3516 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 2.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

una apuesta pedida en el gym by FCM Historias


Hace un tiempo empecé a entrar en mi etapa de ponerme a entrenar, me costó mucho lograr ir continuamente a entrenar pero cuando lo estaba pensando en dejarlo, comencé a ver que estaba obteniendo algunos resultados y fue mucho mas sencillo continuar después de aquello. Cuando comenzaba a obtener resultados conocí a una chica llamada Melanie, ella era de test blanca medía aproximadamente 1.70m, tenía el cabello rubio, era de ojos azules y estaba en proceso de conseguir un cuerpo soñado, ya estaba muy bien pero se veía que tenía ganas de ponerse mejor, nos conocimos en una ocasión que ella ocupaba quitar algunos discos que yo había dejado en la maquina que ella ocuparía, le ayudé a quitarlos, luego nos presentamos y poco a poco nos fuimos haciendo buenos amigos, ella estaba fuera de mi alcance o al menos eso era lo que yo pensaba, soltamos entrenar a la misma hora así que aquello me sirvió para estar cerca de ella, yo tenía mi cabello algo largo, a ella parecía llamarle mucho la atención, cada que me saludaba jugaba mi cabello con su mano, también cuando se despedía solía hacer lo mismo, fue tomando confianza y en ocasiones llegaba a jalarme del cabello cuando me veía descansando,, yo pensé que podía ser un buen juego así que en una ocasión en la que ella terminó de depositar la barra en el rak después de hacer sentadillas, fui, me paré detrás de ella y tiré de su cabello, ella estaba muy sorprendida, pensé que se molestaría por lo que hice pero solo me dijo: ¡maldito, pagaras por lo que hiciste!, aquello no lo dijo de forma que pareciera molesta, parecía que le había gustado que lo hiciera, se volvió un juego recurrente hasta que ella lo llevó al siguiente nivel, un día en el que yo realizaba presss de banca llegó a pararse detrás mientras yo realizaba mis repeticiones, ella tenía una sonrisa maliciosa y logró ponerme nervioso, casi se me cae la barra encima pero ella intuyó muy bien lo que estaba a punto de pasar y me ayudó a regresar la barra al ra, dijo que acababa de encontrar una manera de motivarme a mejorar, me jaló del cabello y dijo, cada que te vea haciendo esto vendré a pararme aquí, si no logras las repeticiones te jalaré tu cabello, no pensé que fuera mala idea pero por desgracia ella era mucho mejor para ese juego que yo, ella me solía dar muchos jalones al encontrarme distraído, yo muy rara vez lo conseguía, ella comenzó a decirme que tenía que cortarme el cabello si quería dejar de sufrir, la verdad si estuve cerca de hacerlo para evitar aquella tortura, un día ella vió que al hacer Press banca metí menos peso y decidió aprovechar su descanso para ir a jalarme del cabello, casi me mata pero por ser menos peso pude aguantar y regresar la barra, a ella le divertía mucho, yo aguantaba bastante bien y no había problema con aquellos juegos.
Un día llegué a entrenar pero ella no estaba, supuse que habría tenido problemas para llegar, calvez mas tarde terminaría llegando, terminé de entrenar pero no se apareció en ningún momento, camino a mi casa le mandé un mensaje para ver si estaba bien, ella me dijo que había ido de compras, por eso no había llegado pero al día siguiente estaría ahí, me dijo: yo sé que extrañaste mis jalones de cabello, ¡pero prepárate para mañana¡, extrañé nuestro juego, así que ¡pienso desquitarme mañana!
Aquel mensaje me hizo tocar mi cabello involuntariamente cómo si de verdad hubiera extrañado recibir aquellos jalones, me fui a descansar pensando en que tal vez tenía alguna oportunidad con ella.
Al día siguiente llegué a entrenar pero ella aún no estaba, me puse en marcha con mi entrenamiento,, después de hacer una serie de sentadillas deposité la barra, al dar unos pasos atrás escuché un hola,¿me extrañaste?, seguido de un jalón en el cabello, me puse muy contento de escuchar aquellas palabras y cuando voltee para saludar a Lani me llevé una gran sorpresas había cambiado el look, traía cortado su flequillo arriba de las ceja,, me quedé con la boca abierta al verla, ella me sonrió y dijo ¡espera, aún no lo vez todo, me daré la vuelta!, ella solía tener el cabello por debajo de sus nalgas pero ahora lo llevaba casi a media espalda, un poco mas abajo quizas, se volvió a dar la vuelta y dijo: ¡que te parece mi nuevo look!, ¿te gusta?
Mi cara lo decía todo, no tenía palabras para decirle, ella dijo: ¡lo tomaré cómo un sí!, yo recuperé el habla para decirle: ¡te vez increíble!, ¡me encanta tu nuevo corte!
Ella se puso muy contenta, me dió un jalón de cabello y dijo: ¡apúrate con tu rutina flojo!, solo sonreí, me di la vuelta y ella dijo: ¿cuando cortamos el tuyo?, le respondí: ¡no lo sé, déjame pensarlo!, ella solo me dijo: ¡Está bien, ¡pero piénsalo bien eh!,
Yo continué con mi rutina, la esperé a que terminara, le ofrecí llevarla su casa, ella aceptó, llegamos a su casa, ella me dió las gracias por llevarla, cuando tenía la puerta de mi camioneta abierta y estaba a punto de bajarse, tomé el valor para decirle: ¿cuando me aceptas una salida?, ella me sonrió y dijo: lo siento mucho cariño,¡pero yo no salgo con niñas de cabello tan largo!, se despidió y se bajó de la camioneta, yo me fui pensando muchas cosas en el camino a mi casa. En el camino estuve tentado a bajarme en una peluquería pero no tuve el valor para hacerlo.
