3425 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 0.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

equivocarse de@gemela@salió@bien by FCM Historias



Yo solía tener dificultades para encontrar un lugar que me gustara para hacerme un corte de cabello, llevaba probando muchos lugares y cuando encontraba uno, al poco tiempo lo cerraban.
Un día mi amiga me invitó a salir, dijo que quería presentarme a unas nuevas amigas que había conocido, yo no era mucho de salir pero ella logró convencerme, fuimos por un café, a ese lugar llegaron 2 gemelas muy guapas y de buen cuerpo, se llamaban Melanie y Cindy, eran de cabello algo largo, rubias, de ojos azules y parecía que hacían bastante ejercicio, mi amiga me presentó con ellas, la pasamos muy bien, al parecer les había agradado mucho, en algún momento de la platica Mali les comentó que tenía ganas de cambiarse el look, ellas le dijeron que cuando quisiera podía llegar al negocio para ver que se les ocurría, yo estaba un poco desconcertado y Mali me dijo: ¡se me olvidaba decirte que ellas son estilistas!, en aquel momento me puse un poco nervioso, ellas dijeron que cuando Mali fuera a visitarlas podía llevarme, ¡tienes el cabello bastante largo!, ¡sería un gusto poder hacerte un corte a ti también!
Ellas continuaron bromeando, supongo que vieron mi cara y por eso continuaron molestando un poco, Mali les dijo: ¡cuando valla con ustedes ahí estará, yo me encargo de convencerlo!, además ya le hace falta un corte, el siempre tiene problemas para conseguir a alguien que se lo corte así que lo llevaré para que pruebe con ustedes, a ellas les agradó la idea y dijeron: ¡pues ojalá lo lleves pronto!
A pesar de las bromas me la seguí pasando bien, tardamos un rato en irnos, al llegar a dejar a Mali a su casa que quedaba muy cerca de la mía me dijo: ¡la siguiente semana te llevaré con las gemelas y nada de andar renegando!, yo solo me reí, ella se despidió de mi, me fui para mi casa y al cerrar mi puerta toqué con mi mano la parte posterior de mi cabeza, mi cabello si estaba algo largo pero me daba miedo ir con ellas, pasaron los días y Mali no dejaba de hacerme recordar que iríamos a la estética de las gemelas, se llegó el viernes, Mali me mandó mensajes de que iríamos por la tarde con las gemelas, ella pasó por mi, yo no quería ir pero ella se las arregló para que fuera con ella la estetica estaba muy cerca, fuimos caminado, la verdad es que Mali siempre me había ayudado a verme mejor desde que la conocía, por eso acepté ir con ella, legamos al lugar, entramos y había algunas personas esperando, las gemelas nos saludaron, yo inspeccioné el lugar, la pared en donde estaban los espejos era de color azul, las otras eran de color rojo, el techo también era rojo, estaban unos sillones de espera de color café, las sillas de corte eran blancas, tenían las maquinas y otras herramientas cordadas sobre la pared, todas eran blancas, supongo que para mantener el contraste con la pared, los muebles con cajones frente a las sillas eran de color café, y el piso era blanco, me agradó mucho el lugar, tuvimos que esperar a que pasaran 6 personas antes que nosotros, yo noté que la tendencia de los cortes era que una de ellas hacía los cortos y la otra los largos, o al menos esa fue mi impresión, cuando se fueron todas las clientas nos pidieron esperar un poco para que juntaran el cabello que había, cuando terminaron nos dijeron que era lo que queríamos, Mali había pensado en algo muy corto para ella, las gemelas explicaron que una de ellas prefería hacer los cortes cortos, la otra los podía hacer pero no le agradaba tanto, aquello me hizo tener la suerte de mi lado, Melanie llevó a Mali a su silla, Cindy me llevó a mi, yo no tenía un corte en mente, Cindy dijo ¿me dejas elegir tu corte?, ¡prometo no cortarte mucho!, por alguna razón me dió confianza, le dije: ¡está bien, confiaré en ti!
