3750 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 3.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

golpe de suerte by FCM Historias


Conocí a una chica llamada Tania, ella era de test blanca, cabello castaño, ojos cafés, buen cuerpo y medía aproximadamente 1.70m, la conocí en la escuela, llevavamos ya dos años de ser novios después de un buen tiempo de haber sido amigos, a mi me gustaba mucho su cabello y a ella el mío, por desgracia ninguno se animaba a cortarlo para el otro, nos gustaba mucho ir a comer en un parque que estaba cerca de su casa, el lugar era tranquilo y nos permitía jugar juegos que para muchos serían ridículos, algunas veces aquellos juegos terminaban en jalones al cabello del otro cómo forma de castigo, nos divertíamos mucho en en ese parque, un día a Tania se le ocurrió jugar a tratar de encestar la basura en un bote que parecía un poco lejano a la mesa en que solíamos sentarnos, me pareció un buen juego, lo intentamos varias veces pero éramos muy malos para lograr encestar, decidimos hacer marcas a diferentes distancias para que fuera mas fácil ensestar al inicio, fue buena idea hacerlo, le dió mas diversión al juego, eran 3 marcas distintas y la última era tirar desde la mesa en que comíamos, a mi me faltaba solo la última distancia que era desde la mesa, a Tania le faltaban dos marcas mas la dice la mesa, ella parecía estarse divirtiendo a pesar de ir perdiendo, de pronto ella me dijo: ¡vamos a hacerlo mas interesante!, a mi me sorprendió que lo dijera pero pregunté: ¿que tienes en mente?
Ella se acercó a la mesa, me miró y dijo: ¡repetimos todo y el que pierda se corta el cabello!
La propuesta me daba un poco de miedo, ella lo notó, me dió un beso, luego me dijo: ¡vamos, no tengas miedo!, ambos sabemos que siempre hemos querido que el otro cambie de look pero ninguno se atreve a hacerlo, ¡esta es la oportunidad para que al menos uno lo haga!
Lo pensé un poco y dije: ¡está bien, acepto tu propuesta!
Ella se puso muy feliz al escucharme, fuimos hasta la primera marca, al tercer intento logré ensestar, si lo lograbas tenías oportunidad de tirar nuevamente, fallé, ella logró alcanzarme con su siguiente intento, estábamos en la segunda marca, después de unos cuatro intentos logré avanzar, a la siguiente, fallé mi tiro, Tania también falló, pasaron unos seis intentos y volví a ensestar, me estaba burlando de Tania, ella seguía en la segunda marca así que estaba casi seguro de que ganaría, ella parecía un poco nerviosa, me dijo: ¡creo que voy a perder!, ¡te pediré que no seas muy cruel con mi corte!
Tania tenía el cabello bastante largo, era entendible que tuviera un poco de miedo, llevaba varios tiros desde la cuarta marca, no conseguí ensestar, fui hasta dónde estaba Tania, le jalé el cabello y le dije: ¡esto me pertenece!, aún no ganaba el juego pero quería torturarla un poco, le hice burla con lo mala que era para el juego, la tomé de su cabello, y le dije al oído: ¡pediré que te quiten todo menos la parte superior y haré que te quede un triangulo con tu flequillo por las cejas!
La verdad no tenía un corte pensado para ella pero sabía que algo así no le gustaría para nada, una vez me enseñó una foto de una chica que se hizo algo así, dijo que estaba loca, yo me estaba riendo cuando vi que casi le salían unas lagrimas, me jaló muy fuerte el cabello y dijo: ¡ni se te ocurra hacerme eso!,
Parecía muy enfadada, decidí alejarme, ella falló su tiro, en mi siguiente turno mi botella de refresco pegó en la orilla del bote pero rebotó hacia arriba y cayó fuera, estuvo muy cerca de terminarse el juego, ella hizo su siguiente lanzamiento, lo encestó, aún se veía molesta por lo que le estuve diciendo, hizo su tiro seguido que le correspondía y volvió a ensestar, aquello me dejó sorprendido, me había alcanzado con dos tiros seguido, ella parecía estar mucho mas tranquila, me besó, dijo: ¡ese cabello bonito se va de tu cabeza pronto!, me jaló el cabello, y prácticamente vi en cámara lenta que su bote de refresco giraba en el aire, pegó en la orilla del bote de basura, parecía el mismo lanzamiento que el anterior mío pero en este caso la botella rebotó hacia arriba y se metió en el bote, ¡yo no podía creer, tenía abierta la boca después de que pasara eso, ella me abrazó, me dió un beso, jaló mi cabello, pasó su mano por él, fue por su bolsa y dijo: ¡vámonos cariño, tenemos mucho cabello por cortar!