Al siguiente día ella jugó mas que nunca con mi cabello, pensaba que me dejaría de hablar por lo sucedido la noche anterior pero no era así, también pensé que tal vez lo que me dijo era para no aceptarme una salida pero me lo dijo de otra manera para no hacerme sentir ma, continué con nuestro juego pero con su nuevo corte ya no lograba jalarle casi nunca, el flequillo estaba muy corto y era el lugar que mas solía lograr alcanzarle, ella bromeó que si me hacía un corte evitaría aquella tortura pero lo tomé como broma.
Pasaron varios días hasta que decidí invitar a salir por segunda vez a Lani, ella se rió un poco y me dijo: ¡yo no salgo con niñas de cabello largo!, ella notó mi cara de decepción y me dijo: pero no te sientas mal, ¡déjame pensarlo un poco y te doy una respuesta!, aquellas palabras me devolvieron la alegría y pensé que si había una esperanza de que saliera conmigo.
Al siguiente día ella llegó mientras yo había empezado con mi entrenamiento, esperó a que terminara la serie que estaba haciendo para poder saludarme, cuando terminé me saludó, luego me sonrió, acarició mi cabello sin jalarlo y me dijo: ¡te tengo una noticia!, ya pensé en lo que me dijiste ayer, tengo una propuesta, ¡aunque no sé si te valla a gustar!
Tenía tantas ganas de salir con ella que intenté fingir que no tenía tanto interés pero le pregunté: ¿qué se te ocurrió?
Lani me dijo: mi propuesta es la siguiente, tienes que lograr una cantidad de repeticiones con el peso que yo elija, si consigues esa cantidad en 2 ejercicios que elija ¡yo saldré por primera vez con alguien de cabello largo!, aquello no pareció bien pero me quedaba una duda, así que le pregunté: ¿y si no consigo hacer las repeticiones que pasaría?
Ella me sonrió y dijo: si pierdes, ¡te tienes que cortar tu cabello como yo quiera!
Le pedí tiempo para pensarlo, ella fue a comenzar su rutina, yo me quedé pensando en que tenía mas probabilidades de ganar que de perder, pensaba que ella no sabía que pesos cargaba en mis ejercicios, por lo que saldría ganando y no perdería mi amado cabello. Terminé mi entrenamiento, me quedé a esperarla para darle mi respuesta, mientras ella estaba haciendo sentadillas yo me quedé parado en el rak para verla, ella solo me sonreía y comencé a pensar en que ella no estaría a mi alcance normalmente o al menos esa era mi impresión, yo era demasiado tímido pero ella lograba que yo me soltara mucho y por último pensé que solo tendía que ganar la apuesta para obtener lo que tanto quería. Ella terminó con sus series de sentadillas y me dijo: veo en tu cara que me quieres decir algo, creo que sé de que se trata pero tienes miedo de decirlo, ¿me llevas a mi casa y me dices en el camino o tienes otros planes?
Me sorprendió mucho lo directa que ella podía ser pero eso era una de las cosas que mas me gustaba de ella así que le dije: ¡me agrada tu idea!, no tengo otros planes, ¡y me encantaría llevarte a tu casa!
Salimos de gimnasio y nos subimos a mi camioneta con rumbo a su casa, ya que habíamos avanzado un poco ella tomó la iniciativa, me preguntó ¿ya pensaste en mi propuesta o quieres mas tiempo para pensarlo?, yo solo sonreí, estaba un poco nervioso pero le logré decir: ¡pareces bastante ansiosa por mi respuesta, ¡y no necesito mas tiempo para pensarlo, de verdad me interesas mucho, así que si quiero hacerlo!
Ella se puso contenta pero dijo: ¿estás completamente seguro?, ¡podrías perder todo ese bonito cabello que tienes si llegas a perder!
Mi respuesta fue: ¡sí, estoy seguro!, sé que puedo llegar a perder, ¡pero estoy seguro de que no va a ser así!, ella pareció satisfecha con mi respuesta y dijo: ¡perfecto!, ¡ya quiero que pierdas para ver caer ese bonito cabello de tu cabeza!
Llegamos a su casa y antes de bajarse, Lani me dijo: ¿entonces mañana te veo para empezar con la apuesta?, mi respuesta fue: ¡sí, mañana te veo para ganarte!, ella me sonrió, acarició mi cabeza, luego se bajó y se despidió. Me fui para mi casa pensando en que tal vez había cometido un error al apostar pero sabía lo que quería y ¡no podía perder!

Aquella noche dormí mejor que nunca, fui a trabajar con mucha alegría y cuando se acercaba la hora de ir a entrenar recibí un mensaje de Lani que decía: ¡espero que ya estés listo! Ya quiero que sea la hora de entrenar para que pierdas, llegaré a la hora de siempre y ¡espero que notes la sorpresa que te llevo para motivarte!, nos vemos en un rato mi futuro chico bzzzzz bzzzzz.
Aquel mensaje me sorprendió, me hizo saber que ella quería pasar una maquina por mi cabeza si perdía, a mi nunca me habían cortado con una maquina, mi cabello ya medía unos 20cm de largo y aquel mensaje hizo que fuera mucho mas motivado porque no quería sentir una maquina en mi cabeza, ¡me daba mucho miedo!
