3750 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 4.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

la apuesta con Diana by FCM Historias


Tenía una amiga llamada Diana, ella era rubia, alta, con cuerpo de gimnasio, y tenía ojos verdes, siempre nos llevamos bien, habíamos ido a la misma escuela por muchos años y en cierto modo yo quería algo mas que ser amigos, solíamos salir juntos y yo era quien cuidaba de ella cuando llegaba a tomar y se ponía mal.
Un día en el que hacía mucho calor le invité un helado, nos sentamos en una banca de un parque y ella dijo: ¡tu cabello es muy largo!, ¡te llevaré por un corte apropiado para el clima!, me puse muy nervioso con la idea pero logré sacarme de aquella idea, me parecía extraño que ella quisiera hacerme eso, dijo que en algún momento terminaría por llevarme aunque no quisiera, debo admitir que me sentí bastante intimidado con lo que me decía pero pensé que solo estaba jugando y no pasaría a dejar de ser una broma.
Pasaron unos días y Diana me marcó para decirme que se le había ocurrido algo divertido, lo pensé un poco y pregunté: ¿cual es tu idea?
Ella comenzó por decirme: ¿recuerdas que el otro día quise llevarte a cortar el cabello?, sí si lo recuerdo, pensé que bromeabas con todo lo que dijiste, ella se estaba riendo y me dijo: ¡tranquilo, no tengas miedo!
La idea que se me ocurrió es que en estos días jugarán el Barsa y el Madrid, ¡quiero apostar contigo!
Con voz bastante nerviosa le dije: ¿que apostaríamos?
Muy contenta dijo: ¡si gana el Madrid tu cabello es todo mío!
Y si perdiera el Madrid yo estoy dispuesta a hacer lo que quieras, puede ser un corte, o alguna cosa que se te ocurra, me pareció justa su apuesta y le dije: ¡me parece perfecto!
Yo le iba al Barsa, así que no habría problema con eso, antes de colgar me dijo: ¡ya quiero que pierdas, quiero ver todo ese cabello caerse de tu cabeza!, me colgó y me quedé pensando en si haría que se cortara su largo cabello cuando perdiera o si pensaría en otra cosa que pudiera dolerle.
Se llegó el fin de semana y el partido terminó 2 -1 a favor del Madrid, estaba un poco preocupado por haber perdido pero pensaba que Diana igual solo estaba bromeando y no pasaría nada, por si acaso apagué mi celular, estuve el resto del fin de semana sin prender el teléfono por si acaso, cuando llegó el lunes lo encendí, revisé mis mensajes y no había ninguno de Diana, pensé que si estaba bromeando y dejé de preocuparme por ese tema, en el fondo tenía miedo de que ella quisiera cumplir el pago de su apuesta, siempre tuve miedo de que utilizaran una maquina en mi cabeza, llegué a ver lo que podía hacer una maquina en alguna cabeza ajena pero en la mía nunca lo había experimentado, por suerte parecía que a Diana se le había olvidado conforme pasaban los días, yo anduve mucho mas tranquilo, ya había pasado mas de una semana sin saber de Diana y recibí una llamada suya, me dijo que había estado llena de trabajo y quería desestresarse un poco, acordamos ir a tomar un café por la tarde, todo fue muy bien y Diana nunca mencionó la apuesta, después de eso seguimos saliendo de forma normal y solo dos veces ella llegó a bromear con que le pagara la apuesta pero me las ingenié para poder evitar pagarle, ella parecía contenta aunque aún no hubiera cobrado la apuesta, por alguna razón las salidas fueron mejorando mucho a raíz de haber hecho aquella apuesta, parecía que ella era mi novia pero por desgracia no era así.
Ya habían pasado unos meses desde la apuesta y un día en el que andaba muy tranquilo en mi casa, tocaron el timbre, fui a ver quien podía ser y de pronto vi a una chica vestida de policía, era muy sexy, me pidió permiso para entrar, luego de que la dejé entrar se empezó a reír, en cuanto escuché la risa reconocí que era Diana, pero se había cambiado el look y con el traje no la identifiqué rápido, me preguntó: ¿que tal me veo?, solo pude responderle que se veía increíble, me dió las gracias por el cumplido y luego me dijo: ¿hoy vengo a divertirme contigo!, no entendí muy bien a lo que se refería pero se veía tan bien que no hice nada, de pronto sentí que me tomaron de las piernas y me derribaron, fue todo muy rápido, cuando pensaba poner resistencia me logró girar boca abajo, llevó mis manos a mi espalda y sentí que me esposaron, seguía pensando que solo era un juego pero Diana dijo: ¿que te parecen mis habilidades de derribo?, le dije: ¡eres bastante buena!, ¿cuando aprendiste tanto?