@@Mi cabello medía unos 12cm, Cindy me puso una tira alrededor del cuello, luego me puso la capa, utilizó un peine para desenredarlo y comenzó a mojarlo para cortarlo, Melanie ya había iniciado el corte de Mali, no tardaron tanto tiempo, Mali terminó con un corte Bob a la altura de su barbilla, a mi me cortaron casi la mitad de manera que se pudiera acomodar bien, me agradó lo que había echo Cindy, ella me dijo que fuera cada poco tiempo si quería mantenerlo así, le tomé la palabra, Mali se veía muy sexy con su corte, acordamos ir juntos cada poco tiempo y nos fuimos. Mali no dejó de molestarme en el camino con que ya había encontrado nuevo lugar para no estar tan desarreglado, no pude defenderme y la terminé invitando a cenar, la fui a dejar a su casa y antes de irme le pedí que fuera mi novia, ella aceptó pero me dijo que tenía que verme con el cabello cortado, a ella no le gustaba que lo tuviera tan largo, íbamos cada poco tiempo para mantener los cortes, alguna vez tuve que ir solo porque ella no podía ir, también pasó al revés , en alguna ocasión ella llegó con la nuca rapada, cuando tuvimos relaciones fue de lo mejor que habíamos tenido.
Cuando me tocaba ir solo me había pasado que no estaba la gemela a la que le gustaba dar cortes cortos, en otras ocasiones estuve cerca de sentarme en su silla pero Cindy se apiadaba de mi, me avisaba y me cambiaba antes de que Melanie se diera cuenta. Un día que fui solo me encontré con que solo estaba una gemela, esperé a que terminara con su clienta y luego pasé yo, llevaba un poco de prisa, aquel día saldría con Mali para celebrar nuestro aniversario, la gemela me puso la tira, luego la capa, me preguntó si no quería intentar otro corte para sorprender a Mali, yo sabía que a Mali podía gustarle así que acepté, ella me dió la vuelta con la silla, fue por algo al cajón, luego escuché un click, ella se acercó a mi, me inclinó la cabeza con cuidado, puso la maquina a la altura de mi cuello, comenzó a deslizarla hasta la coronilla, aquello no se sintió nada mal, comenzaron a caer mechones muy largos de cabello pero supuse que era normal, ella siguió dando pasadas hasta acabar con esa parte, se paró a mi lado izquierdo, llevó la maquina desde mi patilla hasta la sien, estaba cayendo mucho cabello, le dije: ¡espero que estés dejando algo!, ella me sonrió, luego me dijo: ¡tranquilo, te vas a ver muy bien y te quedará algo!
Ella continuó cortando todo el lado izquierdo, luego me preguntó: ¿alguna vez te habían cortado con maquina?, mi respuesta fue que no, ella solo se puso mas contenta y dijo: ¡gracias por la oportunidad de dejarme ser la primera!
Se pasó a mi lado derecho y siguió cayendo demasiado cabello, en el fondo quería llorar pero no podía hacerlo por pena, ella terminó y fue a cambiar el peine de la maquina, repitió todo el proceso, luego volvió a cambiar el peine de la maquina, se paró del lado derecho, encendió la maquina, la puso sobre mi cabeza y comenzó a deslizarla de derecha a izquierda, yo solo podía sentir que estaba cayendo mucho cabello, continuó cortando de esa manera avanzando hacia mi flequillo, al llegar al flequillo bajó mucho la velocidad, el flequillo fue cayendo sobre mi cara y luego terminó sobre la capa, después de eso puso la maquina sobre mi frente, antes de deslizarla hacia atrás me dijo: ¡espero que no vallas a llorar¡, ella deslizaba la maquina hacia atrás lentamente, seguía cayendo bastante cabello, yo estaba a punto de llorar y ella parecía disfrutar demasiado, estaba por soltar alguna lagrima cuando entró la otra gemela, me saludó de manera muy amigable, me sonrió y dijo: ¡me agrada que decidieras cambiar de estilo!, ¡no te vez nada mal!
Aquellas palabras hicieron que me distrajera lo suficiente para no llorar, la gemela que había entrado me espero a que terminaran la parte de arriba para acercarse, pasó su mano sobre mi cabeza y dijo: ¡se siente genial!
Después de decir eso último me di cuenta de que la gemela que había llegado era Cindy, me di cuenta por el tono de voz que era lo que me hacía diferenciarlas, Melanie se empezó a reír mientras volvía a encender la maquina con otro peine, comenzó a unir la parte superior con los laterales y parte posterior, mientras lo hacía me dijo: ¡te dije que algún día terminarías en mi silla!, por desgracia no estás sentado en ella pero yo te estoy dando el corte que quiero. Cindy se sintió un poco mal, me preguntó: ¿pensaste que era yo la que estaba aquí?