Llegué al gym con muchas ganas de entrenar, comencé con mi primer ejercicio, después de la primera serie miré para ver si llegaba Lani, no había señales de ella, seguí con mis series y al terminar con ese ejercicio vi que venía entrando Lani por la puerta, desde lejos la noté diferente, ella se acercó para saludarme, andaba muy sonriente, llevaba ropa nueva para entrenar, se veía muy sexy, pude darme cuenta de que la otra ropa que solía llevar no dejaba ver bien los resultados de su entrenamiento, se veía mejor que nunca, le solté un cumplido, ella lo tomó muy bien me dijo: ahora me haré para atrás y a ver si te das cuenta de todo, se alejó unos pasos se giró y cuando me volvió a voltear a ver le dije: ¡me encanta tu corte! , ella se había vuelto a hacer el corte que me había vuelto loco la última vez, no había prestado atención al tiempo que había pasado desde que se lo hizo Poor primera vez, después de decirle que me encantaba su corte me dijo: ¡si lo notaste!, espero que esto te motive en el sentido de que no te guardes nada sabiendo bien cual es el premio si ganas, ¡no quiero cortar ese cabello sin que tengas toda la motivación necesaria para darlo todo! Aquellas palabras me alegraron mucho y estaba decidido a no perder. Le di las gracias por la motivación, ella me explicó que ese día el ejercicio que tendría que hacer era el Press banca, estaba planeado en mi rutina así que no habría problema, ella me dió el peso que debía cargar, yo me quedé sorprendido de que supiera cuanto peso solía cargar, y me dijo: van a ser tres series, tienes que sacar 11 repeticiones con ese peso, le dije que estaba perfecto, nunca había logrado esa repeticiones con el peso que ella me dijo pero no me iba a mostrar asustado en ese momento, le dije que dejaría ese ejercicio para el final, así ella podría contar las repeticiones y todo sería mas legal, ella aceptó mi propuesta y se alejó para empezar a entrenar. Anduve bastante pensativo mientras realizaba mis ejercicios, parecía que me estaba empezando a querer echar hacia atrás con nuestra apuesta pero algo dentro de mi me decía que no lo hiciera, que si podría lograrlo, decidí no cargar tanto en los otros ejercicios para llegar mejor al último ejercicio.
El tiempo pasó mas rápido de lo que yo pensaba, de pronto Lani llegó por detrás y me dijo: ¿ya estás listo para empezar?, le dije que si, ella me ayudó a cargar la barra, dijo que no quería nada de trampas, a mi solo me hizo reír con eso y acomodé el banco para empezar, me senté en el banco para mentalizarme, Lani se paró frente a mi, se paró de una manera muy sexy, luego se me acercó me acarició el cabello y me dijo: ¡espero que puedas lograrlo, sería una pena que perdieras este cabello desde ahorita!, la miré a los ojos con algo de furia, ella lo notó, me sonrió y le dije: ¡párate detrás y comienza a contar!, ella me dijo: ¡espera, espera!, mientras corría detrás del rock por si ocupaba ayuda. Me puse en posición, tomé la barra muy fuerte y la saqué para comenzar,, en mi mente solo pensaba en llegar a 13 repeticiones para no fallar, siempre había sacado 8 o 9 repeticiones, iba en la 9 cuando vi la sonrisa de Lani, me motivé lo suficiente con su sonrisa para sacar 12 repeticiones, ella me ayudó a colocar la barra y cuando me levanté me acarició la cabeza, me dijo: ¡muy bien, te faltan 2 series mas para salvarte y tener tu premio!, ella me pasó un bote de agua, tomé un poco y esperé un poco para la segunda serie, cuando ya casi estaba listo Lani se frente a mi, jugó con su cabello mientras yo la veía, luego se acercó, me jaló el cabello y dijo: ¡apúrate con la siguiente serie, ya quiero que pierdas!, vió mi cara de coraje y salió @corriendo a ponerse detrás del rak para ayudarme si lo necesitaba, me puse en posición tomé la barra y le dije: ¡vas a perder guapa!, ella me sonrió sorprendida y comencé con la segunda serie, me motivaba mucho ver su sonrisa aunque esta serie me costó mucho mas, iba en la repetición 8 cuando pensé que no llegaría, ella empezó a sonreír maliciosamente mientras logré sacar la 9, parecía que no llegaría, la 10 salió con mucho esfuerzo, Lani dejó de verme como si me estuviera diciendo, no podrás lograrlo, devolví la barra al rak después de la 10, Lani dijo: ¡5 segundos o ya no contará la serie!, aquellas palabras resonaron en mi cabeza y logré acomodarme para sacar la barra, hice 2 repeticiones y regresé la barra con su ayuda, ella me felicitó, me pasó el bote de agua y mientras tomaba agua dijo: ¡estuviste muy cerca de que esto fuera mío!, me lo dijo mientras jugaba con sus manos mi cabello. En mi mente pasaba la idea de que no lograría la siguiente serie, Lani se paró frente a mi, trató de movivarme pero veía mi cara de que sabía que no lo lograría, ella fue hasta mi, acarició mi cabello, luego se dió media vuelta se sentó en mis piernas, mi pene se rozó contra el pants que le cubría las nalgas, ella se dió cuenta de que se había pasado un poco, se levantó rápidamente, me miró me tomó con sus manos de la cabeza y se acercó para hablarme al oído, aquello pareció encenderme mucho y me dijo: ¡enserio vas a perder de esta manera!, pensaba que darías mas pelea pero,¡si eres la niña de cabello largo con la que no saldría!, me vió muy molesto y me dijo: ¡demuéstrame que quieres salir conmigo, no quiero quitarle el cabello a una niña!, mi mirada había cambiado por completo y le dije que se fuera detrás del rak, ella se fue a su posición, yo me acomodé para empezar, y al sacar la barra le dije: ¡vas a perder!, ella me sonrió maliciosamente mientras yo hacía la primera repetición, me empecé a cansar mucho al ir en la 7, llegué la 9 pero no podría bajar la barra para otra mas, la regresé al rak, ella me dijo 10 segundos par que cuente, dejé pasar los segundos, ella terminó de contar, me pasó el bote de agua empezó a jugar con mi cabello, luego se sentó sobre mis piernas mirándome y cuando estaba por decirme que había perdido le dije: ¡dame un último intento porfa!, ella me sonrió y dijo: ¡adelante, puedes intentarlo pero yo sé que este cabello ya es todo mío!, ella se paró, caminó detrás del rock, yo me preparé para empezar, ella se agachó y me dijo: ¡me agradaba la idea de salir contigo pero no se va a poder!, ella vió la rabia de mi impotencia y se levantó, yo tomé la barra, la saqué del rak y comencé con las repeticiones, jalaba todo el aire que podía para tratar de facilitar las repeticiones, llegué a la 9 y deposité la barra, ella dijo que tenía 5 segundo para intentarlo, tomé la barra antes de ese tiempo, respiré profundo bajé la barra al pecho, parecía que no la subiría, Lani se disponía a ayudarme y cuando tocó la barra le hice un gesto con la cabeza de que no lo hiciera, ella pensó que estaba loco pero empecé a empujar la barra hacia arriba, solté el aire de golpe y saqué la repetició, ella se sorprendió un poco, y le dije como pude: ¡vas a perder!, ella me miraba sonriente, bajé la barra respirando profundo y con toda mi alma comencé a empujarla de vuelta, hacia arriba, me quedé a la mitad de camino, la barra volvió a bajar sobre mi, volví a empujar con todo y hasta casi grité por el esfuerzo, vi que la barra pasaba de la mitad del camino y me puse muy duro y logre que la barra terminara de subir, Lani reaccionó rápido para meter las manos, me ayudó a regresar la barra, pensaba que me desmayaría del esfuerzo, Lani se dió la vuelta, me ayudó a levantarme del banco, y. Me preguntó: ¿estás bien?
