3516 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 2.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

¿Acaso existe un Romeo emo? by THFTD


Esta historia comienza en una preparatoria, y como el título indica, dentro de esta institución se planeaba presentar una obra de teatro; protagonizada, dirigida y presentada por los chicos del club de teatro y la obra a presentar sería el tan famoso clásico de "Romeo y Julieta".
Lo primero que se hizo fue escoger al equipo de utilidad y staff técnico, se escogería a medio club para que cumpla con dicha función, el resto tendría que audicionar para la obra.

Dentro de los presentes a la audición había chicos y chicas muy guapos y bastante talentosos, curiosamente en esta escuela el club de teatro tenía bastante peso a contraposición de lo que suele ser habitual.
Entre los asistentes, había un chico quien destacaba, Max, el típico barón rubio con cuerpo de atleta, rasgos finos pero sin dejar de ser masculinos, llevaba el cabello corto estilo "crew cut" era un estilo bastante parecido a lo que llevaría un militar, costados bien cortados al raz mientras que en la parte superior apenas llegaba a los 2 centímetros de largo, dejando su bien formado rostro al descubierto.
El único problema con este chico, era su actitud, Max sabe que es atractivo, y eso lo hace actuar de maneras bastante nefastas y cuestionables en bastantes ocasiones... le encanta mofarse de sus compañeros, es bastante engreído y un poco manipulador ¿Pero quién lo culpa? por algo es el mejor elemento del club de teatro.

Las audiciones comenzaron, comenzaron buscando a Julieta, verdaderamente en las audiciones de las chicas hubo competencia, el nivel era bastante bueno entre todas las asistentes, al final se decantaron por quien tenía más parecido fisico con la descripción del personaje.
Sin embargo y por el contrario, el caso de los chicos y la audición para Romeo hubo dos chicos que sobresalieron, uno de ellos era obviamente Max, el otro a quien pocos conocían, Zack.

Zack era un chico bastante promedio, de hecho pasaba desapercibido, solía participar como staff en las obras o en roles muy secundarios dentro de la obra, pero esta vez el director lo consideró como protagonista.

Zack era la antítesis de Max. Zack es un chico reservado, pálido, de ojos marrones y cabello marrón claro, a diferencia de Max, Zack llevaba el cabello mucho más largo, su cabello era una especie de corte tazón mezclado con un estilo surfista, muy desordenado especialmente para su cabello ligeramente rizado, cubría por completo sus orejas, había algunos mechones escapando por su cuello, y su flequillo sobrepasaba sus ojos, rozando su labio superior.

A Max obviamente no le agradó para nada haber empatado con un chico de la talla de Zack, por lo que hizo un berrinche que solo logró que el profesor del club y director de obra terminara dándole el papel a Zack, desplazando a Max.
Zack no se sintió del todo cómodo, pero era un gran logro para él, y pronto se volvió noticia. Un chico que ganó el protagónico por sobre encima de Max.

Las chicas del club comenzaron con el rumor de que un chico mucho más lindo que Max sería el protagonista de la obra. Esto no tenía nada contento a Max.

Al día siguiente.

— ¡Felicidades! por el papel —. Dijo Max en tono burlón mientras saludaba a Zack.

— Supongo que te cortaras ese trapeador que llevas en la cabeza para el papel... Digo Romeo nunca ha sido emo —. Continuó Max en tono sarcástico.

— ¿A qué te refieres con eso? —. Dijo Zack bastante nervioso.

Max aprovechó la situación, quizá con suerte haría que él chico abandonace el papel.

— Claro, Romeo no tenía un aspecto emo... de hecho pareces una chica hermano, sin ofender —. Max estaba aprovechando para meter todo el temor en Zack, esta era su venganza por haberle quitado el protagonismo.

— Puedo llevarte a ver a mi barbero, el te quitará toda esa mata de pelo suico —. Dijo Max sonriendo descaradamente.

— ¿Qué tal saliendo del club? Con suerte logramos que se te vean los ojos —. Siguió Max, mientras le sacudió el cabello a Zack.