Solo respondí en voz baja: ¡sí, pensé que eras tú!
Cindy dijo: ¡ay, pobrecito!, perdón por dejarte con este monstruo arranca melenas, espero que al menos te pidiera permiso para hacerte este corte, Melanie dijo: ¡no me digas monstruo!, te raparé si me vuelves a llamar así!, además si le pedí permiso, le dije que si no se quería hacer algo diferente para sorprender a su novia y el me dijo que si, ¡te aseguro que su novia se pondrá feliz de que ya no tenga corte de niña!
Melanie cambió el peine de la maquina, la pasó por la parte superior y luego volvió a unir con los laterales y parte posterior, fue por una maquina pequeña, hizo el contorno y por último me aplicó crema de afeitar en esa zona para que quedara mas limpio el corte, limpió los restos de la crema, fue por la secadora, la utilizó para tirar el cabello que estaba sobre mis hombros, también echó airé sobre mi cabeza mientras pasaba una mano para quitar cabellos que hubieran quedado sueltos, la apagó la colocó en su lugar, me quitó la tira, la capa y me giró hacia el espejo, no podía creer lo corto que era mi cabello, ella pasó sus uñas por mi cabeza, se veía muy contenta, Cindy dijo: ¡me encanta tu corte!, pensé que era burla pero lo decía enserio, Melanie fue por un espejo pequeño me mostró la parte posterior y luego me preguntó : ¿te gusta el corte?
A pesar de estar sorprendido por el poco cabello que me quedaba dije: ¡sí, me gusta mucho!
Me levanté de la silla, Cindy me llevó del brazo a una pared que tenía un espejo para verse de cuerpo completo, me miré en el espejo y me comenzó a gustar cada vez mas mi corte, me tomé una foto, ella me quitó el teléfono, tomó varias fotos, luego me lo devolvió, me abrazó y me dijo: ¡perdón por la confusión, espero que no vuelva a pasar!
Ella tocó con una mano la parte posterior de mi cabeza, yo le dije: ¡no te preocupes creo que no está mal el corte!, espero acostumbrarme pronto porque me siento extraño.
Melanie se acercó, me pidió disculpas por aprovecharse de la situación me dijo: ¡aún así pienso que te vez mejor con cabello corto!, no te cobraré esta vez por dejarme utilizar una maquina sobre tu cabeza, ¡espero que a tu novia le guste y te traiga para mantener el corte!, me dió un abrazo, luego acarició mi cabeza y dijo: ¡me encanta como se siente tu cabeza!
Estaba a punto de irme cuando Melanie me pidió un favor, me dijo: ¿crees que podrías sentarte en el lugar que esperaste turno para tu corte?, aquello me dejó sorprendido pero supuse que no tenía nada de malo hacerle ese favor, así que fui a sentarme. Ella tomó una foto mía y me dijo: ¡ya tengo las 3 fotos que necesitaba!, me pidió permiso para utilizarlas y le dije que si podía utilizarlas pero que dejara pasar un día al menos para hacerlo, ella no tuvo problema con mi petición, me despedí de ambas me fui con mucha pena de que me encontrara en el camino con alguien que me conociera, por suerte no me encontré con nadie, llegué a mi casa, me metí a bañar, el agua en mi cabeza se sintió increíble, no tardé mucho en salir me preparé para salir con Mali, cuando pasé por ella a su casa llevaba una sudadera, ella se sorprendió por verme con la cabeza cubierta, le dió algo de risa pero no me obligó a que me la quitara, ella me dijo que no quería ir a alguna parte en especial, que prefería que fuéramos a algún parque y llevaramos cosas, cerca de dónde vivíamos había uno, fuimos a una cafetería, pedimos las cosas para llevar, fuimos al parque, nos sentamos en una mesa, la pasamos increíble platicando y comiendo, ella me preguntó sobre si había pasado algo con las gemelas, le dije que no, que todo había ido normal, me preguntó: ¿por qué traes cubierta la cabeza, te raparon o algo así?