Yo comencé a reír de manera nervios y le dije: ¡te dije que perderías!
Ella me dijo: ¡eres un tonto!, me asusté un poco de que te fueras a lastimar, pero te tengo malas noticias, ¡aún no ganaste!, ¡te falta una segunda parte por superar¿
Puse cara de sorprendido y ella ¡yo te dije que serían 2 ejercicios! De momento tu cabello se queda en tu cabeza pero ya veremos para la próxima…

Después de aquellas palabras de Lani solo podía pensar en que terminaría saliendo con ella, fuimos a tomar nuestras cosas, antes de despedirnos de quien estaba atendiendo me di cuenta de que el lugar estaba vacío, no me percaté antes de que ya éramos los últimos en aquel lugar, salimos del gym, Lani me dijo que si la podía llevar a su casa, muy contento le dije que si, en el camino a su casa ella me habló de lo sorprendida que estaba de que hubiera logrado las repeticiones, luego me acarició el cabello y me dijo que no sería mala conmigo, que esperaría a la siguiente semana para la otra parte de la apuesta, ella suponía que estaría algo cansado cómo para intentarlo al día siguiente, yo le pregunté que ejercicio sería, ella me sonrió y dijo: ¡sentadillas!, esperé un poco para responderle y le dije: sé que estoy fundido de los brazos pero si va a ser un ejercicio con las piernas,¡yo creo que puedo intentarlo!
Ella se quedó pensando, me miró algo seria, luego me preguntó: ¿estás seguro de lo que dices?
Mi respuesta fue bastante rápida: ¡si estoy seguro… estoy seguro de que quiero terminar con esto lo antes posible y obtener mi premio!
Ella me dijo: me agrada tu determinación, no puedo negarte que yo también quiero acabar con esto pronto, ¡y si eso es lo que quieres, yo no tengo problema de que pierdas tu bonito cabello!
Llegamos a su casa, ella se estaba bajando de la camioneta y de pronto tuvo un arrebato, se subió rápidamente, se estiró y me dió un beso en la mejilla, aquello me sorprendió mucho, nunca antes lo había echo y se despidió de mi con una gran sonrisa, le devolví la sonrisa, ella cerró la camioneta, esperé a que se metiera a su casa y arranqué con destino a la mía, aquella noche sabía que dormiría muy bien, antes de acostarme le mandé un mensaje que decía: ¡ya quiero ganar para salir contigo!, después de mandar el mensaje me dormí…
Al día siguiente desperté, me metí a bañar para ir al trabajo y cuando iba en el camino aproveché un semáforo para revisar mi teléfono, tenía un mensaje de Lani que decía: ¡tengo que admitir que de verdad quiero que pierdas pero creo que tampoco sería el fin del mundo si yo perdiera!, espero que pase lo primero y recuerda que si pierdes escucharas un hermoso bzzzzzzz bzzzzz por tu cabeza.
Le respondí el mensaje con un: ¡nos vemos al rato para cobrar mi premio!
Ese día fue algo pesado en en trabajo, pero pensé que podría aprovechar eso para ir con más ganas a desquitarme en el gym y de paso ganar mi apuesta de que podía lograr hacer las repeticiones que Lani me pidiera. Recibí un mensaje de ella que decía: ¡ya estoy lista para quedarme con tu cabello!, ¡creo que llegaré temprano, tengo muchas ansias de que pierdas!
Me quedé algo sorprendido pero le dije: ¡no hay problema!, ¡ya ando listo para ganarte!
Me terminé de cambiar me fui con rumbo al Gym, en el camino recibí un mensaje de Lani que decía, yo quería llegar temprano pero tuve unos contratiempos, no sé que tanto tardaré en llegar, por aquí cuesta encontrar un poco el transporte.
Le dije: ¿quieres que valla por ti?, ella respondió con un: wow, ¿lo dices enserio?, ¡estaría genial si pudieras hacerlo!
Desde que mandé el mensaje ya iba para su casa, así que tardé unos 2 minutos en responderle y le dije: ¡ya voy hacia tu casa!, ¡hablaba muy enserio!
Tardé unos minutos en llegar hasta su casa, cuando le marcaría para avisarle que ya estaba ahí, vi un mensaje de voz que no había revisado por apurarme en llegar a su casa, el mensaje decía: ¡wow, no puedo creer que deseas tanto perder que vienes por mi!, espero que no tardes mucho en llegar, estaré atenta para cuando vengas, ¡te prometo no ser muy mala contigo!
