3750 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 4.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

la perseverancia de Cindy by FCM Historias


Conocí a Cindy desde la escuela, teníamos unos 13 años cuando nos conocimos, ella era güera, rubia de ojos azules, con el tiempo fue teniendo buen cuerpo por el gym medía aproximadamente 1.70m, la conocí en la escuela peo yo era tan tímido que tardé en poder hacer amistad con ella a pesar de que ella mostraba algún interés por mi, continuamos coindcidiendo en la escuela varios años y nos hicimos amigos, yo seguí estudiando la universidad pero Cindy decidió no hacerlo, estuvimos sin tener contacto unos años hasta que nos encontramos y nos pusimos a hablar ella se había vuelto estilista, recodé que trató de convencerme Durante un tiempo de llevarme con alguinen para que me cortara mi cabello, yo siempre lo tuve del largo necesario para no tener problemas en la escuela y si me decían algo solo lo cortaba un poco hasta que volvieran a decirme algo. Por un momento tuve varios recuerdos de momentos en que Cindy trató de convencerme pero nunca lo logró, en esta ocasión no perdió la oportunidad de decirme que ahora que sabía cortar cabello podía hacerme algún corte si yo así lo quería, logré escaparme de su propuesta aunque en el fondo siempre quise que me llevara pero me dió miedo aceptar su propuesta, ahora ya habíamos crecido y me sonaba interesante su propuesta aunque aún siguiera teniendo miedo y mas aún si ella era la que realizaría el corte, me pasó su numero de teléfono para hablar y salir en algún momento que pudiera hacerlo, nos despedimos y pasaron unos días para que decidiera visitarla, le pedí su dirección, me la dió sin problema y fui a verla a su negocio, llegué en un momento que tenía clientes esperando, parecía ser buena en lo que hacía, estuve esperando hasta que terminó y cuando lo hizo me saludó de manera adecuada, estuvimos hablando, me ofreció un corte gratis pero lo rechacé, no insistió mas y al ver que era difícil de que saliéramos a alguna parte le dije que pidieramos algo para comer, aceptó sin problema, estuve un buen rato hasta que sentí que ya era tarde, me disponía a irme pero me dijo: ¡espero que esto se pueda repetir!, le dije: ¡claro que si!, ¡cuando tu quieras estaré aquí!
Me fui del lugar pero aquello fue el comienzo para que en cada oportunidad que tuviera de tiempo libre terminara en el negocio de Cidny, pasó el tiempo restante de mi carrera y justo unos días antes de la graduación nos hicimos novios, el día antes de la graduación logró convencerme de al menos despuntar mi cabello para que no se viera tan desarreglado, acepté pero fue muy difícil sentarme sin pensar que intentaría algúna otra cosa, pasó mi graduación, ella estuvo presente y después de eso yo conseguí trabajo pronto, nuestra relación fue mejorando pero muy rara vez logró que yo me sentara nuevamente en su silla, si lo conseguía era solo para despuntar y no le permitía otra cosa, aún con ese detalle todo continuó de muy buena forma, al poco tiempo nos casamos, por desgracia no pudimos irnos de viaje en ese momento pero sabíamos que terminaríamos llendonos.
