3750 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 5.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

rapada por mi descuido by FCM historias



Comencé a sair con una chica, su nombre era Cindy, era una rubia de ojos azules, muy buen cuerpo, su cabello era lo que mas me agradaba de ella, después de varios meses de salir con ella y esforzarme mucho se volvió mi novia, fue pasando el tiempo y ella me pidió que cambiara mi corte para que no pareciera vagabundo ni nada por el estilo, mi cabello medía unos 30cm, de niño no me dejaban tenerlo muy largo así que en cuanto me salí de casa de mis padres comencé a dejar que creciera, el problema era que no me gustaba peinarme y eso era lo que a Cindy no le agradaba, insistió durante mucho tiempo pero no consiguió convencerme a pesar de que ella si se hizo varios cortes para tratar de motivarme, después de tanto insistir se terminó cansando y dejó el tema por La Paz. Ella comenzaba a veces a quedarse a dormir conmigo, parecía que nuestra relación iba mejor que nunca hasta que cometí un error que terminó mejor de lo que yo pensaba. Un día en el que ella llegó de sorpresa a la casa, se dieron las cosas de manera perfecta para que ella lograra lo que tanto había querido, ella tenía llaves de mi casa así que entró mientras yo andaba en mi cuarto revisando unas cosas en la computadora, dijo que había salido temprano de su trabajo y al día siguiente no tendría que trabajar así que se quedaría conmigo, me pareció muy buena idea y para mostrarle que me agradaba su plan me levanté de mi cilla del cuarto, y fui a darle unos besos, tenía cargando una maquina para cortar cabello y una afeitadora en el mueble que tenía la computadora, era una especie de tocador pero con una parte tipo escritorio en el centro, aquellas maquinas las utilizaba para quitarme la barba y para recortar mi bello corporal, mi novia las vió sobro el mueble pero no dijo nada, luego me propuso bañarnos juntos para después jugar un poco en mi cuarto, me pareció bien su idea, fuimos al baño y después de quitarle la ropa me dijo: espera un poco, ¡olvidé algo! empecé a impacientarme y comencé a quitarme la playera cuando escuché que ella entraba al baño y cerraba la puerta, me ayudó a quitarme la playera y me dijo: lo siento mucho amor, ¡pero hoy no vas a salir de aquí con este cabello¡ me revolvió el cabello con sus dedos y al darme la vuelta me dijo: ¡Ya puse el seguro¡, así que, ¡vas a hacer todo lo que te pida si quieres salir de aquí! me dió un beso en la boca y me pidió que me sentara sobre la taza del baño, no sé si fue miedo a ella, si tal vez cedí por verla sin ropa o ¡quizá en el fondo yo quería hacerlo! me senté sobre la taza, vi como ella ponía detrás de mi la rasuradora y la afeitadora, me pidió que me relajara, me levantó la barbilla, tomó la afeitadora y comenzó a quitarme la poca barba que tenía, luego de terminar me dió un beso, pasó su mano por mi cabello y dijo: ¡ahora si vamos con mi parte favorita!, pregunté si alguna vez había echo algo así pero solo me respondió que estuviera tranquilo, tomó la maquina, hizo mi pelo a un lado para que no interrumpiera el camino de la maquina, la puso en el centro de mi frente y la encendió el zumbido rebotaba por las paredes del baño y después de escuchar un ¡te vas a ver mucho mejor después de que termine¡ Comenzó a llevar lentamente la maquina desde el frente hasta atrás de mi cabeza, cayó demasiado cabello, ella se sorprendió y me dijo: ¡tienes mucho más cabello del que yo pensaba¡, luego volvió a colocar la maquina y dió una segunda pasada, ella se veía muy feliz, continuó dando pasadas hasta cortarme casi todo el cabello de la parte superior, me pidió que me levantara para darme la vuelta y quedara mirando hacia el tanque de la taza para facilitarle el corte, luego se pasó a mi lado derecho, levantó el cabello de mis patillas, puso la maquina y la pasó desde la patilla hasta mi coronilla, en ese momento comencé a soltar unas lagrimas, ella preguntó si estaba bien, le dije que si, que no se preocupara y que continuara, ella continuó cortando lo que quedaba de mi lado derecho, se pasó al izquierdo y repitió el proceso, lo hacia bastante lento pero era porque lo estaba disfrutando, terminó con esa parte y se pasó detrás de mi para cortar la última parte que me faltaba, levantó el cabello con sus dedos y comenzó a cortar desde la base de mi cuello hasta la coronilla, pasada