Tomó mi botella de refresco vacía, la lanzó y también la encestó, estaba en un estado de gracia increíble
Nos fuimos del parque, yo iba muy nervioso, le pregunté ¿lo que pasó fue suerte o habías estado practicando?, ella me sonrió, me dió un beso, luego dijo: ¿quieres saber la verdad?, no dudé en decirle que si, dijo que le daba gracia que pensara que había practicado, era la primera vez que jugábamos de esa manera, ¡te juro que no practiqué nada cariño, fue un golpe de suerte!
Aquello me tranquilizó un poco, estaba deseando que la apuesta fuera una broma, seguíamos caminando, íbamos hacia su casa, mis nervios eran tantos que no me di cuenta del camino, de pronto Tania se detuvo, me abrazó, me dió un. Beso, jugó mi cabello con su mano y me dijo: ¿quieres águila o sol?, sacó una moneda para tirarla al aire, antes de elegir pregunté para que lanzaría la moneda, ella dijo: del otro lado de la calle hay una barbería y adelante de nosotros hay otra, la voy a lanzar para ver a cual te llevaré, en ese momento supe que ella hablaba enserio cuando apostamos, respiré profundo, elegí sol, Tania lanzó la moneda, cayó sol, dijo: ¿en cual me vas a pagar mi apuesta?, estábamos en un punto que no se lograba ver dentro de los dos lugares, elegí el que estaba de nuestro lado de la calle, caminamos un poco, nos detuvimos para mirar el que estaba del otro lado, estaba lleno, Tania dijo: ¡al menos ya sabemos que tardaríamos mucho si hubieras elegido ese lugar!
Dimos media vuelta y me di cuenta de que la persona que atendía era una chica, era bastante joven, rubia, de muy buen cuerpo, ojos azules, tenía una cara muy bonita, nos volteo a ver, nos invitó a pasar, tenía en la silla a un cliente pero estaba terminando el corte, Tania me llevó del brazo adentro, nos sentamos a esperar, inspeccioné el lugar, había un espejo muy grande, debajo del espejo estaba un mueble con la mayoría de instrumentos, las maquinas colgaban sobre la pared, el piso era muy curioso, era negro pero alrededor de los asientos había un cuadro blanco, eran dos asientos de color negro para corte, las paredes estaban de color azul bajo, igual que el techo, casi al fondo se veía un espejo de cuerpo completo y los sillones de espera eran negros, la chica estaba afeitando el contorno y patillas del chico que estaba sentado, Tania me dijo en voz baja al oído: ¡perderás tu cabello pero al menos será en manos de esta chica!, ¡deberías agradecerme por no llevarte a otro lado!, yo solamente sonreí pero tenía miedo en el fondo.
La chica terminó bastante rápido, le quitó la capa al chico, le cobró y en cuanto se fue nos miró y dijo: ¡hola!, mi nombre es Andrea, ¡pero pueden decirme Andy si quieren!, los veo algo nerviosos, ¿quien de los dos se va a cortar el cabello?, ¡no me digan que los dos!, en ese momento Tania se levantó, le dijo su nombre y después soltó la frase: ¡quiero que le cortes el cabello a mi novio!
Andy me miró, fue conmigo, me dijo: ¡vamos, no tengas miedo!, me dió la mano para levantarme, me levanté me llevó al otro asiento, me subí, ella nos dijo: ¡normalmente este asiento lo utiliza mi amiga pero ahorita no está!, me da un poco de flojera barrer lo del otro lado así que ocuparemos este, fue a sacar una especie de tira, la colocó en mi cuello y fue por una capa, yo miraba en el espejo, puse mirada de borrego a medio morir para ver si Tania se arrepentía pero solo se veía muy sonriente, Andy me colocó una capa azul, mi cabello iba a resaltar mucho cuando fallera, Andy sacó un peine, desenredó mi cabello, me dijo que tenía muy bonito cabello, en cuanto terminó de desenredarlo dijo: ¿entonces cómo lo voy a cortar?
Tania dijo: ¿crees que se vería bien todo peladito?, esccuchar eso me dió mucho miedo, Andy lo notó, se paró frente a mi, con las manos hizo hacia atrás mi cabello, me miró bien, le preguntó a Tania, ¿está haciendo ejercicio verdad?, Tania le respondió que si, Andy me sonrió y dijo: ¡no tiene la forma perfecta para lo que pides!, en ese momento me tranquilicé mucho, a Tania no pareció agradarle mucho la respuesta, antes de que pudiera decir algo, Andy la anticipó y dijo: ¡pero tiene buenos rasgos que resaltarían mucho y con el ejercicio no le quedaría nada mal!
