3516 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 2.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

Modelo para Instagram by THFTD


Esta historia es real, lamentablemente perdí el material que obtuve de la experiencia (fotos y un pequeño video).

Como sabrán algunos, soy barbero desde hace no mucho, comencé a mis 19 años a trabajar y poco a poco e ido agrandando mi negocio. Como a mis 21 años tuve el suficiente dinero para instalar un local por una calle relativamente concurrida en mi ciudad. Los primeros meses me costó pero luego comencé a tener clientes de poco en poco, descubrí desde esos días mi pasión por los cortes de cabello, me parece divertido cortar y ver los cambios en mis clientes... especialmente cuando tienen cabelleras largas.

El punto de la historia es sobre un chico, que siempre pasaba por delante de mi local, era un chico joven, de unos 17 años, pálido, de cuerpo estándar y un cabello super grueso, voluminoso y ligeramente ondulado, tenía un look bastante "anime" y "dark", su cabello era largo, era un tipo de melena con el cabello delantero a la altura de la nariz, patillas de igual largo además de ser super gruesas y tener las puntas desmechadas, encerrando así sus ojos negros y avellanados. Si pudiera compararlo con algo, diría que se parecía bastante al estilo de "Katsuhira" un personaje de un anime llamado "Kiznaiver" solo que este chico poseía un cabello negro intenso que resaltaba su rostro pálido.

Durante un año seguido lo veía pasar por delante de mi local, en ocasiones con un uniforme escolar, en ocasiones con ropa casual... soñaba y anhelaba con el día que decidiera entrar a mi local y poder cortar ese cabello tan desordenado que llevaba. Jamás lo vi peinado de alguna forma formal, siempre llevaba el mismo look de cabello para adelante, patillas desmechadas y largas junto al corte estilo "tazón".

Cada que lo veía pasar desviaba mi mirada a esa melena con deseos de cortarla en esta silla.

Al pasar un año, me enteré por algunos de mis clientes que los chicos del colegio al que iba este chico de la melena sin cortar estaban por graduarse, me surgió una idea.
Al faltar un par de semanas para graduarse, abría mi local temprano como de costumbre, vi al chico junto a lo que parecía ser su mamá a la distancia y decidí esperar para saludarlos y poner en marcha esa idea que tenía para tener a ese chico en mi silla.

— Buenas tardes, ¿Disculpe señorita tiene un momento? —. Dije saludando amablemente.

— Claro, dígame —. Me respondió de buena fe.

— Mucho gusto antes de nada, una pregunta ¿Este jovencito es familia suya? —. Dije esperando respuesta.

— Es mi madre —. Dijo el chico.

— Oh que maravilla, me presento, soy Thiago y tengo una oferta para ti —. Respondí.

— ¿De qué se trata? —. Respondió la madre intrigada.

— Mire, mi negocio ha estado bien pero creo necesitar un empujón en redes y mostrar mi trabajo a todos... le ofrezco a su hijo un corte gratuito y 100 dólares, veo que tiene un cabello muy largo y algo desordenado, sería perfecto como modelo para mostrar mis habilidades —. Dije esperanzado a recibir una respuesta positiva.

— No, gracias —. Dijo el chico inmediatamente.

— Claro, justo tiene su evento de graduación en dos semanas y quisiera que no tuviera ese cabello para tal día —. Dijo su madre al unísono.

Ambos se voltearon a ver extrañados.

— Piénsalo Michael es t... —. Dijo la madre del chico.

— No mamá, mi cabello y yo elijo —. Dijo interrumpiendo a su madre.

— Gracias por la oferta, pero como ve usted el jovencito no quiere —. Me dijo la madre con algo de ira en su rostro.

Se marcharon, yo me sentía derrotado pero al menos lo intenté, y justo por las 2:00 de la tarde, volvió a pasar la madre y su hijo Michael. Esta vez se detuvieron delante de mí local por voluntad propia.

— Buen día Thiago, al final convencí a mi chico de tomar su oferta —. Dijo la madre mirando de reojo al chico.

— Me alegro, ¿Qué día tiene tiempo? —. Pregunté ansioso.

— ¿Le parece el miércoles dentro de dos semanas? Justo es dos días antes de su evento, y quiero que esté lo más limpio posible —. Dijo su madre.

— Claro, sin problema a medio día lo estaré esperando —. Dije extasiado por lo que acaba de ocurrir —.

Volvieron a marcharse y yo estaba feliz... al fin tendría esa melena en mi silla y la podría esquilar o rapar si así lo deseaba, dentro de dos semanas iba a cumplir un sueño morboso que duró todo un año de ver pasar a Michael con su cabello oscuro y voluminoso.
Pero obviamente había alguien no tan feliz y era el chico, Michael. Parecía ser que su madre fue quien lo obligó a aceptar mi propuesta y fui el motivo de discusión de ese día.