Me reí, le dije: es que tengo frío, ella aceptó mi respuesta pero no pareció estar convencida del todo, estuvimos otro rato hablando y ella se pasó a mi lado, comenzamos a besarnos, ella me distrajo lo suficiente y jaló el gorro de la sudadera, me lo quitó pero tenía otro gorro debajo, ella no dejaba de reírse, luego me dijo: ¿esto es una broma?, traes otro gorro, ¡yo quiero saber lo que escondes!
La miré a los ojos, le di un beso en la boca y luego le dije: ¿me prometes que no te vas a reír?, ella se dió cuenta de que hablaba enserio, me dijo: ¡te prometo no burlarme!
Inlcliné mi cabeza hacia sus pechos, ella tomó el gorro por la parte posterior de mi cabeza y lo fue quitando lentamente, comenzó a ver que casi no tenía cabello, se detuvo, pasó sus uñas por esa parte, luego terminó de quitar el gorro, yo tenía la cara mirando hacia abajo ella me tomó de la barbilla me levantó la cara, me dió un beso y dijo: ¿que te pasó?, ¿perdiste una apuesta o lo hiciste por mi?
Le dije: ¡me confundí de gemela!, pensé que la que estaba era Cindy pero era melani, me preguntó si quería lo de siempre o quería hacerme algo para sorprenderte, le dije que no era mala idea, ella me hizo este corte, cuando casi terminaba llegó Cindy, supe que me había equicocado y tuve que dejar que terminara, Mali pasó su mano por mi cabeza, la miré directamente a los ojos y le pregunté: ¿te gusta?
Ella me sonrió, me dió un beso, me dijo: ¡no me gusta!, ¡me encanta!
No podía creer la respuesta que había escuchado así que pregunté: ¿lo dices enserio?
Ella me dijo que si, luego me dijo: alguna vez le conté que me agradaba un chico con cabello corto, ella me preguntó porqué andaba contigo entonces y le dije: ¡porque espero que algún día se anime a intentarlo!, sería genial que lo hiciera, ¡yo creo que se vería muy bien pero no puedo obligarlo!
Después de escucharla entendí todo, me alegró saber que ella no me dejaría por mi corte, luego ella acarició mi cabeza, me acostó sobre sus piernas y acarició con sus manos y con sus uñas mi cabeza, se agachó para besarme y me preguntó: ¿te pasó la uno a los lados y la 3 arriba verdad?, le dije que si, eso fue lo que ella dijo, me continuó besando y me dijo: ¿te quedarías así o te lo cortarías aún mas si te lo pidiera?
Ella no dejaba de besarme, hice que se detuviera y le pregunté: ¿entonces no te gusta o a que te refieres con cortarlo más?
Ella volvió a besarme varias veces, se detuvo y me dijo: ¡no me mal entiendas!, ¡me encanta cómo te vez!, ¡solo quería saber si estabas dispuesto a perder más cabello por mi!
Estaba tan excitado que le dije: ¡estoy dispuesto a hacer lo que te haga feliz!
Ella se dió cuenta de lo excitado que me encontraba, se aseguró que nadie nos viera, el lugar estaba solo y me bajó el cierre, ella sacó mi pene se acomodó como pudo y comenzó a chuparlo, lo succionó tan rápido y fuerte que no tardó mucho en hacer que me corriera, se aseguró de que ya no saliera nada, se quitó, sacó de su bolsa unas toallas para limpiarme, luego me puso nuevamente la cabeza sobre sus piernas, me acarició la cabeza, me sonrió maliciosamente y con voz muy sexy me dijo: ¡me encantaría verte rapadito!, ya viste lo que puedo hacer a cambio de el corte actual, ¡imagínate lo que puedo hacer si dejas que te rapen!
Le pedí un beso, ella me lo dió y le dije: ¡mañana mismo cumplo tu capricho!
Ella me miró, seguía con la sonrisa maliciosa, me dijo: ¡para que esperar hasta mañana si podemos cumplirlo hoy aún!, me sorprendía mucho su determinación, le dije: ¡ya está cerrado a esta hora!
Ella se rió, sacó su teléfono, hizo una llamada, colgó y me dijo: ¡pensé que era mas tarde!, ¡podemos ir ahorita mismo si quieres!
Tenía un poco de miedo pero le dije: ¡vamos entonces si quieres!