Esas últimas palabras le devolvieron la sonrisa a Tania, se acercó a mi, metió sus dedos entre mi cabello, me preguntó: ¿puede dejarte coquito Andy?, mi voz se cortó mientras dije: ¡si eso es lo que quieres puede hacerlo!, Tania se puso contenta, le dijo a Andy: ¡déjalo coquito porfa!
Andy solo sonrió, Tania metió sus dedos nuevamente en mi cabello mientras Andy fue por la maquina, luego me dijo al oído: ¡te prometo compensarte cuando estemos en mi casa!
Se alejó un poco, fue a colocar su teléfono para grabar y me pidió el mío para tomar fotos, Andy me preguntó: ¿primera vez que sentirás una maquina?, sonreí nerviosamente, le dije que sí, ella me dijo: ¡te va gustar, tú tranquilo!
Se paró a mi lado izquierdo, encendió la maquina, el zumbido me causó escalofrío, esperó que se me pasara, levantó mi patilla con los dedos de una mano, pegó la maquina a mi cabeza y deslizó lentamente hasta la sien, esa primera pasada tiró sobre la capa mucho cabello, tenía unos 10cm de largo pero no parecían ser rivales para la maquina, Andy movió la maquina levemente de dónde dió la primera pasada, volvió a llevar la maquina hasta arriba, yo estaba sorprendido por todo el cabello que caía, con la tercera pasada casi desaparecía todo el cabello de mi lado izquierdo, Andy comenzó a pasar la maquina por detrás de mi oreja, se dió cuenta de mi sorpresa y dijo: ¡esto apenas es el principio cariño!, ¡prepárate para lo que viene, terminó con esa parte, se fue a mi lado derecho, volvió a comenzar con la patilla, vi deslizar mucho cabello hacia la capa, no tenía ni idea de en que había pensado Tania al pedir ese corte, ella estaba tomando algunas fotos, dijo que no sabía si algún día volvería a verme así, por eso quería tener el recuerdo, mi lado derecho fue desapareciendo casi del todo con cada pasada, no lograba ver bien en el espejo como se veía, Amdy terminó con el lado derecho mas rápido de lo que pensaba, se paró frente a mi, metió sus dedos en mi flequillo, empecé a temblar, ella se rió, hizo con la boca el sonido de un zumbido, soltó mi flequillo, dijo: ¡esto lo dejo para el final!
Se pasó detrás de mi, metió sus dedos entre mi cabello, rascó levemente con sus uñas, aquello me provocó bastante excitación, puso la maquina en la base de mi cuello, con la otra mano inclinó mi cabeza, y deslizó la maquina hasta llegar a la coronilla, mi cabello no dejaba de caer en la capa, a pesar de ver como se desprendía de mi cabeza no me puse tan mal, yo pensaba que la sensación de la maquina por mi cabeza sería muy mala pero desde la primera pasada de la maquina no se sintió nada mal, ya para ese momento en que deslizaba por la Marte posterior comenzó a gustarme, Andy se aseguró de que no quedaran mechones largos, terminó con la parte posterior, pasó su mano, luego las uñas, le dijo a Tania, ¡deberías de tocar para ver como se siente!
Tania le tomó la palabra, fue a tocar, se notó que le gustó la sensación, Andy se pasó frente a mi, metió sus dedos entre mi flequillo, lo levantaba y llevaba la mano hasta atrás, se estaba divirtiendo, notó mi miedo, levantó mi flequillo nuevamente, y dijo: ¡esto te va a encantar!, encendió la maquina, la puso sobre mi frente, fue deslizando tan levemente que solo cortaba mi flequillo y la movía a un lado para ir cortando aquella parte, terminó con el flequillo, se detuvo antes de seguir, llevó su mano hasta atrás, la puso en mi nuca, con la otra mano llevó la maquina desde mi frente hasta atrás muy lentamente, aquello me provocó una erecció, ella parecía saberlo, dió una segunda pasada, me excité aún mas, en la tercera pasada vi el espejo, estaba quedando una sombra de todo mi cabello, eso no me importó, estaba disfrutando mucho el corte a pesar de pensar que sería lo peor que podían hacerme, me siguió dando pasadas hasta dejar todo mi cabello al mismo nivel, pasó la maquina por toda mi cabeza para asegurarse de que todo estuviera igual, por momentos Amdy pasaba sus uñas, aquello se sentía genial, terminó de pasarme la maquina, la apagó, le pidió a Tania que revisara si estaba bien así o quería que me dejara coquito como ella había pedido, Tania se acercó, acarició mi cabeza, se notó lo contenta que estaba de que me cortaran mi cabello, luego le preguntó a Andy: ¿que numero de la maquina le pasaste si no quedó coquito como te dije?