Me dijo que llevaba un rato entrenando artes marciales, que lo había ido turnando con el gym, aquello me tomó por sorpresa, luego dijo: ¿recuerdas que te dije que nos divertiríamos mucho?
Mi respuesta fue: ¡sí, si lo recuerdo!
Seguía sobre mi, se levantó tranquilamente y me ayudó a levantarme, una vez de pie me dijo al oído: ¡pues ahorita nos divertiremos mientras me pagas mi apuesta pendiente!, me tomó por sorpresa, le dije: ¡ya pasó mucho tiempo, déjalo así!
Ella no tenía intención de dejarlo así, lo noté en su mirada y me dijo: ¡pasó mucho tiempo y pensé que la pagarías sin que te lo pidiera!, las veces que te insinué que pagaras, solo te burlaste, decidí entrenar mas para poder cobrar a la fuerza, sabía que tu habías entrenado hace tiempo y no sería fácil así que investigué de cosas que pudieran servirme para bajar tu guardia y poder obligarte a que me pagaras, metió su mano en mi cabello, lo alborotó y dijo: ¡el traje de policía y el nuevo corte hicieron su trabajo!
No sabía como sentirme, por una parte quería llorar pero por otra parte me sorprendía lo que podía llegar a hacer ella con tal de cumplir con su objetivo, lo del traje de policía era muy secreto y no sabía cómo lo había descubierto y por si fuera poco me había logrado distraer mucho mas con su cambio de look, siempre me había gustado su cabello largo pero tenía una especie de fetiche por ver a mujeres con un cambio radical de corte de cabello.
La veía muy contenta y solo agaché la cabeza, ella me fue guiando para salir de la casa, cerró la casa y me subió a su coche, luego se subió ella y al cerrar su puerta me dijo: ¡no sabes cuanto desee que llegara este día!, ¡lo disfrutaré mucho!
Acarició mi cabello y arrancó el carro sin decirme a dónde iríamos, .
Pasaron unos minutos, nos metimos a un estacionamiento y ella hizo una llamada, le dijo que ya estaba estacionada, recibió instrucciones y colgó el teléfono, se bajó del carro, fue a abrir mi puerta, me ayudó a salir y cerró el carro, caminamos hacia una puerta pequeña y cuando entramos estaba bastante oscuro, nos caminamos unos pasos y encendieron las luces por partes hasta que todo estaba perfectamente iluminado, comencé a ver el lugar, tenía paredes amarillas, dos espejos montados en la pared, dos muebles empotrados, había dos sillas de corte, una era negra y la otra blanca, los sillones de espera eran negros y el piso era blanco y negro, parecía tablero de ajedrez, una chica salió por una puerta y nos saludó, la chica era alta, cabello negro, algo largo, con corte de flequillo por arriba de las cejas, tenía muy buen cuerpo y era de piel blanca, sus ojos eran café claro, se abrazó con Diana y le preguntó: ¿el es tu novio?, yo quería hablar pero Diana dijo: ¡no, no es mi novio!, bueno… al menos no por el momento, la chica se acercó a mi, me dijo: ¡mi nombre es Fani, será un gusto atenderte el día de hoy, me tomó de los hombros, me dió un pequeño masaje, luego me dirigió a un asiento que parecía para lavar el cabello, yo le pedí a Diana que tuviera piedad pero no logré convencerla, una vez que estaba en aquel asiento Fani se paró detrás, Diana me dijo: ¡no cumpliste con la apuesta el día que debías!, pagarás un precio extra, no quiero que pongas resistencia o será peor.