tras pasada yo comencé a sentirme un poco extraño, ella terminó, quitó el peine de la maquina, yo pensé que trataría de darle forma al corte pero me sorprendí cuando la maquina se deslizó desde la base de mi cuello hasta la coronilla, en ese momento supe que ningún esfuerzo haría que cambiara de parecer, para no quitarme todo el cabello, continuó dando pasadas hasta dejar apenas rastro de mi cabello en la parte posterior, luego se pasó al lado izquierdo, comenzó cortando alrededor de mi oreja, después desde mi patilla hasta la coronilla, siguió dando pasadas y se pasó de mi lado derecho, repitió el proceso hasta que solo me quedaba por cortar la parte superior, antes de empezar con la última parte me dió un beso en la boca, me dijo que me veía mucho mejor sin todo ese cabello y que me recompensaría por portarme tan bien, luego puso la maquina sobre mi frente pero del lado derecho, comenzó a deslizar la maquina y al mismo tiempo me salieron algunas lagrimas, ella se detuvo, apagó la maquina, me tomó de la cabeza, me recargó de su cuerpo y esperó a que me calmara mientras acariciaba mi cabeza, ya que me calmé volvió a encender la maquina y la siguió deslizando desde mi frente hasta atrás dando pasadas hasta cortar todo el cabello que faltaba, apagó la maquina, y tomó la afeitadora, la encendió y sin dejarme decir nada la comenzó a pasar por la parte superior de mi cabeza, al terminar con esa parte me dió otro beso en la boca, y comenzó a pasarla por el resto de mi cabeza hasta que la afeitadora ya no cortaba nada, comenzó a acariciar mi cabeza, llevó mis manos a mi cabeza para que pudiera sentir como había quedado, para ser sincero me agradó mucho la sensación suave de mi cabeza, ella me dijo que aún podía quedar mas suave pero eso ella no lo podía realizar por miedo a cortarme, luego vió mi erección y dijo: no soy la única que lo disfrutó, abrió el baño para tomar una escoba que había dejado y comenzó a juntar mi cabello para luego echarlo en el bote de basura, lo siguiente fue que me pidió quedarme de pie para pasarme la rasurada por el cuerpo, esa idea no me agradaba mucho pero no tenía mucho que perder para ese momento así que accedí. Ella fue pasando la maquina por todo mi cuerpo y dejó mis huevos y pene para el final, primero fue recortando lo de mis huevos con cuidado y por último fue limpiando alrededor del pene, mientras hacía eso último tuve una erección y después de que ella terminó se puso de rodillas, metió mi penen su boca y comenzó a jugar con el de diferentes maneras, cuando estaba por soltar todo lo que tenía se detuvo, encendió la regadera y mientras sentía el agua en mi cabeza continuó con lo que estaba haciendo antes, hasta que descargué todo en su boca, después de eso terminamos de bañarnos y ella me veía muy pensativo así que me pidió que me sentara en sus piernas mientras ella se sentaba en la taza, comenzó a masturbarme mientras lamía mi cabeza rapada, la sensación fue increíble, aún mejor que la del agua en mi cabeza mientras ella me la mamaba, después de terminar, volvimos a encender la regadera, para quedar completamente limpios, fuimos a mi cuarto, tuvimos relaciones como nunca las había tenido, ella terminó dormida a mi lado y al día siguiente me levanté primero, fui a verme frente al espejo para saber si me agradaba mi apariencia, ya que por otras razones no pude hacerlo durante la noche, la verdad que me gustaba mucho mi apariencia, se resaltaba algo mas mi físico por el ejercicio y mis rasgos de la cara también se destacaron mas, mientras sonreía al espejo se levantó Cindy, fue a abrazarme y a pedirme perdón por raparme a la fuerza y dijo: al parecer no te desagrada lo que hice, tuve que ser sincero con ella y le dije que la verdad me agradaba mucho, ella acarició mi cabeza y dijo: ¡ya no se siente tan suave!, que la verdad me quería ver completamente afeitado, que si quería podíamos ir con su amiga para que ella me afeitara, podía probar una vez y en caso de no gustarme con que me pasaran la cero ella se conformaba, también dijo que aunque había disfrutado mucho cortar todo mi cabello, no estaba preparada para hacerlo muy seguido, tal vez con el tiempo si le gustaría hacerlo, pero en esos momentos prefería que alguien mas lo hiciera.
¡acepté que su amiga me afeitara después de unos días pero esa es otra historia que luego les contaré!...



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016