Justo sonó el timbre para que todos volvieran a clase nuevamente, interrumpiendo la no tan agradable charla.
Zack pasó todas las clases pensando, ¿De verdad tendría que cortarse su cabello? Quizá solo era un intento de Max para hacerlo abandonar, pensar eso le dió un poco de esperanza.
Cuando llegó la hora del club de teatro, el profesor llamó a todos los chicos que interpretarían a un personaje para tomar las medidas de sus vestuarios. Cuando fue el turno de Zack, el director le hizo saber mientras tomaba sus medidas.

— Oye chico, necesito que me hagas un pequeño favor, quiero que esta obra salga lo mejor posible —. Esto mientras anotaba en su libreta las medidas del chico.

— Es tu cabello... tu sabes que siempre busco el parecido con el personaje y espero que hagas algo con ese cabello tuyo —. Dijo el director.

— No se preocupe, le ayudaré a Zack con eso cuando salgamos del ensayo — Dijo Max interrumpiendo.

— ¿O no? Rizitos —. Dijo Max mientras tomaba el hombro de Zack con fuerza.

Zack al ser un chico tímido se resignó, sabía que no podría forcejear, Max le doblaba en musculatura y parecía que ya tenían un "compromiso" juntos.

Al fin se terminó el ensayo y todos se fueron a sus casas, Zack intentaba escabullirse pero fue inutil, Max lo estaba esperando en la puerta.

— Espero y no hayas olvidado nuestros planes... niñita —. Dijo Max de manera despectiva, mientras le dió un pequeño empujón a Zack.

Zack se asustó, sabía que nada bueno estaba por venir, Max se miraba furioso.

— Bueno, vamos a deshacernos de esa ridícula melena —. Continuó Max mientras sujetó del brazo a Zack.

Max tiraba de Zack rumbo a su auto, mientras caminaban hacia el auto Max se iba poniendo más sádico con la situación.

— ¡Camina! de lo contrario haré que te afeiten toda la cabeza —. Decía Max mirando de reojo a Roy.

— Sabes... odio a los chicos de cabello largo, suelen oler mal, tener piojos y se ven ridículos —. Dijo Max mientras empujaba a a Zack dentro de su auto.

— Espero y no tengas piojos niñita, o tendremos que afeitarte entero —. Insistía Max, buscaba meter todo el miedo que pudiera; como un león a su presa.

Zack solo se limitó a tragar saliva, estaba nervioso en extremo, no sabía que pasaría, que tanto cortarían, no sabían a dónde lo llevarían, y con cada paso al auto de Max la sensación iba en aumento.
Zack sólo se cortaba el cabello en salones de belleza o estéticas unisex, pero por la apariencia y palabras de Max, algo decía que no irian a un lugar de esos.
Max abrocho su cinturón y encendió el auto, comenzó a dar marcha y mientras encendía la radio de su auto.

— Le encantará a Billy recibir un cliente como tu, todo ese cabello de chica tiene que irse... —. Decía Max mientras cerraba los seguros del auto.

Durante el resto del camino, Zack se resignó a permanecer callado y limitarse a escuchar el sonido del viejo motor del coche y las canciones de la radio.
Una vez llegado al sitio, Max estacionó el auto frente a la barberia, el cartel decía "Billy's Barber" con letras neon que a duras penas chispeaban pequeñas luces en color azul y rojo.
Zack se quedó pasmado, saber que estaba a punto de perder su melena, pero lo que más le asustaba es que seguramente no tendría oportunidad de elegir su nuevo corte.

— Vamos trapeador, sal de ahí, tu cita con el barbero es prioridad —. Dijo Max mientras abría la puerta del lado del copiloto y sacaba a Zack del auto a tirones.

Por fuera el lugar se miraba pequeño, dos ventanales de pie a techo, una puerta entre ambos y un poste giratorio de barbería.
Al entrar una camapana sonó, solo había una silla en medio de la sala, un par de sillones de espera todos desgastados y los olores a madera y ungüentos para el cabello se apoderaban de la sala, pronto apareció un hombre fornido de la trastienda, llevaba el cabello corto y casi rapado, un mostacho bien peinado y bastante tupido, su apariencia era ruda, el tipo llevaba tatuajes por todo su cuello.

— ¡¿Qué hay de nuevo Billy?! Este es del chico del que te hablé —. Dijo Max mientras estrechaba la mano de Billy.