Entre las dos me quitaron la playera, luego volvieron a colocar las esposas y Fani sacó una maquina de un cajón, se acercó a mi, dijo: ¡tienes bonito cuerpo!, voy a hacer que se destaque un poco mas, encendió la maquina y comenzó a pasarla por mi pecho, aquello me daba cosquillas, tenía bastante pena de que me vieran de esa manera pero ambas parecían disfrutarlo, Fani fue pasando la maquina por todo mi torso hasta terminar cerca de mi pantalón, luego me recostó en el respaldo y lo acomodó para elevar mis piernas, Diana fue hacia nosotros y me quitó el pantalón, tuve un poco de miedo por lo que seguía, y Fani dijo: ¡aquí si hay mucho bello!, vamos a comenzar para terminar pronto, fue quitando con la maquina todo el bello de las piernas luego lo que rodeaba mi pene, lo último se sentía bastante bien, se detuvo, fue por algo y se lo puso a la maquina, lo siguiente fue pasar la maquina por mi pene y las bolas, lo hizo de manera que tuve una erección y tuve aún mas pena, cuando terminó yo quería llorar por la pena que sentía, Fani dijo que me calmara, que había muchos hombres que iban con ella en secreto y no era nada malo, luego Diana me ayudó a levantarme y me llevó a un cuarto pequeño, encendió la luz y me quitó las esposas, había una regadera y me pidió que me bañara rápido, lo hice, al terminar me pasaron una toalla y salí, Diana volvió a colocarme las esposas, me llevó a la silla blanca de corte y me sentó en ella, Fani sacó una tira blanca que puso alrededor de mi cuello, luego me puso una capa roja y la abrochó, le dije a Diana; ¿crees que puedan cortarlo no muy corto?
Se empezó a reír, Fani me dijo: ¡ya sé que corte tengo que hacerte!, lamento que sea mucho mas corto de lo que deseas, ¡pero te prometo que no seré cruel contigo!
Sacó un peine para desenredar mi cabello y dijo: ¡tienes mas de lo que yo pensaba!
Me mantuve callado mientras terminaba de desenredarlo y cuando terminó fue a su mueble, sacó un cajón y sacó una maquina, le colocó un protector y se acercó con ella a mi, estaba a punto de llorar cuando sentí una mano meterse en mi cabello de la parte superior, el zumbido de la maquina logró sacarme una lagrima,, Fani dijo: ¡vamos con lo bueno cariño!, soltó mi cabello, se estaba riendo, luego se pasó a mi lado derecho y levantó el cabello con una mano, con la otra llevó la maquina desde la patilla hasta la sien, aquello fue demasiado para mi, solté unas lagrimas, Fani dijo: ¡ahí van unos 15cm de cabello hermoso!
Dió la segunda pasada y cayó aún mas cabello, la capa se estaba cubriendo rápidamente y comencé a calmarme, Fani le dijo a Diana: ¿puedo saber por qué aún no son novios?
Diana respondió: ¡tiene el cabello muy largo para mi gusto, pero si resiste esto yo creo que le pediré que si lo sea!
Le dije: ¿y teníamos que apostar para esto?, ¿no podías decírmelo y llegar a un acuerdo?
Diana seguía muy sonriente, me miró en el espejo mientras Fani se pasaba a mi lado izquierdo para repetir el proceso, después de la primera pasada en ese lado, me dijo: ¿de verdad lo hubieras hecho si te lo pedía?, mi respuesta fue: ¡la verdad, no!
Ambas se rieron, luego Fani dijo: ¡te vas a ver muy bien cuando termine!, parecías una chica, incluso tenías mejor cabello que muchas que conozco, yo no supe si era halago o insulto pero solo traté de calmarme mientras casi terminaban de despojarme de mi lado izquierdo. Al comenzar con la parte posterior, Fani llevaba la maquina desde la base del cuello a la mitad antes de llegar a la coronilla, parecía estarlo disfrutando, yo también comencé a hacerlo, Diana observaba con mucha atención cómo caía mi cabello, no entendí el motivo pero me salieron unas lagrimas y no pude evitarlo, Diana se paró a mi lado, le pidió a Fani que esperara, sacó un pañuelo de su bolsa y me secó las lagrimas, me dijo: ¡te verás muy bien cuando terminen, valdrá la pena que aguantes un poco mas!
Le pidió a Fani que continuara y pronto terminó con la parte posterior, Fani se movió casi al frente, se paró un poco a la derecha, Diana se paró del lado contrario y metió su mano en mi cabello de la parte superior, acercó su cara a mi, me sonrió y dijo, a partir de aquí sabré si quieres ser mi novio, te haré una pregunta y dependiendo de la respuesta sabrá Fani si debe continuar con lo acordado o cambiarlo un poco, asentí con la cabeza y dijo: ¿estás dispuesto a perder esta parte de tu cabello y que quede igual que todo lo demás o quieres que lo corten de otra manera?, lo primero significa que si quieres andar conmigo, lo segundo no, ¿crees que vale la pena perder esa parte por mi?
Mi respuesta fue: ¡sí creo que vale la pena!, ¿entonces que continué Fani?, ¡sí, puede continuar!