Andy respondió: ¡le pasé el uno por toda la cabeza!, puedo dejarlo como querías si así lo deseas, ¡yo le pasé el uno por si te arrepentías!
Tania se quedó pensativa unos segundos, luego dijo: ¡me gusta la idea que tuviste pero no sé si tendré otra oportunidad de verlo coquito!, ¿puedes dejarlo coquito porfa?
Amndy dijo: ¡por supuesto que si, tus deseos son ordenes!
Yo no entendí bien a lo que se referían, Tania acarició mi cabeza hasta que Andy se paró a mi lado, le había quitado el peine a la maquina, puso su mano en mi lado izquierdo, la inclinó un poco y comenzó a deslizar la maquina desde mi patilla hasta la sien, no se sentía nada mal esa sensación de la maquina cortando lo que quedaba de mi cabello, Andy siguió dando pasadas hasta casi desaparecer la sobra de mi lado izquierdo, mientras lo hacía nos preguntó: ¿por qué decidiste dejarte cortar el cabello así?, no respondí rápido, ella dijo: ¡no seas tímido y dime la razón!
Tania le dijo: ¡acaba de perder una apuesta conmigo!, por eso yo elegí el corte, le siguió contando la historia mientras Andy comenzaba con el lado derecho, repitió el proceso, cuando Tania terminó de contarle Andy se rió un poco, luego dijo: ¡pobrecito!, me imagino que cuidabas mucho tu cabello y yo ya casi te lo quité todo, ¡espero que al menos no sintieras tan feo!
Le sorprendió saber que yo no era muy cuidadoso con mi cabello, se pasó a la parte de atrás inclinó mi cabeza, deslizó la maquina desde la base del cuello hasta la coronilla, mientras lo hacía solté una sonrisa que ella pudo ver, me dijo: ¡ya me di cuenta de que si te está gustando el proceso!, ¡no sé si el resultado también pero el proceso sí!
No pude negarlo, le dije que si me estaba gustando el proceso, ella terminó con la parte posterior puso una mano en mi nuca y con la otra llevó la maquina desde mi frente hasta atrás, sin despegar la maquina de mi cabeza siguió cortando lo que quedaba de mi cabello, yo no podía creer lo excitado que estaba quneuq estuviera perdiendo todo mi cabello, Andy terminó, pasó la maquina por toda la cabeza, cuando terminó acarició mi cabeza, se notaba contenta, Tania se acercó para acariciar mi cabeza, dijo que se sentía genial y al oído me susurró: ¡me encanta verte rapadito!
Andy preguntó: ¿le quitaré la barba o se quedará así?, a Tania le brillaron los ojos, lo pude ver en el espejo, le pidió a Andy que me la quitara de una vez, Andy fue hacia el asiento, movió una palanca, lo inclinó hacia atrás para maniobrar mejor, fue por dos toallas calientes, una la puso en mi barba, la otra en mi cabeza, se alejó con Tania para decirle algo, escuché que Tania dijo: ¡no sé si pueda aguantarlo, creo que ya sería mucho!, andy le dijo otra cosa y Tania dijo: ¡hazlo, no creo que se moleste, perdió la apuesta y yo elijo!
Regresaron, Andy fue por algo, se acercó, me quitó la toalla e la cara, la otra la dejó, luego puso crema de afeitar alrededor de mi barba, no era muy larga pero aún así Tania no la quería en mi cara, Andy utilizó una navaja para afeitarme, nunca me habían afeitado en una barbería ni Tania lo había intentado, se sintió genial, cuando terminó me puso una crema para prevenir la irritación, luego me quitó la otra toalla y comenzó a ponerme crema de afeitar, mi cara de sorpresa fue muy evidente, Tania dijo: ¡te van a afeitar la cabeza cariño!
Le pedí que no lo hicieran pero no logré convencerla, dijo que quería mi cabeza suavecita, ¡no creo tener otra oportunidad y coquito sígnica que tienen que afeitarte!