— Cerraré la puerta y colocaré el cartel de cerrado para que nadie nos interrumpa —. Exclamó Billy, estrechando la mano de Max y caminando a la puerta.

Billy tomó una capa e invitó a Max a tomar asiento.
— Vamos viejo, aprovechemos que ya estas aquí para darte un recorte —. Dijo Billy mientras le daba un par de palmadas a la silla de barbero.

Max se sentó.

— Lo mismo de siempre —. Dijo Max mientras se acomodaba en la capa de barbero.

Billy tomó una maquinilla y comenzó pasándola por toda la cabeza de Max con el protector número 4, el ruido ponía nervioso a Zack, quien estaba parado junto a la puerta únicamente observando atónito.

— Toma asiento chico emo, en unos minutos serás tu quien que esté aquí —. Dijo Billy mientras cortaba el cabello de Max.

Zack por naturaleza siguió ordenes, realmente no tenía opción, estaba atrapado en una barberia con dos tipos el doble de fuertes que él, el chico quería llorar.

— Estoy ansioso de ver como limpias ese nido de ratas que lleva por cabello —. Dijo Max riéndose.

Mientras Billy seguía pasando la maquinilla por todo su cuero cabelludo.
Billy de detuvo un poco, quitó el protector de la maquinilla y con la 00 cortó los costados de Max.

— Mira bien, así es como te afeitaremos en breves —. Decía Billy mientras liberaba de todo rastro capilar a Max.

Zack moría de ansiedad, nunca había estado en un lugar como ese, y mucho menos le habían cortado el cabello tan corto, se quedó boquiabierto cuando observó la cabeza afeitada de Max.

Por fin terminó con Max, su corte era solo una versión más corta de lo que ya llevaba quizá por eso Billy no tardó nada en cortar.

— Tu turno chico emo —. Dijo Billy mientras Max sujetó del brazo a Zack.

Lo sentaron en la silla a base de empujones y amenazas, diciendo que si no cooperaba lo afeitarian a navaja.
Una vez Zack estuvo en la silla, mirando al espejo, Billy colocó papel higiénico sobre el cuello de Zack, lo cubrió con una capa y sacudió su desmarañada melena.

— ¿Qué haremos con este nido de ratas? —. Preguntó Billy a Max.

— Lo que acordamos viejo... Es hora de al menos poder ver sus ojos —. Respondió Max.

Zack tragó saliva, no tenía idea de lo que le esperaba.

— No tienes ideas de como voy a disfrutar esto —. Dijo Billy mientras sacudía el cabello de Zack con su mano.

Giró la silla de cara a las sillas de espera, no quería que Zack se viera a sí mismo en el espejo, creían que el mejor castigo sería la incertidumbre de que tanto estaban cortando.

— Nada de lloriquear, que te afeitamos hasta las cejas — Dijo Max sonriendo mientras observaba a Zack.

Billy tomó un peine y broches para el cabello, peinó el cabello de Roy con la intención de liberar los nudos, separó los costados de la parte superior y sujetó con uno de los broches, cada vez que el peine se atoraba con un nudo, Billy jalaba fuertemente con la intención de incomodar todo lo que se pudiera al chico.

— Que linda te ves así niñita — Le dijo Max a Zack con una sonrisa de punta a punta.

Billy por fin sacó de sus cajones un par de protectores, y cepillando el cabello de Zack encendió una maquinilla, un zumbido invadió la sala entera, Zack se encogió de brazos.

Billy empujó la cabeza de Zack hasta que su mentón tocara con su pecho y hundió la máquina con el protector número 3 en su cuello, lentamente subía la máquina hasta media cabeza, cada movimiento desprendía mechones enormes de cabello, Zack sentía la cabeza cada vez más ligera y se llenaba de preguntas sin poder verse al espejo.