Después de escuchar el mensaje me empecé a reír, estaba a punto de marcarle cuando entró otro mensaje de voz en el que ella imitaba el zumbido de una maquina de cortar cabello, la verdad el sonido le salía muy bien y al final del audio me decía espero que te agrade mi forma de tortura, ¡estoy muy ansiosa por ganarte!
Terminé de escuchar el audio y no dejaba de reír, estaba muy torpe así que le pedí con la voz al iPhone que le marcara. Cuando ella contestó sonaba muy contenta, yo me estaba riendo y le dije: ¡ya estoy afuera!, ¡vámonos!,
Ella me colgó y no tardó mucho en salir, se subió a la camioneta, me saludó, nos fuimos rápidamente al gym, en el camino ella no dejaba de jugar con mi cabello, hacía sonidos de la maquina y otras cosas, yo me empecé a poner nervioso y me entró el miedo de perder!
Llegamos al gym, entramos, ella me pidió que dejara las sentadillas para el final, yo no tuve problema con eso, me puse a hacer otros ejercicios, terminé y esperé a que ella terminara, todo parecía alineado para que nadie presenciara si yo perdía, pero eso no estaba en mis planes, mientras cargábamos la barra con el peso que ella quería, las personas que quedaban se fueron llendo del lugar, la barra estaba cargada, ella me dijo que debía hacer 11 repeticiones on ese peso, normalmente hacía unas 7 o 8 repeticiones con ese peso pero se trataba de dar el máximo, así que decidí intentarlo.
Lani se paró detrás de mi a una distancia prudente, yo fui a sacar la barra y comencé con la primera serie, cuando llevaba 8 repeticiones las piernas me empezaron a temblar, logré la 9, la 10 salió muy forzada, Lani se acercó mas y me dijo que estaría atenta si quería intentar la 11, me tomé unos segundos, respiré profundo mientras bajaba y me costó mucho subir, ella siguió muy atenta y me ayudó a colocar la barra en el rak, fue por el bote de agua me lo pasó y me dijo: ¡creo que bajaremos a 10 repeticiones para evitar algún accidente!, mi orgullo decía que no, pero terminé aceptando, descansé un poco, le dije que estaba listo, fui para sacar la barra, me puse en posición y comencé a hacer repeticiones, llegué a las 8, Lani se fue a parar al frente, me sonrió maliciosamente, con verla me bastó para motivarme a sacar la 9 y la 10 salió con fuerzas que nunca entenderé de donde salieron, Lani me ayudó para dirigir bien la barra, la acomodé en el rak, ella fue por el agua, después de tomar agua ella se paró detrás de mi, me jaló del cabello y me dijo: ¡sé que vas a perder,, no tengo problema en irnos ahora y que no hagas el intento, ¿no quiero que te vallas a lastimar!
Aquello me puso furioso pero de buena manera, quería ganar a toda costa así que la tomé del brazo, y le dije al oído: ¡prepara tu mejor ropa para tener la mejor cita de tu vida!
Ella me sonrió, fue a pararse frente al rak, me mostró su trácelo, movió su cabeza balanceando su cabello y me dijo: ¡si quieres este premio tienes que sudar y llorar sangre por él!
Antes de que se diera la vuelta fui a sacar la barra, ella se giró para ver mi primera repetición, parecía que podía hacer muchas mas de las que ella me había pedido pero en la séptima sentí que no podría bajar, me dirigí a regresar la barra, Lani se reía maliciosamente, a mi me daba mucha rabia, ella me dió agua, esperé un poco y le dije: ¡dame otra oportunidad!
Ella me respondió: ¡te doy las que sean necesarias!
Me senté en un banco que estaba cerca, me mentalicé en que no perdería mi cabello, tenía que conseguirlo, ya estaba muy cerca cómo para perder, Lani se sentó sobre mis piernas, me dijo al oído: ¿demuéstrame que me equivoco!, ¿demuéstrame que no quieres perder este bonito cabello!, luego imitó el zumbido de la maquina y logró encenderme, se dió cuenta, se levantó de mis piernas, me dirigí al rak, saqué la barra, ella se paró frente a mi, le sonreí con demencia y comencé a hacer repeticiones, no las estaba contando, sentí que ya había llegado porque las piernas ya no me daban para mas, me levanté de la última repetición, cuando me iba a dirigir a regresar la barra, Lani me dijo: ¡te falta una!, ¡vamos, vamos, si puedes! Me detuve esperé unos segundos, tomé aire, respiré profundo mientras bajaba y me quedé abajo, saqué el aire antes, miré a Lani, ella reaccionó y justo cuando solté la barra ella logró empujarla hacia atrás, no era la mejor forma para quitarme la barra pero fue justo lo que necesité para evitar un accidente, yo caí de rodillas, con las manos al frente, me sentí mareado y salió un poco de sangre de mi nariz, Lani estaba asustada, sentí que me perdí por unos segundos, Lani me ayudó a recostarme en el piso, me puso un tapón para detener la sangre, con su mano apretó sobre mi tabique, en ese momento comencé a entender nuevamente lo que pasaba y le dije a Lani: ¡tenías razón!, para obtener mi premio tendría que, ¡sudar y llorar sangre!, le sonreí, ella me dió una cachetada leve, se rió un poco y me dijo: ¡eres un tonto!
La chica que cuidaba el gym estaba cerca por si ocupábamos algo, fue hasta nosotros y dijo: ¡no puedo creerlo, casi te mueres y aún así haces un chiste después de eso!, valla que tienes nervios de acero, aunque te diré que para mañana estarás bien, ¿ya he visto cosas parecidas y no es grave!