Diana dió unos pasos atrás y Fani metió su mano entre mi cabello, me dijo: ¿antes de que te arrepientas voy a cortarlo!, la maquina se fue deslizando lentamente desde mi frente hasta atrás, pude ver en el espejo todo el cabello que cayó con esa pasada, resistí bastante bien, Fani movió levemente la maquina y dió una segunda pasada, no podía creer que me estuvieran cortando tanto cabello, Fani dijo: ¡parece gustarte!, yo solo sonreí, ella puso una mano en mi nuca y con la otra fue cortando el resto de cabello pero a una velocidad algo más rápida, pasada tras pasada Diana sonreía mas, yo creía que eso sería todo cuando Fani apagó la maquina, Diana se acercó, me dió un beso, acarició mi cabeza y dijo: ¡te vez muy bien!, me encanta tu nuevo look, pero aún falta mas!
Fani se paró detrás, encendió la maquina, inclinó mi cabeza al frente y Diana preguntó: ¿aún quieres ser mi novio?, van a cortarlo mas, ¿quieres continuar!, le respondí con otra pregunta, ¿tú quieres que quede mas corto?, su respuesta fue: ¡sí, si quiero!, en cuanto dije: ¡entonces adelante!, sentí que la maquina era llevada desde la base de mi cuello hasta la coronilla, no parecía tanta diferencia lo que dejaba la maquina a lo que había cortado primero, pero si se empezaba a ver mi cuero cabelludo, Fani se apuró a cortar la parte posterior y los laterales, cuando tenía que comenzar con la parte superior, se detuvo, Diana se paró detrás para inspeccionar lo que había dejado la maquina, tocó mi nuca y me dijo: ¿crees que aún vale la pena continuar?, aquello sonaba a que pasarían la maquina por la misma maquina por la parte superior, supe que no sería tan malo y dije: ¡sí, creo que vale la pena continuar!, Fani quitó el protector rápido y comenzó a llevar la maquina lentamente desde mi frente hasta atrás, lo hacía muy lentamente y pude alcanzar a ver en el espejo que no quedaba casi nada de mi cabello con cada pasada, en lo que Fani se cambió de lado Diana pasó su mano por la parte rapada y dijo: ¡se siente genial!, ¡pero lo mejor de todo es que me encanta verte así!, debimos apostar desde hace mucho tiempo, Fani fue pasando la maquina por toda mi cabeza sin detenerse, se sentía increíble aquella sensación, cuando terminó fue por algo, regresó y envolvió mi cabeza con una toalla caliente, Diana estaba muy contenta y fue a darme un beso, cuando pasó el tiempo necesario Fani quitó la toalla, luego Diana preguntó: ¿estás listo para ser mi novio oficialmente?
Estaba dudando en mi respuesta, pensaba que dar ese último paso podía dolerme, también me daba miedo que mi cabello no volviera a crecer, nunca había hecho algo parecido, Diana dijo: ¿tienes miedo, o ya no quieres continuar con el último paso?

Yo seguía sin responder, Fani pidió permiso para ir al baño, se fue, nos dejó solos y Diana se acercó, levantó mi barbilla y me dijo: ¿si ya no quieres seguir no hay problema!, creo que así ya te vez como yo quería, ¡no te voy a obligar a nada que no quieras hacer, era una broma lo de realizar este último paso,, yo miré sus pechos que resaltaban con el traje que llevaba, luego la miré a la cara y le dije con voz algo nerviosa: ¿puedes aplicar la crema de afeitar tú?, ella me sonrió y fue por la crema de afeitar, comenzó a esparcirla por mi cabeza, Fani volvió y tomó la navaja, luego me dijo: ¡te prometo que no te dolerá!, comenzó a afeitar poco a poco la parte posterior, lo hacía con mucho cuidado, se sentía increíble, no pude contenerme para no tener una erección, Fani siguió afeitando y después de pasar por toda la cabeza volvió a aplicarme crema para afeitar en el sentido contrario, la cabeza quedó demasiado suave, limpió los restos de crema y me fue quitando la capa y la tira de mi cuello, cuando terminó con eso me pidió que esperara para ponerme crema para la irritación, también servía para evitar el brillo de mi cabeza, Diana no dejaba de tocar mi cabeza, le pidió a Fani que nos tomara algunas fotos, las subió a redes y todos supieron que había pagado la apuesta pendiente, me fui con mi nueva novia y su traje de policía a su casa, tuvimos relaciones de la mejor manera que había tenido hasta ese día.
a partir de aquel pago de la apuesta Diana decidió sobre mi cabello y me dejó elegir lo que quería para ella...



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016