3750 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 5.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

La chica del billar by FCM Historias


La siguiente historia es de una chica a la que conocí en el billar, desde los 18 años por culpa de unos amigos me fue gustando jugar billar, le agarré tanto el gusto que ahora que tengo 25 no ocupo de tener que ir con mis amigos ya que había un billar algo cercano a mi casa, por lo que no tenía la necesidad de ir con alguien, ya que me fui haciendo conocido en el lugar y fui adquiriendo nuevas amistades en el lugar, aunque por lo regular iban puros hombres a ese billar, un día me contaron que algo mas lejos quedaba un billar al cual acudían mujeres, yo andaba algo interesado en conseguir pareja así que no se me hizo tan mala idea el ir a otro lugar.
El día que me decidí para ir a ese lugar terminé bastante sorprendido por que si había varias chicas en el lugar y muchas de ellas eran de mi agrado, el lugar me agradó tanto que comencé a ir los viernes, en uno de esos días el lugar parecía muy solo, no había mucha gente así que me dispuse a practicar por qué no conocía a nadie de los pocos que estaban, de pronto una chica rubia de cabello corto hasta la barbilla y muy buen cuerpo se acercó a mi mesa y preguntó si no necesitaba compañía para jugar un rato, le dije que si, le pasé el taco que tenía y fui por otro para verme caballeroso.
al regresar con mi taco me dijo que su nombre era Cindy,No jugaba nada mal si soy sincero, después de unas cuantas partidas me dijo que apostaramos dinero y acepté, terminé perdiendo un poco de dinero pero había valido la pena, antes de irme me dió su numero para que nos pusiéramos de acuerdo para salir alguna vez o volver a jugar. Pasaron unos meses en los que tuvimos varias citas, incluidas varias en las que fuimos a jugar billar, durante ese tiempo ella no tenía el mismo corte que cuando la conocí por qué ya le había crecido el cabello, decidí preguntarle, me comentó que jugando con una amiga había perdido la apuesta en el billar así que tuvo que hacerse aquel corte, dijo que le había gustado como se veía pero le daba pena volver a hacerlo, me propuso que con la confianza que tenía conmigo sería bueno hacer alguna apuesta de ese tipo, pasó su mano por mi cabello y dijo que a mi igual me quedaría bien algo mucho mas corto, a mi el corte con el que la conocí me excitaba mucho así que después de que ella me insistiera varias veces en apostar terminé por aceptar, quedamos en que el que perdiera decidiría que hacer con el otro, acordamos en vernos en el billar que nos conocimos, el que ganara mas partidas de cinco que jugaríamos sería el ganador, comencé ganando las 2 primeras, pensé que sería muy sencillo ganar la apuesta pero perdí las siguientes 2, todo estaba igualado así que procedimos a jugar la última que faltaba para ver quien ganaba, el juego iba muy parejo y ella me propuso que si lograba un tiro que estaba imposible a mi parecer, ella si lograba ese tiro y luego ganaba la partida tendría derecho a decidir sobre mi bello corporal también, si no lo conseguía y perdía yo podía decidir sobre ella también, por puro morbo terminé aceptando, ella realizó el tiro, para mi desgracia lo pudo lograr, creo que eso me pegó anímicamente, por qué me puse muy nervioso, terminé perdiendo esa última partida. Ella andaba muy contenta, yo andaba parado viendo a la mesa sin creer que había perdido, ella se acercó a mi, se paró detrás, con su mano jaló mi cabello levemente y me dijo al oído: ¡vamos a que me pagues mi apuesta!,
No quería verme como un cobarde frente a ella por que me gustaba mucho, quería que fuera mi novia, por otra parte siempre había querido que una chica me cortara el cabello así que le dije: ¡vamos a dónde quieras¡
Fuimos a su casa, me llevó a un cuarto que tenía en el zotano, y me llevé una sorpresa al ver que tenia montada una estética, pero tenía varias otras cosas como para torturar a alguien si fuera necesario, el lugar tenía piso completamente blanco, paredes azules y techo rojo, ella cerró con seguro el cuarto , preguntéé: ¿alguna vez has traído a alguien más a este lugar?, su respuesta fue: ¡no, nunca he traído a nadie!, ¡tú eres el primero porque me tomó mucho tiempo armar el lugar¡, me dijo que pensaba usarlo con su amiga pero al perder no tuvo oportunidad, yo estaba un poco en shock por el lugar ella fue por algo mientras yo me acerqué a la silla blanca en la que me quitarían mi melena de casi 20cm, ella volvió con un látigo que lanzó contra el piso, cuando me di la vuelta y dije estás loca me agarró rápidamente las manos, me puso unas esposas y dijo, perdón pero me gustas mucho de verdad no quiero que tengas ni la mínima posibilidad de irte sin pagarme mi apuesta, prometo que no te haré daño ci coperas, le dije: ¡tranquila!, no tengo problema con pagarte la apuesta, ¡pero lo del latigo y lo demaás no estoy seguro...!