Lani comprobó que me hubiera parado la sangre, se dió cuenta de que si, sacó una toallita húmeda, me limpió la cara y me ayudó a levantarme, me dió agua, la chica nos ofreció el baño por si era necesario, fuimos para que me lavara, me disculpé con la chica por lo de la sangre, ella dijo que no me preocupara, Lani le dió dinero por tener que limpiar algo extra, fue por nuestras cosas, me sentía débil, Lani me dejó recargarme un poco de ella para irnos a la camioneta, me subió al lado del pasajero, ella manejó la camioneta, me sorprendió que supiera manejar, ella me contó que había aprendido para ser la conductora designada de muchas salidas con sus amigas, fuimos a su casa, me sentía muy cansado, entramos y me quedé privado sobre su sillón.
Por la mañana desperté un poco desconcertado de no estar en mi casa, me llegó un olor de comida, Lani estaba haciendo el almuerzo, me preguntó cómo estaba, le dije que estaba mejor, ella se puso contenta, me pidió ayuda para terminar de preparar el almuerzo, almorzamos juntos, marqué al trabajo, tuve suerte de que me permitieran entrar un poco mas tarde, Lani dijo que tenía que irse a trabajar, no de permitió llevarla, me fui para mi casa, me bañe rápido y me fui a trabajar, cuando ya casi era la hora de salir del trabajo recibí un mensaje de Lani que decía: espero que andes bien ¿te veré en el gym o vas a descansar?
Le dije que la vería ahí, ella dijo que iría mas temprano porque tenía que hacer unas cosas pendientes. Le dije que me parecía bien, que tal vez y podría acompañarla si ella quería, quedamos de vernos Como a las 6, comí en el trabajo para no perder tiempo, me apuré y le mandé un mensaje de que pasaría por ella si no le molestaba, ella dijo que le parecía perfecto.
Llegué por ella, nos fuimos al gym, hablamos mas que nunca en el camino, nos pusimos a entrenar y ella se notaba muy enérgica, me agradaba verla así, ella terminó un poco antes que yo, fue hasta dónde yo estaba, me dijo que tenía que irse, que la disculpara, me acarició del cabello y me despedí algo decepcionado por no poder acompañarla, terminé de entrenar, fui a buscar mi camioneta pero me llevé una sorpresa, la camioneta no estaba, me empecé a preocupar, quería llorar en ese momento, de pronto me hablaron por detrás y me dijeron: ¿quieres que te lleve a tu casa,
La voz me pareció familiar, voltee mientras Lani conducía mi camioneta, se estacionó a mi altura, y me pidió que me subiera, me di la vuelta para subirme del lado del pasajero, ella no dejaba de reír, decía que mi cara de sorprendido era muy graciosa, ella iba conduciendo para un lugar que yo no conocía, decidí preguntar y ella me dijo que esperara, que ya casi llegábamos, tuve que esperar hasta que ella dijo: ¡bájate, acompáñame aquí cerca!
Tuve que acatar lo que me pedía, ella tenía mis llaves y sin ellas no me podía ir, entramos en un local pero no presté atención al letrero, me sorprendí mucho cuando entramos, y ella me descubrió los ojos, estábamos en una estética, Lani cerró la puerta con llave, salió una chica de cabello largo, test blanca, bastante alta y de buen cuerpo, me saludó y se presentó como Gabi, en ese momento Lani me dijo: ¡bienvenido a mi trabajo!
Yo no podía creer que ella fuera estilista,, comencé a mirar a mi alrededor, de un lado estaba un espejo con un mueble estilo tocador, había una silla roja de corte, del otro lado estaba una silla negra, con un mueble casi idéntico, el piso era blanco, las paredes azules, el piso blanco y el techo era rojo. Lani me vió muy desconcertado y me dijo: ¡pareces muy sorprendido!, nunca me preguntaste en que trabajaba, lamento mucho que te lo ocultara pero ¡supongo que ya sabes que hacemos aquí!
La miré directo a los ojos, le dije: ¡por favor no lo hagas!, puedo hacer cualquier cosa que me pidas, ¡pero por favor déjame ir!
Lani pareció muy sorprendida de lo que le pedí, me sonrió, bajé la cabeza para mostrarle que hablaba enserio, ella acarició mi cabello, me abrazó, me dijo que me tranquilizara, con su abrazo quedé ligeramente inclinado hacia atrás, luego sentí que algo me desequilibró, caí sobre la silla de corte, Gabi me sujetó con algo que parecían unas tiras de belcro,Lani estaba parada frente a mi, acarició mi cabello y me dijo: yo sé que no quieres cumplir con la apuesta pero ayer te quedaste a una repetición de ganar, si hubieras ganado sé que hubieras exigido tu premio, perdón por utilizar la fuerza para que cumplas, pero no creo que de otra manera hubieras accedido a venir aquí, ¡tú apostaste tu cabello y ahorita mismo me lo vas a entregar!
Tenía mucho miedo de lo que Lani haría pero ya estaba amarrado a la silla, no podía hacer nada para salirme de aquella situación, Lani me movió con la silla hasta quedar frente al espejo, fue hacia el mueble, abrió un cajón, sacó una capa blanca y una especie de tira, se dió la vuelta para mirarme y dijo: ¡estas están perfectas para resaltar tu cabello cuando caiga!, aquello me hizo sentir mucho miedo, Lani se puso detrás de mi, me colocó la tira alrededor del cuello, la ajustó, luego me colocó la capa y fue por un peine, comenzó a desenredar mi cabello, en cuanto terminó con eso tomó mi flequillo entre los dedos, sacó unas tijeras de su pantalón y lo cortó a la altura que dejara descubiertos mis ojos y dijo: ¡ahora si podrás ver el proceso del corte!, me sonrió, yo tenía unas lagrimas a punto de brotar, ella se dió cuenta, me dijo: ¡si lloras te cortaré hasta las cejas!, aquello me hizo reír un poco, me puse nervioso, ella dijo que eso estaba mucho mejor, comenzó a levantar mi cabello con una mano, con la otra cortaba con la tijera, estaba reduciendo lo largo aunque era solo para descubrir el cuello y los lados, cuando sintió que era suficiente fue por algo al mueble, buscaba lo que necesitaba me preguntó: ¿alguna vez te han cortado con una maquina?, no quería responder esa pregunta pero era muy obvia la respuesta, Gabi le dijo: ¿enserio crees que ese cabello tan bonito fue cortado alguna vez por una maquina?