Cindy continuó con su insistencia de cortar mi cabello pero me mantenía firme, ella aumentaba su insistencia sobre todo en temporadas de calor, me decía que no podía creer que aguantara mi cabeza de esa manera a mi solo me daba risa, Cindy pasó por muchos cortes e incluso se llegó a casi rapar por completo, se veía tan bien que hasta llegué a pensar en probar lo mismo pero pronto desistí de la idea. Logramos irnos de viaje pero ni en el viaje logró convencerme de lo que tanto quería hacer, siguió pasando el tiempo y en la temporada de calor me sentí demasiado mal, no aguantaba el calor por primera vez, traté de mostrarme tranquilo para evitar que Cindy lograra convencerme, pensaba que era ese el momento justo para que ella lograra lo que tanto quería pero no estaba dispuesto a ceder tan fácilmente, en algunas ocasiones me quité la playera cuando estaba en su negocio, por suerte hacía ejercicio y no me veía mal, ella empezó a tirarme frases de que tenía la solución para que estuviera mas fresco pero me hacía el que no escuchaba para evitar terminar en su silla. Un día cuando regresé del trabajo Cindy me sorprendió con su nuevo look, estaba casi rapada, solo una vez la había visto así, se me hacía muy sexy, dijo que era por el calor, que si yo quería seguir con mi melena era mi problema pero ella no pensaba seguir aguantando tanto calor, yo estuve cerca de aceptar su propuesta de corte pero logré resistir, no sabía lo que podría llegar a hacerme después de tanto tiempo, pero lo averiguaría muy pronto…
Regresé del trabajo un día, hacía demasiado calor y la llanta del carro de Cindy estaba ponchada, me pidió que la cambiara y hasta me prestó una gorra para cubrirme, estuve un rato batallando con la llanta, hacía demasiado calor y la llanta no terminaba de salir, cuando por fin logré sacarla me caí de espaldas, estaba bañado en sudor pero ya había logrado lo mas difícil, Cindy me llevó refresco para ver si eso me animaba un poco para terminar de cambiar la llanta, me vió todo sudado y me dijo: ¡yo creo que es mucha tu necedad pero tengo que hacerte un corte o terminaras muerto un día de estos!, metió su mano entre mi cabello y me lo jaló un poco aquello me dolió y no sé si fue por el calor o que me pasó pero dije en voz baja: ¡tienes toda la razón cariño!, me estoy muriendo de calor, ¡cuando termine con esto vemos lo otro!
Cindy se quedó sorprendida, se llevó el vaso del refresco para traerme mas y no me dijo nada, yo continué cambiando la llanta y cuando por fin terminé guardé todo lo que había ocupado, estaba muy cansado y entré algo desorientado al negocio, me senté en la silla de corte, estaba descansando, la silla era bastante cómoda, Cindy llegó con mas refresco, me vió en la silla, me dió un pequeño masaje y me relajé aún mas, luego me preguntó: ¿ya estás sentado en la silla para tu corte verdad?, mi respuesta fue: ¡sí, creo que si!
Me pasó el vaso de refresco, sacó unas cosas del mueble y las dejó en el respaldo de la silla, parecía muy cuidadosa y no entendí el motivo, me terminé el refresco, le di el vaso cuando estaba por levantarme Cindy se paró frente a mi, impidió que me levantara y dijo: ¡déjame cortar tu cabello!, parecía que sus ojos suplicaban que se lo permitiera, toqué su cabeza, su cabello era muy corto, y le dije: ¡está bien cariño!, ¡voy a permitir que me dejes igual que tú!
Cindy me dió varios besos, me colocó la tira del cuello, luego me puso una capa blanca, la sujetó y fue por una estación que tenía, con la estación lavó mi cabello para relajarme aún mas, luego procedió a secarlo y lo desenredó, mi cabello medía unos 12cm, traté de estar tranquilo, Cindy fue por la maquina, al encenderla di un pequeño salto, ella lo disfrutó, se pasó detrás mío, la maquina fue puesta en la base de mi cuello, me dijo: ¡ahora si dejarás de tener calor!, la maquina se fue abriendo camino por la parte posterior de mi cabeza hasta llegar a la coronilla, cayó mucho cabello sobre la capa, entré en una especie de shock, solo veía caer cabello sobre la capa y Cindy estaba demasiado contenta, cuando terminó con la parte posterior se pasó a la derecha, primero cortó detrás de la oreja, la cantidad de cabello que caía era increíble, mi cara era de resignación, Cindy cortó desde la patilla hasta la sien y cerré los ojos para no mirar lo que pasaba, cuando los abrí Cindy estaba de mi lado izquierdo, repitió el proceso