Ella se empezó a reír mientras me llevaba a un asiento tipo el que usan para lavar el cabello pero sin el lavabo, ahí me sentó y sacó unas tijeras, comenzó a cortar mi playera para no tener que quitarme las esposas y después de cortar mi ropa me liberó rápidamente una mano para sujetarla al asiento, hizo lo mismo con la otra, luego me dijo: ¡no tienes nada mal el cuerpo!, hacía ejercicio cada que podía así que estaba en forma, lo siguiente fue que me quitó los tenis y el resto de ropa que quedaba, fue por algo a un mueble que estaba detrás del asiento, regresó muy contenta, se sentó sobre mi, luego dijo: ¡tranquilo, no te va a doler, te lo prometo¡, encendió una maquina rara que al parecer era una afeitadora corporal, comenzó por mi cuello,, bajó hacia mi estomago, regresó a los brazos, luego la axila, y procedió a afeitar con esa maquina las piernas, de momento no era tan malo como yo lo imaginaba, con cuidado me dió la vuelta para quedar boca abajo en el asiento, que parecía ajustarse con un mecanismo como el de los sillones de dentista, procedió a sentarse sobre mi nuevamente, volvió a encender la afeitadora y fue quitando todo el bello del cuello, espalda y piernas, me dijo que le agradaba el resultado, que no sería necesario utilizar un rastrillo con crema de afeitar. La vi tan feliz que le pregunté: ¿podrías quitarme las esposas?, ¡prometo no hacer nada malo!, ella se rió un poco y me dijo: ¡no, no puedo hacer eso!, ¡precisamente que estés amarrado es lo divertido¡, volví a quedar boca arriba, ella fue por algo al mueble y regresó, me vendó los ojos primero y luego procedió a mover el asiento para acomodarlo a su gusto, se tardó un poco de tiempo para hacerme sufrir, luego sentí que algo se amaraba a mis piernas y después se levantaron pero algo separadas, se sintió un poco raro, luego ella me dió un beso, me dijo: ¡confía en mi!, escuché un zumbido, ella agarraron mi pene y sentí que me estaban rasurando con la maquina toda esa área. Mientras ella realizaba aquel proceso comencé a tener una erección, ella dijo que eso era muy bueno par facilitar su trabajo, apagó la maquina, escuché un click, luego volvió a escucharse el zumbido, sentía como la maquina tocaba directamente mi piel, mi erección se hizo mas fuerte, solté algún gemido, luego ella fue por una secadora para ir limpiando el bello que quedaba, comenzó a pasar sus uñas levemente en esa parte y comencé a retorcerme de placer. Ella me dijo: ¡te estás portando muy bien!, quiza merezcas un premio, de momento me mantuvo amarrado de aquella manera y luego llevó mi pene a su boca, inició chupando y luego utilizó la lengua para ir realizando giros alrededor de mi pene, yo solo me estaba aguantando para no dejar ir mi cemen, ella metió mis bolas en su boca, jugó un poco con ellas y en cuanto volvió a poner mi pene en su boca no tardé nada en descargar todo lo que tenía en su boca, esperó a que terminara y comenzó a desatar mis piernas para que dejaran de colgar, me liberó del asiento pero seguí esposado, me llevó a un baño que tenía en ese cuarto, me dió un baño rápido, me secó con una toalla y me llevó hasta la silla para cortar cabello, supliqué para que me quitara las esposas pero no logré nada,, me sujetó a la silla con las esposas, fue por una especie de tira que puso en mi cuello, luego puso la capa mientras levantaba el cabello para que no quedara debajo, me quitó la venda, supe que la capa era de un color azul en el que resaltaría mi cabello una vez que fuera cortado, ella caminó hasta el mueble dónde tenía los instrumentos de corte, ahí me di cuenta que ella tampoco tenía ropa, me confesó que tenía mucho tiempo queriendo hacer todo eso con alguien, que estaba siendo todo como ella lo había visualizado, sacó unas tijeras, le puso un peine a la maquina que dejó sobre el mueble, tomó las tijeras, caminó hacia mi se paró de frente tomó mi flequillo y lo cortó arriba de las cejas, dijo que era para que pudiera ver lo que hacía, se fue detrás de mi, levantó mi cabello y cortó una gran parte para que quedara libre mi cuello, me dijo: ¿estás disfrutando esto igual que yo?, me dió pena decir que si, fue por la secadora para facilitar que la maquina cortara mi cabello, después de secarlo fue por la maquina. Se detuvo frente a mi, me dijo que ella sabía que no la estaba pasando nada mal, le dije que me estaba agradando mas de lo que pensaba y le confesé que yo también quería hacer algo así desde hace tiempo pero no sabía como llevarlo a cabo, ella se puso contenta, me sonrió, acarició mi cabello, me dijo: ¡tranquilo estás en buenas manos, tomé cursos y tampoco