El día se acercaba y yo estaba ansioso y pensaba en que corte realizaría, tenía un monton de margen para cortar... podía afeitar su cabeza de ser considerado por mi, pero pensaba en que si le hacía un corte más estándar y formal lo tendría como un nuevo cliente, entonces me decanté por un "fade combover" cortado a 0 y con solo unos 3 dedos o 4 cm de largo en la parte superior, lo justo para peinar con la raya filosa que se marca a un costado de la cabeza para dividir el corte dando esa apariencia más formal y clásica.

El día por fin llegó, y antes de tener a este chico en mi silla tuve otro cliente, un día bastante calmado si me lo preguntan.
Se hicieron las 12:00, esperé que el chico llegara.

— Hola, Michael ¿Cierto? —. Saludé cuando lo vi asomarse desde fuera de la tienda.

— Si, so...soy yo —. Dijo nervioso.

— Pasa, no tengas temor —. Dije mientras giraba el letrero del local, de abierto a cerrado, para que nadie más interrumpiera el momento.

— Bueno, veo que tienes un montón de cabello... será divertido —. Dije ansioso por el momento.

Invité al chico a sentarse en la silla frente al espejo, se veía tan nervioso y tan incómodo con la situación, pero al fin podría hundir mis manos en esa melena.

— Tienes un muy lindo cabello —. Dije mientras lo cubría con la manta y ajustaba su cuello.

Tomé algunas fotos para mi página de instagram, pensaba subir el antes y después.

— Ss... Si, supongo —. Respondió el chico desviando la mirada del contacto visual.

Sacudí su cabello para desordenarlo aún más, luego tomé mi móvil para buscar algunas fotos de referencia y explicar lo que haría con su melena.

— Okay, será un cambio de imagen drástico ¿Alguna vez habías tenido el cabello corto? —. Le pregunté al chico.

— ¿Corto? ¿Cambio de imagen? —. Preguntó abriendo los ojos, parecía muy sorprendido.

— Claro, mira pensé en algo como esto... Es un look bastante popular en los chicos de tu edad, además de ser muy bueno y práctico para eventos formales —. Dije mientras le enseñaba algunas de las imágenes.

— Ha... Hablaste sobre un corte solamente, no afeitarme entero —. Dijo interrumpiendo mi explicación.

— Claro, es solo un corte... este lugar es una barbería, son los tipos de cortes que se realizan aquí —. Le dije al chico mientras buscaba en los cajones de la cómoda mis herramientas.

— ¿Puede ser algo solo a tijeras? Digo nunca he llevado el cabello así de corto y seré el hazme reír de todos al presentarme con un cambio tan radical... vamo viejo —. Dijo Michael intentando safarse del corte.

— Claro, claro —. Le respondí para intentar calmarlo, claro que no iba a desaprovechar la oportunidad de cortar toda esa melena.

Encendí la maquina sin ningún protector, solo las cuchillas metálicas de la 00 *bzzzz* invadió el zumbido la sala entera.

— ¿Te parece a esa altura? —. Dije mientras hundí las cuchillas a la altura de sus cejas para marcar la guía del "fade".

— ¿Qué hiciste? —. Dijo alarmado.

— ¡Mi cabello! Mira eso estaré casi calvo —. Continuó con la voz quebrada.

— Calma, te quedará muy bien, ya verás —. Dije mientras volteaba la silla de espalda al espejo, así evitaría que se pusiera más nervioso y cuestionara lo que cortaba.

Continue marcando la línea guía alrededor de su cabeza, eso me ayudaría a más tarde para saber todo lo que tendría que cortar con la 00. Mojé su cabello un poco e hice un moño en la parte superior de su cabeza, comenzaba con la etapa de máquinas para darle esos matices tan característicos del "fade".

— ¿Listo? —. Pregunté al chico colocando el protector número 3 en la maquinilla.

Este no dijo nada y solo se resignó a ser despojado de su melena, enterré la maquinilla por su nuca, con cada movimiento retiraba cantidades abismales de cabello y todas esas mechas iban al suelo de la barberia.
Michael solo cerraba los ojos y se encogía un poco de hombros cada que la máquina era pasada por su cabeza.

Decidí que quería ver su reacción mientras lo despojaba de su melena, el corte había empezado dudo que el chico quisiera salir con un corte a medias.
Giré nuevamente la silla, para que pudiera ver su reflejo en el espejo, noté una sonrisa burlona en su rostro, pues de frente parecía que no había cortado nada... realmente toda la parte trasera estaba cortada al 3, solo que de frente jamás lo notaría.