comenzando con la parte detrás de la oreja y siguió tirando mucho cabello sobre la capa, Cindy parecía poseída y cuando terminó me dijo: ¡te daré la vuelta para que no veas lo siguiente!, ¡no creo que quieras verlo!, espero que te guste la sensación cariño, giró la silla para que no mirara el espejo, usó su mano para levantar mi flequillo, colocó la maquina del lado derecho de mi frente, me dijo: ¡adiós cabello! Y llevó la maquina lentamente hasta atrás de mi cabeza, con la mano libre tiró los cabellos sueltos, tenía una sonrisa de oreja a oreja, movió la maquina ligeramente de dónde dió esa primera pasada, dió la segunda y al llegar la maquina hasta atrás tuve una pequeña erección bajo la capa, Cindy dió la tercera pasada, me excité un poco mas, siguió pasando la maquina hasta cortarlo todo parejo, cuando terminó me miró a los ojos, me dijo: ¡así te vez muy bien pero me falta aún para terminar!, yo quería ver el avance hasta ese momento, me dejó mirando al lado contrario y fue a sacar algo de un cajón, escuché un clic, Cindy regresó, se paró detrás, inclinó mi cabeza al frente, su mano se sentía bien sobre mi cabello corto, comenzó a dar una pasada en la parte posterior, luego me soltó y se cambió al lado izquierdo, fue pasando la maquina y se sentía diferente a la anterior, lo hizo bastante rápido, eso no me dejaba disfrutar, se cambió al lado derecho repitió el proceso y cuando acabó con eso me giró para verme en el espejo, mi cara fue de asombro, mi cabello era tan corto en la parte superior, creo que era igual que el de ella después de unos días de que se rapara, encendió nuevamente la maquina, cortó todo mi lado derecho, no me di cuenta de que había quitado la protección, se pasó al lado izquierdo, repitió todo el proceso, luego se paró detrás mío, llevó la maquina desde la base del cuello hasta la coronilla y se sintió increíble, cuando terminó se paró a mi lado derecho, me preguntó: ¿soy la primera en pasarte una maquina por la cabeza verdad?, le dije que si, me acarició la cabeza, se sentía muy bien, encendió nuevamente la maquina, puso una mano en mi nuca y con la otra deslizó la maquina de mi frente hasta atrás, la fue deslizando y no la despegó hasta cortar todo el cabello que quedaba, aquello fue mucho para mi pero logré no venirme en mis pantalones, Cindy pasó la maquina por toda mi cabeza para eliminar algún cabello que quedara, yo no podía creer que me hubiera quitado todo el cabello, me dijo: creo que con ese largo estará bien por ahora, comenzó a reírse, le dije: ¡no dejaste nada!, me respondió: ¡te equivocas,!, toca tu cabeza!, saqué la mano para hacerlo, se sentía genial, había algún pequeño resto de cabello y entendí lo que quiso decirme, para ser sincero me gustaba la apariencia, Cindy fue por una maquina pequeña y la utilizó para darle forma al contorno de mi cabeza, mientras lo hacía me preguntó: ¿te gusta tu nuevo look?, le dije que si, se puso contenta y me dijo: ¡a mi me encanta!, pensé en dejarlo como el mío pero vi que solo había que detallar algo y te verías muy bien sin cabello!
Terminó con la maquina pequeña y aplicó crema de afeitar en esa misma área, también aplicó en la linea del cabello y frente, utilizó la navaja para ir afeitando y la parte de la frente solo afeitó lo suficiente para lograr que pareciera un poco mas grande la frente y hacer parecer que tenía un poco mas de entradas, terminó, me limpió con una toalla, fue por la secadora, la utilizó para quitar el cabello que había quedado sobre mis hombros, también arrojó aire sobre mi cabeza, se sentía demasiado fresco, apagó la secadora, la llevó a su lugar, me quitó la capa, la tira del cuello y me dijo: ¡ya estás listo!, me levanté, toqué mi cabeza, se sentía genial, me veía muy diferente pero me gustaba, estaba pensando lo que dirían en mi trabajo al verme pero ella me abrazó, me dió un beso y me dijo: ¡promete que te sentarás en mi silla cada que te lo pida!, ¡no quiero que te vuelva a crecer tanto el cabello!, prometo hacer lo que quieras si ya no lo dejas crecer, le dije: ¿lo que sea?, su respuesta fue: ¡sí, lo que quieras!
Le dije que pensaría que quería que hiciera pero que aceptaba su propuesta, aquel día me premiaron mas tarde me premiaron por mi muevo corte y Cindy terminó en el futuro con un corte bob con la nuca rapada a cambio de raparme cuando lo quisiera...



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016