Lani comenzó a reír con lo que dijo Gabi, Gabi fue hasta mi, me acarició el cabello y dijo: ¡tu cabello está muy bonito pero ya te hacía falta un corte!, ¡que bueno que perdiste la apuesta!
Lani le pidió a Gabi que se preparara para tomar fotos, Gabi dijo que estaba lista y Lani tomó la maquina, le puso un peine y se paró a mi lado izquierdo, antes de encender la maquina me dijo: ¡yo te dije que te prepararas para la maquina, espero que no te moleste lo que vas a ver!
Lani encendió la maquina, levantó mi patilla, cuando la maquina estaba zumbando a punto de tocar mi piel sentí un escalofrío, Lani espero a que se me pasara y comenzó a deslizar la maquina desde mi patilla hasta la altura de la sien, yo cerré los ojos cuando ella comenzó pero los abrí en el momento que la maquina había llegado hasta arriba, pude ver todo el cabello que caía, la mayoría terminó sobre la capa, Lani dió la segunda pasada, cayó demasiado cabello, continuó dando pasadas de ese lado, luego dobló con cuidado mi oreja, pasó la maquina por esa zona, cuando terminó con ese lado se pasó del lado derecho, repitió el proceso, no dejaba de caer cabello, Lani parecía sorprendida por la cantidad que caía, yo estaba en una especie de shock, Lani terminó con el lado derecho, se pasó a la parte posterior y colocó la maquina a la altura de la base del cuello, deslizó la maquina hasta la coronilla, Lani estaba disfrutando mucho, Gabi también y yo estaba sufriendo mucho, Lani terminó con esa parte, apagó la maquina, le cambió el peine y la volvió a encender, comenzó a pasarla por la parte posterior, la sensación era rara, la maquina se sentía ahora mas cerca de mi piel, yo quería llorar pero logré aguantarme, Lani se pasó al lado izquierdo , pasó la maquina algo rápido, luego se pasó al lado derecho, terminó bastante rápido, apagó la maquina, cambió el peine, se paró casi frente a mi, me sonrió, vió que quería llorar y me dijo: ¡tienes mucho más cabello del que pensaba!, no podía ni hablar en ese momento, ella utilizó una mano para levantar mi flequillo por la parte derecha, encendió la maquina, la pegó a mi frente y la deslizó hacia atrás, la deslizó lo suficiente para cortar el flequillo, luego puso la mano mas centrada y repitió el proceso, así siguió hasta cortar todo el flequillo con la maquina, aún quedaba algo pero no se comparaba con lo que yo tenía unos minutos antes, me empezaron a salir lagrimas sin que yo lo pudiera evitar, Lani puso la maquina en el centro de mi frente, y llevó la maquina hasta atrás, pude ver todo el cabello que caía con aquella pasada, me salieron aún mas lagrimas, Lani se detuvo, giró la silla para que no pudiera mirar y volvió a colocar la maquina sobre mi frente, la llevó hasta atrás, siguió repitiendo aquello hasta que todo quedó del mismo nivel, apagó la maquina, pasó sus uñas sobre mi cabeza, me pidió que me calmara, cambió el peine de la maquina y cortó los laterales, y parte posterior, la maquina se sentía mas cerca de mi piel que antes, yo pensaba que me quedaría sin nada de cabello, ella cambió el peine, comenzó a repetir el proceso pero sin llevar la maquina hasta arriba, cambió de peine, volvió a repetir el proceso pero llegando con la maquina mas abajo, no tenía ni idea de lo que estaba pasando, aunque la sensación de la maquina era diferente, ya no parecía tan malo lo que ella hacía, intercambió varias veces los peines de la maquina asta que dijo: ¡ya quedó esto! Me acarició la cabeza, luego puso un peine en la maquina, se paró frente a mi, me sonrió y dijo: ¡vamos por mi parte favorita!
Colocó la maquina sobre mi frente por la parte derecha, comenzó a deslizarla hasta atrás, aquello se sentía genial, ella vió que me estaba gustando y comenzó a seguir pasando la maquina pero lentamente, quería que disfrutara igual que ella, cuando terminó le preguntó a Gabi: ¿te gusta o lo rebajo mas?
Gabi le dijo que lo rebajara otro poco, Lani dijo: ¡sí, a mi tampoco me convence así!, yo en el fondo deseaba que no terminara, ella cambió el peine, pasó la maquina lentamente por toda la parte superior, yo tuve una erección que por suerte se ocultó con la capa, Lani terminó, tocó mi cabeza, se quedó pensando y dijo: ¡creo que lo cortaré mas!, al escuchar eso le dije: ¡ya déjalo así!
Lani comenzó a reírse, acarició mi cabeza y dijo: ¡tú no tienes voz ni voto!, por respondón, ¡te lo cortaré todo!, yo puse cara de que volvería a llorar, ella se reía y Gabi dijo: por mal agradecido, ¡córtaselo todo!
Aquello me hizo saber que aún me quedaba algo de cabello, Lani cambió el peine de la maquina, la puso sobre mi frente, la encendió y dijo: ¡te raparé por respondón!, pensaba que te estabas portando muy bien hasta ahora, ¡pero ya veo que no!