Volví a tomar la maquinilla con el protector del número 3, y comencé a subirlo lentamente por su mejilla. Poco a poco el chico iba convirtiendo esa sonrisa en un puchero, observaba atento como las cuchillas se comían esas patillas tan gruesas y desaliñadas que llevaba, en su lugar se quedó un cabello cortado a 3 milímetros, su cara de horror me parecía graciosa.
Cuando por fin terminé de cortar los costados y la parte trasera... había un montón bastante importante de cabello en el regazo del chico y por todo el suelo, pero aún no comenzaba lo divertido.

Quité el protector de la maquinilla y con la 00 repetí el proceso, esta vez empujé su cabeza a la derecha y desde su mejilla izquierda comencé a subir lentamente la maquinilla hasta la linea que anteriormente había marcado.

— ¡Demonios! ¡Eso es demasiado corto! —. Se quejó el chico con una lágrima rodando por la mejilla.

— No te preocupes, ya verás que estarás más cómodo y fresco que con toda esa cabellera que llevabas —. Le dije con una sonrisa burlona.

Terminé de afeitar el lado izquierdo, continúe con la parte trasera ahora empujando su cabeza hasta que su mentón tocara su pecho para hundir nuevamente la máquina y que esta dejara esa piel al descubierto.
Repetí mismo proceso del lado derecho, y mientras buscaba el protector número 1 vi como el chico sacó su mano y con lágrimas en ambos ojos frotó su nuca recién afeitada... se estremeció al sentir la áspera sensación.

Para no alargar mucho más esta etapa, realicé el proceso tradicional para un "fade" donde se iba de 00 a 3, dejando unas partes más oscuras y otras super claras.
Me deshice del moño con el que había atado su cabello en la parte superior, cuando su cabello cayó por delante de sus ojos y alrededor de su cabeza el chico se armó de valor y dijo;

— ¿Puedes dejar la parte de arriba asi? —. Exclamó entre ligeros sollozos.

Hasta este punto parecía un "undercut" pero yo estaba decidido a cortar del todo aquella melena.

— Solo voy despuntar y darle forma —. Le dije al chico, aunque seria una de esas despuntadas por la que tanto se queja la gente en Internet.

Comencé a mojar todo su cabello y peinarlo hacía atrás, en ese momento me planteé hacer un "slickback" pero jugueteando un poco con su cabello dejé una línea del lado izquierdo y me pareció perfecto para continuar con la idea inicial del "combover".
Separé el cabello, tomé la máquinilla y utilizando la técnica de maquinilla sobre peine eliminé gran parte del cabello que quedaba por debajo de la línea, pues era la parte conectora del corte.

— ¿Pero qué haces? —. Dijo el chico boquiabierto.

— Solo dando forma, ya verás —. Le respondí mientras peinaba y cortaba esa parte, dejando la filosa raya que luego marcaría a navaja.

Peine el cabello hacía abajo, hasta que cubriera su rostro entero y sin darle tiempo a reaccionar corté a la altura de las cejas rápidamente, el chico tomó una bocanada de aire y aguantó el llanto.
Peine de izquierda a derecha todo el cabello que estaba por encima de la línea, el resto lo peine hacía abajo para darle esa apariencia que buscaba, corté todo el resto del cabello buscando que este siguiera el peinado que estaba dándole... finalmente terminé de cortar, ahora solo quedaban los toques finales.

— Ya casi estamos listos —. Le dije al chico dando una palmada en sus hombros.

Quité la capa y con secadora en mano intenté deshacerme de todo aquel cabello suelto, en su lugar puse una hombrera de cuero y con algo de espuma para afeitar la puse por toda el área que había afeitado con la 00, además de por su frente para marcar el cerquillo y un poco de gel para afeitar encima de raya que marqué... era curioso ver la expresión de incomodidad que el chico hacía cada vez que pasaba la navaja, supongo y era una sensación completamente nueva.

Giré la silla de espaldas al espejo nuevamente, tomé una cantidad considerable de gel para modelar y la apliqué por todo el cabello que le quedaba y con un peine no dejé ni un solo cabello fuera de su lugar, retiré el papel higiénico de su cuello, la hombrera y giré la silla nuevamente de cara al espejo.

La primera reacción del chico fue una cara genuina de asco, arqueo una ceja y se limitó a frotar su nuca suave como piel de recién nacido y su cabello peinado de sensación dura y firme.
Apliqué talco sobre sus hombros.

— ¿Te gusta? —. Pregunté mientras barría toda la escena del crimen.

Tomé unas fotos para tener el antes y después.

El chico permaneció en silencio, se paró de la silla y se dirigió a la salida.

— Oye, olvidaste algo —. Dije antes de que saliera y le entregué el dinero acordado.

Fue una experiencia grata, ahora lo veo pasar una o dos veces al mes por delante de mi local supongo su facultad no está en la misma dirección pero volvió a su look antiguo de chico gótico, espero tenerlo sentado en mi silla dentro de alguna otra ocasión.

Me encantaría que dejaran un comentario de que les parecio la narrativa









Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016