te vas a ir trasquilado de aquí¡ Se pasó a mi lado derecho inclinó levemente mi cabeza, levantó con la mano mi cabello , encendió la maquina, la pegó a mi cabeza y comenzó a caer el cabello sobre la capa, dió varias pasadas hasta que de los 15 cm quedaron unos 3, ella se veía muy contenta, se pasó de mi lado izquierdo y repitió el proceso, yo empecé a tener una erección y ella se dió cuenta, me quitó la capa, la sacudió un poco, la dejó en el respaldo de la silla, tomó mi pene que se encontraba muy erecto, se arrodillo, lo puso en su boca pero no lo chupó, solo utilizó la lengua para humedecerlo, lo siguiente me dejó asombrado, por que cambió el peine de la maquina, me dijo que utilizaría un numero 6 y de una manera que no era nada fácil de ejecutar, se sentó de forma que la penetré mientras sus piernas pasaban por el espacio de abajo de los reposabrazos, tenía sus senos frente a mi, pegó mi cara a ellos, me dijo: ¡si quieres jugar con ellos puedes hacerlo, no tengo problema!, yo comencé a succcionar uno de ellos como pude y ella pasó una mano detrás de mi cabeza, encendió la maquina, y la comenzó a llevar de la base de mi cuello hasta la coronilla, me estaba excitando mucho, lamí uno de sus senos, a pesar de no ser lo mas cómodo se sentía increíble, después de terminar de cortar mi cabello de la parte posterior me alejó un poco la cara de sus senos, me dijo: ¡espero que disfrutes lo siguiente¡, con una mano levantó mi flequillo y con la otra fue deslizando la maquina desde la izquierda de mi frente hacia la derecha para cortar únicamente el flequillo, luego puso una mando detrás de mi cabeza para mantenerla firme mientras deslizaba la maquina desde mi frente hasta atrás, grandes cantidades de cabello cayeron con cada pasada hasta dejar todo parejo, ella notó lo mucho que disfruté mientras me despojaba de mi cabello, apagó la maquina, y con mucho cuidado se fue levantando de la silla, cuando se terminó de quitar le dió la vuelta a la silla, tomó la capa, la volvió a colocar sobre mi, me dijo que estuviera tranquilo, que no me raparía por completo pero que quería que fuera sorpresa lo que me haría, fue a cambiar el peine de La maquina, comenzó a pasarla por la parte posterior, luego por el lado izquierdo, después siguió el derecho y fue repitiendo el mismo proceso pero con diferentes peines y a diferentes alturas, cuando terminó con los lados y la parte posterior comenzó a ponerme crema de afeitar alrededor, utilizó una navaja para afeitar esa parte y después de terminar volvió a encender la maquina pero con otro peine, se paró frente a mi, puso la maquina sobre mi frente y comenzó a deslizarla hasta atrás, la noté con dudas mientras me pasaba la maquina, se detuvo a la mitad, me miró y luego fue a cambiar el peine de la maquina, volvió a repetir el proceso pero de forma muy lenta, luego con otro peine terminó de unir la parte superior con los lados y parte posterior, me dijo que si estaba listo para ver lo que había hecho, me dió la vuelta y cuando me miré al espejo ella comenzó a pasar sus uñas desde arriba hasta la pase de mi cuello, me había hecho un desvanecido a los lados y arriba dijo que había quedado con el numero 3, la verdad me gustó mucho el resultado, ella vió un bulto que sobresalía bajo la capa me acarició nuevamente con las uñas y dijo que tenía que hacer algo con ese bulto, me quitó la capa y comenzó a chupar mi pene hasta que volví a descargar en su boca, después de terminar me llevó a dar otro baño rápido, me dió ropa nueva por la que había cortado, me dijo: ¡tú apuesta ya fue completamente pagada!, ¡muchas gracias por darme la oportunidad de estrenar contigo mi cuarto de juegos!, bueno si se le puede llamar así.
se quedó pensando en algo unos momentos y me dijo: te voy a ser sincera, ¡me gustaste mucho desde la primera vez que te vi¡, después de lo que acaba de pasar y quitando la parte de que casi te secuestré, ¿quieres ser mi novio¿
no quiero que respondas sin pensarlo al menos un poco, me tomó del brazo, caminamos unos pasos hasta una puerta extraña que estaba cerrada con un candado, ella abrió, encendió la luz y era un pequeño cuarto en el que había una cama con postes reforzados, una especie de ganchos en diferentes puntos de la pared, en el techo también estaban aquellos ganchos y varias cosas que no se para que servían pero parecían juguetes sexuales, ella se paró detrás mío y me preguntó nuevamente: ¿quieres ser mi novio¿,
Después de mirar ese cuarto me imaginé muchas cosas que podríamos hacer y solo pude responder una cosa...



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016