Yo le puse una cara de perrito triste, en el fondo quería que ella me terminara rapando, me estaba gustando mucho la sensación de la maquina en mi cabeza pero tenía que fingir que me desagradaba, Lani me dijo: ¡esa cara de perrito no te salvará de tu destino!, me sonrió y comenzó a deslizar la maquina por la parte superior de mi cabeza. Cada pasada se sentía mejor que la anterior, me di cuenta de que la maquina no cortaba mucho cabello o al menos esa era mi sensación, Lani seguía disfrutando, terminó de pasar la maquina, acarició mi cabeza, cambió el peine de la maquina, yo quería que pasara la maquina nuevamente pero ella comenzó a utilizar la maquina para unir la parte superior con los laterales y parte posterior, luego fue cambiando los peines de la maquina para asegurarse de haber dejado bien todo, por último volvió a pasarme la maquina arriba, lo hizo muy lentamente y me dijo: ¡tienes cara de no estar disfrutando pero yo sé que te encanta lo que estoy haciendo!
Ella tenía razón pero no quise admitirlo, Lani terminó, le pidió a Gabi que le pasara algo, Gabi lo fue a sacar del mueble, luego fue hasta mi, me lo colocó, me cubrió los ojos con lo que parecía una especie de antifaz, ahora que no podía ver nada me girar hacia el espejo, Lani fue quitando el antifaz lentamente, yo cerré los ojos, cuando los abrí pude verme en el espejo, tenía el cabello cortado muy cortito en la parte superior, Lani estaba sonriente, yo no podía creer lo que había pasado, Lani me dijo: ¡espera, falta algo!
Fue hacia el mueble, tomó la crema de afeitar, me la aplicó en todo el contorno, incluida mi frente, luego fue por la navaja y comenzó a afeitarme, me pidió que no me moviera, lo realizó con mucho cuidado, terminó de afeitarme, fue por una toalliita para limpiar los restos de la crema, acarició mi cabeza y me dijo: ¿que te parece?, ¿te gusta lo que hice?
Yo estaba desconcertado, Gabi utilizó un espejo para que pudiera ver la parte de atrás, un poco mejor los lados y me di cuenta de que parecía que mi cabello iba por niveles, Lani dijo que lo había desvanecido en los laterales, acarició la parte superior de mi cabeza y dijo: ¡esto quedó con un numero 2!, yo comencé a sonreír, luego me di cuenta de todo el cabello que había sobre la capa, me puse triste por eso pero me gustaba mucho el corte que había echo Lani, ella me quitó la capa, Gabi comenzó a desatarme, me, me dijo: ¡me encanta tu nuevo look!
Lani dijo: a mi también me encanta, ¡perder nuestra apuesta fue lo mejor que te pudo pasar!
Lani me tomó fotos, me pidió mi teléfono para subir a Facebook las que mas le gustaron, subió una nuestra también. Yo no dejaba de tocar mi cabeza, se sentía genial la sensación de en una parte no tener nada y lo demás era una especie de papel lija lo que se sentía, Lani se disculpó por llevarme a la fuerza, yo le dije que no había problema, me devolvió mis llaves, me pidió si podía llevar a las 2 a sus casa, le dije que si, se apuraron a levantar todo mi cabello y dijeron que ya estaban listas para irse, fuimos a dejar a Gabi, en el camino hablamos un poco, llegamos a la casa de Lani, ella me pidió que me bajara, para despedirnos bien, ella acarició i cabeza, dijo: ¡me encanta cómo te vez!, me dió un abrazo, luego me soltó me acarició la cabeza por última vez y se despidió para meterse a su casa,, me subí a la camioneta, en el camino recibí un mensaje de Lani que decía: ¡me avisas cuando llegues a tu casa!, me sorprendió mucho aquello, nunca lo había echo antes, le avisé cuando llegué, me metí a bañar, el agua en mi cabeza se sintió increíble, salí de bañarme y tenía un mensaje que decía: ¡gracias por no poner resistencia!, me encantó poder cortarte tu melena, ¡espero que quieras conservar el corte, yo puedo ayudarte a mantenerlo sin cobrarte si así lo deseas!
Le dije: ¡lo pensaré un poco pero tienes que saber que me agradó mucho!, ¡gracias por no raparme!
Lani dijo: ¡no te quedaría nada mal ese estilo!, pero eso sería cuando estés listo para intentarlo, ¡linda noche y ojalá revises la bolsa trasera de tu pantalón!
En ese momento fui a buscar mi pantalón, revisé las bolsas, encontré un papel que decía:
¡Perdón por quitarte el cabello!, espero que no tpienses que fui muy cruel con la forma de proceder con el cobro de la apuesta, ¡de verdad me encanta como te ves ahora!
Ojalá quieras conservar el corte, yo quisiera encargarme de que te sigas viendo de esta nueva forma, gracias por aguantar tu castigo, te repito que me encanta cómo te vez

Porfa volteas la hoja.
Voltee la hoja para ver si había algo mas y venía escrita la siguiente pregunta:
¿Quieres tener una cita conmigo?
En cuanto terminé de leer la pregunta tomé mi teléfono, le dije: ¡sí quiero tener una cita contigo!
Ella me respondió en nota de voz, acordamos salir al siguiente día.
Al día siguiente fuimos mas temprano al gym, luego fuimos a la casa de Lani para bañarnos, nos cambiamos, fuimos por un café, luego a cenar. Aquella fue la mejor cita de mi vida, llegamos a su casa, y antes de que me fuera le pedí que fuera mi novia, ella pidió una condición,
La condición fue no dejarme crecer el cabello a menos que ella lo quisiera, terminé aceptando y 3 meses después ella me dejó crecer mi cabello para luego raparme por completo, pero eso ya es otra historia otra historia…



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016