Andy inclinó mi cabeza al frente, me pidió que no me moviera, pasó por primera vez la navaja en la parte posterior, me temblaban las piernas, tuve miedo pero al ver que no pasaba nada malo me calmé y comencé a excitarme, ellas lo notaron, dijeron al mismo tiempo: ¡te está gustando mucho!, se empezaron a reír, yo solo me puse rojo, Andy continuó afeitando el resto de mi cabeza, la parte superior fue mi favorita, lo hizo tan lentamente que casi me vine, cuando terminó con la parte de arriba fue por la crema de afeitar, me la aplicó nuevamente, dijo que era para que quedara mejor, me volvió a afeitar toda la cabeza pero en el sentido contrario al crecimiento, cuando terminó fue por una toallita, limpió los restos de la crema, acarició mi cabeza, luego dijo: ¡ahora si tienes bien suavecita la cabeza!, después de que lo dijo Tania se acercó para confirmarlo, pasó su mano por mi cabeza y dijo: ¡me encanta!, espero que si quieras quedarte de esta manera, a mi no me molestaba estar así, pensé que sería mucho peor pero entre mas me miraba al espejo mas me gustaba, le dije que lo pensaría, Andy se acercó con una especie de cepillo, tenía talco, lo pasó por mi cabeza y el cuello, luego fue por una crema, me aplicó la crema y dijo: ¡ya sé que no te brilla mucho la cabeza pero esto hará que brille menos!
Andy me quitó la capa, luego la tira y dijo: ¡ya quedaste listo!
Me bajé del asiento, Tania tomó mis manos, las llevó a mi cabeza, la sensación era increíble, ella notó que me gustaba y dijo: ¡tienes que quedarte así!, ¡pensaba que no te quedaría pero me encanta!
Yo me quedé pensando, Tania dijo: ¿que debo hacer para que te quedes así!, mi respuesta bromeando fue: ¡cortarte el tuyo también!, me reí, ella también, le preguntó a Andy cuanto se le debía, le pagó y nos fuimos de ese lugar, en el camino Tania no dejó de tocar mi cabeza, me compensó muy bien aquella noche durante el sexo, después de terminar me volvió a preguntar: ¿que puedo hacer para que te quedes así!, mi respuesta fue: ¡ya te dije que te cortes el tuyo y listo!, luego le dije que era broma, que debía de pensar en algo antes de responderle.
Al siguiente día Tania llegó a mi casa por la tarde, no esperaba que llegara de sorpresa, salí rápido para no hacerla esperar, cuando abrí la puerta me quedé sorprendido…
Tania se había cortado el cabello igual que su amiga que dijo que estaba loca, me miró y dijo: ¿te gusta!, ¡creo que este era el corte que querías para mi!
Tuve que ser sincero, le dije: ¡yo estaba bromeando con el corte, ella se puso un poco triste sin dejarme terminar de hablar, le pedí que levantara la cara, la vi bien, me agradó su flequillo, le dije: ¿puedes darte la vuelta?, ella dió dos pasos atrás, se dió la vuelta, me agradó lo que veía, su tracero se veía increíble con el pantalón que tenía puesto en ese momento, su cabello era tan largo hasta antes del corte que no dejaba contemplar so tracero como en ese momento, me acerqué a ella, la abracé por detrás, mis manos tocaron sus pechos, le pregunté si podía tocar su cabeza, ella asintió, se sentía genial, solo tenía cabello en la parte superior formando una especie de triangulo que hacía que su flequillo fallera sobre su frente, le lamí la nuca por instinto, mientras lo hice me pegué mas para que pudiera sentir mi erección ella me preguntó: ¿entonces si te gusta?
La volví a lamer y le dije al oído: ¡no me gusta!, ¿me encanta!
Tania se dió media vuelta para besarme,, le di las gracias por cortar su cabello por mi, la abracé muy fuerte, la volví a besar mientras tocaba su nuca, ambos estábamos muy excitados, la cargué sin su permiso, ella suplicó para que la bajara pero no consiguió nada, la llevé cargando hasta mi cuarto, llegamos a la cama, le dí tres nalgadas en su tracero mientras la seguía cargando como si fuera un bulto, la bajé a la cama y comenzamos a tener relaciones y ambos disfrutamos mucho de poder lamer la cabeza del otro, por último la senté sobre mi pene, la tomé de los pechos y comencé a lamerla hasta que logró tener un orgasmo, ella se retorció mientras yo la seguía penetrando, cuando terminó la solté para que pudiera levantarse, lo hizo y se dió la vuelta para besarme, se veía muy feliz y me preguntó ¿te vas a quedar rapado para mi?, mi respuesta fue: ¡solo si tu te quedas así para mi!
Tania dijo: ¡tendré que pensarlo...!



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016