Ella se levantó muy rápido, me ayudó a levantarme, tomó su bolsa y me llevó del brazo, no tardamos mucho en llegar a la camioneta, ella me quitó las llaves, me subí bastante desconcertado y cuando ella encendió la camioneta le pregunté: ¿sabes manejar?
Su respuesta fue: ¡claro, me enseñó mi papá hace mucho y de vez en cuando me prestan algún vehículo en el trabajo!, comenzamos a avanzar, iba muy nervioso por mi camioneta pero perdí los nervios al poco rato, manejaba mucho mejor de lo que esperaba, le dije: ¿puedo saber a dónde iremos?, ella me sonrió y dijo: ¡ya estamos muy cerca, tú tranquilo!
Tuve que esperar hasta que llegamos a nuestro destino, ella estacionó la camioneta, me pidió que entrara con la sudadera y el gorro, me los puse, me bajé de la camioneta y fui detrás de ella, estaban terminando dos cortes cuando entramos, Mali saludó amablemente, yo también y nos sentamos, Mali se veía ansiosa, yo estaba nervioso, y en poco tiempo quedaron libres los dos lugares, las gemelas preguntaron si ambos queríamos cortes, Mali se levantó y dijo: ¡vengo para reclamarle a Melanie por lo que le hizo a mi novio!
Melanie se sorprendió al escucharla, le dijo: ¡perdón por dejarlo así, pensé que te gustaría!, de verdad me da mucha pena no dejar satisfechos a mis clientes, ¡te pido una disculpa y te prometo no volver a hacer nada parecido!
, Cindy no dejaba de reír, le tomó una foto y dijo: ¡esto se queda para el recuerdo hermana! Melanie y yo estábamos desconcertados, Cindy dijo: ¡jamás había visto a Lani tan mal!, ojalá le sirva de lección antes de cortarle la melena a alguien. Melanie quería llorar, Mali la abrazó y le dijo: ¡es una broma, perdóname guapa!, no pensé que fuera a salirme tan bien mi actuación, ¡te pido una disculpa!, para mostrarte que era broma te quiero pedir un favor pero no sé si después de lo que hice vas a querer hacerlo, Melanie parecía estar un poco mejor y con voz algo cortada dijo: ¿cual es el favor que necesitas?
Mali le dijo sonriente: ¡quiero pedirte que rapes a mi novio!
Cindy dijo: ¡wow!, ¿no estás hablando enserio verdad?
Melanie preguntó: ¿es una broma o lo dices enserio?
Mali le dijo: ¡hablo enserio!, ¡puedes raparlo por favor!
Melanie entendió que hablaba enserio, me volteó a ver y dijo: ¿tienes algún problema con lo que ella me pide?
Negué con la cabeza, Mali preguntó: ¿entonces si puedes raparlo?
Melanie sonrió y dijo: ¡me vas a hacer llorar con tantas emociones pero, ¡claro que si quiero hacerlo!, desde la primera vez que entraron he querido hacerlo pero no pensé que pasaría algún día, Mali me llevó del brazo a la silla,Melanie la giró, me sentaron me quitaron la sudadera, luego el gorro y los reemplazaron por una tira alrededor de mi cuello y una capa blanca, Cindy se preparó para tomar fotos mientras Melanie iba por la maquina, me preguntó: ¿estás seguro de lo que me pidieron?, mi respuesta fue: ¡sí, estoy seguro de que quiero complacer a Mali!
Melanie dijo: ¡perfecto, me agrada escuchar esas palabras!, puso un peine en la maquina, se paró a mi lado derecho, puso una mano en mi nuca, con la otra sostenía la maquina, la encendió, el zumbido hizo que me diera un escalofrío, puso la maquina sobre mi frente y dijo: ¡voy a disfrutar mucho esto!, la maquina comenzó a cortar el poco cabello que me quedaba mientras Lani la deslizaba lentamente hacia atrás, podía ver su cara llena de felicidad, ella siguió dando pasadas hasta que se dejó de ver mi oscuro cabello y solo se veía una sobra, Lani le preguntó Mali: ¿esto es suficiente o lo querías aún mas peladito?
Yo me sentía excitado, Mali acarició mi cabeza y dijo: ¡yo lo quiero coquito coquito por favor!
Lani dijo: ¿segura que lo quieres coquito?, Mali dijo: ¡sí, así lo quiero!
