento.

- Pero yo no preciso todavia un corte...aparte , mi peluqueria es para el otro lado. -

- Ud va a ir donde yo lo lleve y se terminó. No hay discusion.

Estaba aterrorizado, casi presagiando una catástrofe.

Cruzamos la via de Rivadavia y un par de cuadras mas adelante estaciono frente a una plaza.
Me hizo bajar y caminamos una cuadra.
Allí estaba. Una peluqueria tradicional con un solo sillon.

Sobre la pared de la fachada se leia ATELIER ROBERTO.
Pregunte que era un "atelier". La respuesta fue : " Acá me cortaba el pelo cuando tenía tu edad ".
Hice una cuenta rápida y le calculé al peluquero más de 60 años.

- Por qué acá?, pregunté.

- Porque acá te van a cortar el pelo como un hombre.-

Mi padre me metió adentro, Saludó al peluquero que tenia un cliente en el sillon y nos sentamos a esperar nuestro turno.

El peluquero estaba pelando a una persona mayor.Maquinita en mano le iba dejando la nuca libre de pelo.
Le tenia la cabeza sujeta hacia abajo mientras hacia correr la cortapelos y charlaba con mi padre.
Le rapó los costados y arriba no tenia mucho para cortar pero emparejo con la tijera.
Le afeito los bordes y le mostro el corte en la espalda. Todo parecia estar bien para el cliente.
Le sacó la tela blanca, la sacudio en el aire y le dio una cepillada para desprender aquellos pelillos rebeldes.

Miro a mi padre y le dijo:

- Va el pibe?
- Dale,che, anda al sillon.-

Me senté ya derrotado.
Me envolvio con la tela, ajustandola fuerte por detras y me puso otro paño menor color celeste.

- ¿como le cortamos ?.- le dijo a mi padre.

- Córteselo como un hombre. Tiene una porra bárbara.-

- ok, pero como sería como un hombre?
¿ queres que te lo pele ?

- Sí. ¿ que tiene para pelarlo ?

- Mira..,tengo la triple cero, pero te lo dejo afeitado, Me parece mucho. Lo que podemos hacer es pelarlo al CERO y despues te lo refino con la doble cero.
Te lo dejo bien rapadito pero no te lo afeito como con la #000.

- ¿que te parece, che ? me dijo con una sonrisa mirandome por el espejo.

Sacó la cero de un cajoncito y le ajustó el tornillo. La probó en el aire buscando el movimiento justo de su puño.
Ya en mi espalda me la apoyo debajo de la nuca y, a ritmo lento pero sin pausa, me hizo una franja pelada hasta la coronilla. Levanto la maquina y descargo los pelos que quedaton en el cabezal sobre la capa.
Mi cabeza estaba gacha , sujetada con fuerza por la mano del peluquero apoyada en la parte superior de mi cabeza.
Miró a mi padre y, haciendole ver mi nuca, preguntó:

- ¿ Está bien así o seguis con la idea de la #000 ?

- No. Está bien asi. Siga toda la nuca.

Yo sentia un sentimiento de bronca y a la vez humillacion porque exponian mi cabeza a medio pelar como si fuera un trofeo.
Con el ok de mi padre, me rapó toda la parte trasera. La tela presentaba todo mi pelo arrancado de raiz. Me acaricio la cabeza esquilada a contrapelo y me quebre. Las lagrimas me nublaron los ojos.

Me pasó la cero por detras de la oreja derecha. Me la dobló con un dedo y me la paso por arriba , marcando amplios arcos y llevando la máquina hasta casi la cima de la cabeza.
Las patillas las liquidó hasta las sienes. Mi costado derecho estaba absolutamente en blanco.Mi cuero cabelludo mostraba un aspecto ridículo.

giró el sillon, me dejó de frante a mi padre y me rapó el otro costado.

Mi padre estaba disfrutando el momento.

El peluquero me entalco toda la nuca y detras de las orejas y me cepillo con un plumerito de madera con cerdas blancas y duras.

Me desabrocho la capa, la sacudio con fuerza y el pelo masacrado cayó a los pies del sillon.

Me puso otra vez la tela .

- ¿ queres que lo deje asi peladito o le hago una pasada con la doble cero ?

- Pasele la doble cero. ¿ cómo le deja el pelo ?- preguntó mi padre.

La respuesta del peluquero me sacudio.

- Le queda la mitad de 1 mm, casi nada.

- Dele. - fue la orden.


Yo ya me veia todo rapado y encima me iba a pasar otra maquinita. Odié a mi padre y al peluquero que iba a "ejecutar" a la nada de pelo que me quedaba.

De un cajoncito sacó una maquinita pequeña de púas estrechisimas.
Le puso unas gotas de algun aceite lubricante y la hizo funcionar en el aire. A cada movimiento de apertura y cierre del puño la maquinita parecía que volaba.


Me bajó la cabeza y comenzó a subirla hasta la coronilla a una velocidad sombrosa.
Después de la primera franja lo hizo acercar a mi padre al sillon para que comprobara el nivel del corte.
Mi padre me pasó la palma de su mano fria por la banda rapada al #00 a contrapelo y se sorprendió:

- Wow ! es espectacular. Pelelo todo así.- dijo sin dudar.

Me pelaron toda la nuca y los laterales con la doble cero.

De la parte superior se encargo la tijera de punta y luego la de entresacar, dejandome la cima de mi cabeza extremadamente corta.

Debido a todo el pelo arrancado, la tela estaba llena de mechones que reposaban en mi regazo. Me la volvio a desabrochar para sacudirla.
Otra vez la volvio a ajustar.

Me dejó todo rapado frente al espejo y se puso a barrer la pelambre del piso.

- ¿ qué porra que tenia ? ¿mira todo lo que le corté? Ni a vos cuando eras pibe te rapaba asi. Tu viejo se conformaba con la cero, hasta que llegó la época del pelo largo y eran solo ajustes. Ahora se usa otra vez corto. Hasta los viejos me piden un rapado, por eso siempre tengo las maquinitas listas. La que menos se usa el la del triple cero por lo que te dije antes. Sabes cuando la uso? en los pibitos cuando algun padre me pide un corte escolar que dure. Ahi si, la triple cero a fondo. Quedan casi afeitados y por tres meses ni aparecen. -

El peluquero se explayo en su comentario mientras , revolviendo una tacita de porcelana con una brocha, preparaba jabon para rasurarme.

Afilo una navaja barbera con una lonja de cuero que colgaba de un apoyabrazos del sillon y, luego de enjabonarme todo el borde del corte, me lo afeito para emprolijarlo.

Me quitó el exceso de jabon, me peino lo que quedaba de pelo arriba con una raya al costado y me dio una entalcada por toda la nuca y detras de las orejas. Me cepillo y me puso el espejito de mano por detras.

No me reconoci. Estaba absolutamente rapado y encima la nuca blanquecina por el talco era una muestra de que recien habia sido peluqueado.

Mi padre, con una sonrisa de oreja a oreja me sobaba el craneo a contrapelo y mi estado de humillacion crecia. Hasta me provocaba cierta excitacion morbosa.

Me libero de la tela y bajé del sillon tocandome la nuca. Me habia masacrado.











Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016