Billy por fin terminó de esquilar la parte trasera, se movió al lado izquierdo de Zack y empujando la cabeza del chico al lado derecho subió lentamente la máquina por la mejilla de Zack hasta eliminar por completo su patilla, continuó asi por todo el costado de su cabeza y repitió el proceso del lado contrario.
Billy volvió a su cajón a buscar otro protector y Max fue a la trastienda por un momento con la intencion de fumar un cigarrillo, Zack aprovechó y sacó su mano para tocar su nuca, cuando sintió la áspera sensación una lágrima salió de sus ojos, jamás había tenido el cabello tan corto.
Billy volvió a la acción y ahora utilizando el protector 2 repitió el proceso, esta vez subiendo la maquina un poco menos, Billy hizo esto mismo alrededor de la cabeza del chico, luego cambió al número 1, la intención era hacerle un fade.
Billy quitó la peineta de la maquinilla, y esta vez hundió la maquinilla sin protector, únicamente las cuchillas metálicas o mejor conocido como la 00, subió con la máquina 2 dedos por encima de su oreja y cortó alrededor de su cabeza.

— Te empiezas a ver como un hombre —. Dijo Max volviendo con el cigarrillo en la boca.

— Espera que pienso afeitarlo a navaja —. Dijo Billy entusiasmado.

Cuando terminó de cortar los costados y eliminar las líneas que quedaban marcadas en el cabello por cada protector, desató el cabello del chico y un bulto de cabello cayó en su cara.

— Mira esa porquería, corta eso de frente al espejo para que vea su nueva imagen de hombre —. Dijo Max a carcajadas.

Billy volteó la silla, Zack no podía ver por todo el cabello en la cara. Billy tomó nuevamente la máquina.

— ¿Número 4 o 3? —. Preguntó Billy a Max.

— Dale un 3, le durará más rato ¿O no, niñita? —. Dijo Max mientras arrojaba los restos del cigarro.

Billy encendió la máquina, y sin reparos enterró el protector plástico en medio de su frente. La máquina despidió a Zack de sus mechones que llegaban al labio superior, y dejaron en su lugar unos cabellos apenas perceptibles de 3 milímetros.
Cuando Zack se miró al espejo soltó en llanto... donde había mechones cubriendo sus orejas, ahora había una piel blanca afeitada al 00, donde antes habían unas patillas largas, ahora solo estaba su mejilla desnuda.

Billy terminó de cortar la parte superior, se veía tan diferente, al anterior chico de look desgreñado se había ido, en su lugar se observaba a un chico de aspecto casi militar... de no ser por su cuerpo flácido, sería otro Max.
Billy quitó la manta y limpió el cuello del chico con un cepillo, arrojó el papel del cuello del chico al cesto.

Zack intentó ponerse de pie.

— No tan rápido hermano, falta la mejor parte —. Interrumpió Billy mientras lo empujó nuevamente a la silla.

— Ahora te afeitaremos, tendrás un look más limpio —. Continuó Billy mientras colocó una hombrera en lado derecho del chico.

Tomó un frasco con espuma de afeitar y la roció por todo el cuello, costados y patillas del chico, para luego retirar esa espuma con la navaja de afeitar. Finalmente marcó el cerquillo de su frente y limpió un poco sus cejas dándoles una forma mas definida.

— Terminé —. Dijo Billy orgulloso de la masacre que había efectuado.

— Demonios, hay un desastre en el suelo... —. Dijo Max mientras sacaba su movil.

— Toma, tu cabello entonces tu limpias —. Dijo Billy dándole una escoba a Zack.

Billy y Max se mofaban del pobre chico, creían que la humillación de que recogiera su cabello recién cortado el mismo, era la cereza del momento.

Zack intentaba no verse en el espejo, las lágrimas aún rodaban por su mejilla al ver su reflejo, y le causaba una ansiedad tremenda tocar su cuello y cabeza, no sentir los mechones con los que entró y en su lugar sentir su cuero cabelludo áspero como lija, solo le hacían sentirse más miserable.

Terminó de limpiar, y Max lo llevó hasta su casa, dentro de todo lo malo al menos no tendría que caminar.

— Si dices algo de lo que pasó hoy, tus cejas serán las siguientes —. Dijo Max desde el auto mientras Zack entraba a casa.

Al día siguiente Zack se presentó con su nuevo look a la escuela, las chicas estaban locas por él, fueran o no del club de teatro. El director contento con su cambio de apariencia le pidió que mantuviera esa longitud hasta la siguiente semana que presentarían por fin la obra.





Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016