Lani quitó la protección de la maquina, comenzó a deslizarla desde la base de mi cuello hasta la coronilla, dió varias pasadas hasta que casi desapareció la sombra de mi cabello, ella cortó detrás de mi oreja, luego siguió con ese lado, terminó, se pasó a mi lado derecho, repitió todo el proceso hasta que solo faltaba la parte superior, antes de empezar me sonrió y dijo: ¡espero que esto valga la pena amigo!, ¡me agrada mucho haber atinado a que te quedaría bien!, ¡pero aún así espero que valga la pena!, comenzó a deslizar la maquina por arriba a la derecha, la llevaba hasta atrás, tuve una erección con la primera pasada, por suerte no se notó, Mali dijo: ¡yo haré que valga la pena amiga por eso no te preocupes, Lani fue dando pasadas mientras poco a poco movía la maquina mas a la izquierda, dió la última pasada y luego pasó la maquina por toda la cabeza para asegurarse de no dejar nada, apagó la maquina, fue por algo al mueble regreso, acarició mi cabeza y luego me empezó a aplicar crema de afeitar por toda la cabeza, preparó la navaja, se paró detrás de mi, deslizó la navaja por primera vez, vió a Mali un poco sorprendida y dijo: ¿dijiste que lo querías coquito, coquito verdad?, Mali le respondió: ¡sí, eso dije!
A mi me estaba agradando la sensación de la navaja afeitando mi cabeza, Cindy dijo: solo para aclarar, ¡coquito, coquito es para nosotras dejar la cabeza suavicita!, por eso Lani lo está afeitando, no te asustes amiga, Mali dijo: ¡ah, ya entiendo, pensé que era pasarle la maquina sin la protección!
Lani estaba afeitando detrás de mi oreja pero pudo decir: ¡pensé que sabías que lo afeitaría, espero que no ten moleste, aunque parece agradarle a tu novio!, cindy confirmo lo que dijo Lani diciendo: ¡lo está disfrutando y pensé que lo odiaría!
Mali vió mi cara y dijo: ¡tienen razón, no parece molestarle para nada!
Lani siguió afeitando, le faltaba la parte superior, lo hizo lentamente y volvió a repetir el proceso, terminó con la segunda pasada y dijo: ¡ya solo falta una cosa!, fue por una crema, la aplicó en toda mi cabeza, me quitó la tira y la capa, luego tomó mis manos y dijo: ¿que tal se siente?, me había quedado muy suave la cabeza, no podía creerlo y Mali dijo: ¿la crema le quitó lo brilloso a su cabeza!

Lani dijo: ¡sí, no me gusta que la cabeza quede brillando!, Mali dijo: ¡yo pensaba que el brillo era por otros motivos pero me agrada que le aplicaras la crema!, tengo otra duda, ¿habías rapado a alguien alguna vez?
Lani le dijo: ¡solo a una chica!, desde que terminamos de estudiar para esto no había tenido oportunidad, por desgracia no vienen muchos hombres con nosotras y los que vienen no quieren hacerse cortes cortos y las pocas veces que alguien se anima a raparse suele pedirle a Cindy que ella lo haga por miedo a que yo lo haga directo, son clientes de ella o perdieron apuesta y terminan por dejar su cabello en manos de ella, ¡por eso desde que nos presentaste a tu novio había deseado quitarle todo el cabello!
Después de escucharla no sabía que decir, me pidieron que sonriera, Lani posó detrás mío para que tomaran una foto, ella le pidió permiso a Mali para utilizar las fotos del primer corte y del segundo, Mali dijo que no tenía problema.
Mali me ayudó a levantarme de la silla, me llevó al espejo grande, Cindy fue a acariciar mi cabeza y dijo: ¡no tienes la forma correcta para el corte pero los rasgos si, eso hace que te veas muy bien, me encanta tu nuevo look y ojalá quieras mantenerlo para que podamos turnarnos cada que vengas!
Mali dijo: ¡pues vamos a ver si logro convencerlo!, ¡a mi me encanta pero no sé que piense él!
Yo me miré bien en el espejo y las tres tenían razón, mis rasgos se destacaban mucho al no tener cabello y también me veía algo mas doble por el entrenamiento que hacía, las tres preguntaron al mismo tiempo: ¿te gusta el corte?, no podía mentirles así que les dije que sí, Mali preguntó cuanto debíamos para poder irnos, Melanie dijo que no podía cobrar por permitirle raparme, Mali continuó insistiendo pero no la convenció, nos despedimos de ellas y cuando habíamos salido Melanie le dijo a Mali: ¡espera, llévate la crema para que no brille su cabeza!
Mali le sonrió y le dijo: ¡guardala por el momento!, ¡déjame convencerlo de mantenerlo y prometo que me la llevaré para ponérsela yo misma!
Melanie se puso contenta y le dijo: ¡tienes que lograrlo!
Mali se subió a la camioneta, luego me subí yo, ella volvió a manejar hasta su casa, en el camino no dejó de acariciar mi cabeza en cada oportunidad que tuvo, llegamos a su casa, ella me pidió que entrara, en la sala comenzamos a besarnos muy intensamente, luego ella dijo: ¡vamos a mi cuarto, te compensaré por cumplir mi fetiche!, la cargué hasta su cuarto, tuvimos relaciones, ella adoraba mi cabeza suave, me dijo: ¡por favor tienes que mantenerla así!, ¡haré lo que tu me pidas!
Terminamos el primer round, estábamos acostados, ella me preguntó si yo quería que hiciera alguna cosa especial para estar a mano por dejarme rapar, le dije que así estaba bien, en el segundo round terminé sentado en la orilla de la cama ella se sentó sobre mi pene para penetrarla y cuando ya casi se mojaba tuve una idea, le dije: ¡si quiero que hagas algo por mi!, le mordí levemente las orejas, ella no aguantó mas y soltó todo lo que tenía, no le permití levantarse hasta que acabara, cuando terminó me tiré con cuidado hacia atrás con ella, tuve suerte de seguirla penetrando, ella preguntó : ¿que quieres que haga?, me dió pena decirle, solo logré lamer su cuello y le dije: ¡quería que te corrieras para mi!
Me pidió que fuéramos al baño, se sentó en la taza, me pidió que me sentara y comenzó a masturbarme mientras daba mordidas en mi oreja y lamía mi cabeza suave: me dijo: ¡dime lo que querías que hiciera!, ¡dime lo que querías!, alcanzó el papel , volvió a decir: ¡dime que se te ocurrió, dime!
Justo a tiempo ella puso el papel para que no tirara mi semen en el piso, fue la mejor masturbación que me habían hecho en la vida, ella dijo que algún día me sacaría la verdad de lo que quería pedirle, ambos coincidimos en que fue la mejor forma de celebrar nuestro aniversario, me quedé a dormir en su casa, al siguiente día ambos nos fuimos a trabajar y por la noche quedamos de vernos para cenar, ella se había puesto una sudadera con gorro, me llevo a su cuarto, yo le quité la sudadera, ella tenía otro gorro, tuvimos relaciones sin quitarse el gorro, pero cuando tocó que ella se sentara sobre mi me pidió que le quitara el gorro, se lo quité desde la frente hacia atrás mientras la pentetraba y me pidió que descubriera su nuca, moví el cabello a los lados y vi que estaba rapada, le dije: ¿te rapaste la nuca?, ella pausó su placer por un momento y me preguntó¿ no era esto lo que querías?
Le dije: ¡sí , pero no esperaba que si te raparas!, ella se puso muy feliz y dijo: ¡comienza a lamer antes de que me arrepienta cariño! Le di las gracias, comencé a lamer su nuca mientras continuaba penetrándola, ella se corrió de forma increíble, jamás la había visto así, terminó, se safó,,, dió media vuelta me besó, me tiró sobre la cama me arrastró a la orilla y comenzó a darme una mamada, estaba empezando, se detuvo y dijo: ¡y para que no se te olvide nunca!, ¡no de rapé cariño!, ¡estoy afeitada!, continuó con la mamada,yo entendí lo suave que estaba su nuca y me corrí en su boca de forma brutal, ella esperó hasta que terminara, me limpió y nos quedamos dormidos.
Al siguiente día ella me dijo: ¿te seguirás quedando coquito para mi?, pregunté si ella me daría sorpresas iguales a la de la noche anterior, ella dijo: ¡claro que si!, si tu te quedas coquito yo hago lo que quieras!
Acepté el trato y tuvimos muchos juegos divertidos, ¡equivocarme de gemela fue lo mejor que me pudo pasar!



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016