3750 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 5.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

la chica del billar parte 2 by FCM Historias


Después de haber pagado mi apuesta con la que se volvió mi novia pasaron unos dos meses hasta que ella me dijo que mi cabello se estaba volviendo largo, le dije que esperara un poco pero no parecía estarla convenciendo lo suficiente, Cindy me dijo: ¡tienes una semana para pedirme que vallamos al cuarto o te atienes a las consecuencias!
Aquello me provocó un poco de miedo pero sentí mucha curiosidad por lo que ella pudiera llegar a hacerme, yo tenía mas fuerza que ella así que no creía que pudiera hacer algo de ese estilo, quería volver a estar en la situación de la última vez pero la verdad me daba un poco de pena pedirle que lo repitiéramos. Pasaron los días y seguí sin decirle nada, ella parecía muy tranquila aunque en realidad ya tenía algún plan, faltaban tres días para cumplirse la semana y ese día ella se portó muy linda conmigo, me hizo la cena que yo quería, me dió masaje, nos bañamos juntos y tuvimos relaciones, fue increíble el sexo de aquella noche y al terminar ella jaló mi cabello, me había crecido lo suficiente para poder hacerlo, me dijo: ¡te quedan tres días cariño!, yo en tu lugar pediría ir al cuarto antes de que pasen cosas, pero igual y lo que quieres es que pasen esas cosas. Me reí después de escucharla, luego le dije: ¡yo quiero que tú también recibas castigo!
Ella dijo: ¡no lo creo!, la idea del cuarto fue mía, yo lo construí, ¡el único que hace lo que yo quiera eres tú!
¡Pero yo quero que tú también puedas recibir algún corte!
Ella se rió, luego me dijo: ¿que tienes en mente?, aproveché el momento para decirle: ¡quiero que te hagas el corte que tenías cuando te conocí!, ese o tal vez con que perdieras el flequillo me conformaría, le sujeté el flequillo mientras se lo dije, ella se puso nerviosa y dijo: ¡no suena tan mal tu idea!, pero para eso debes de pasar por el cuarto primero, si no lo haces no habrá premio¡
Le dije que lo pensaría…
Pasó la semana y ella no dijo nada, todo continuó normal, yo no me sentía bien con eso, pasaron mas y mas días, ella no me decía nada y comencé a ponerme un poco paranoíco, tenía miedo de lo que pudiera pasar y trataba de andar muy alerta para cualquier cosa que ella tratara de hacer, se pasaron dos meses después de la semana que me había dado, un día ella me dijo que me tenía una sorpresa, a mi se me estaba empezando a olvidar su amenaza así que le pregunté: ¿cual es la sorpresa?, ella dijo que me gustaría mucho pero me la daría cuando regresara de trabajar, me pidió que le avisara cuando fuera en camino para la casa, le dije que así lo haría, estuve el resto del día pensando en que podía ser aquella sorpresa, cuando salí de trabajar me fui directo a la casa, a medio camino le mandé un mensaje para avisarle cómo habíamos acordado, ella me respondió diciendo: ¡perfecto, prepárate para tu sorpresa!
Llegué a casa, entré tranquilamente y busqué a Cindy, no la encontraba, así que decidí gritarle para que saliera, ¡cyndi, cariño, ya llegué!, ¡quiero basar cual es la sorpresa!
Ella no salió, fui al cuarto para ver si estaba ahí, tal vez se estaba bañando, subí las escaleras, entré al cuarto, encendí la luz, ella no estaba ahí pero encontré una carta sobre la cama que decía:
Me fui de la casa, lo he estado pensando desde hace tiempo y creo que no compartimos el fetiche del cabello como yo pensaba, te di tiempo suficiente para que se repitiera lo de la apuesta pero no quisiste intentarlo.
Después de leer la carta comencé a llorar, me tiré al piso y comencé a dar golpes al suelo, dije: ¡maldita sea!, ¡perdí a la mejor chica que he conocido por una estupidez!
Desearía que no se hubiera ido!
Le pegué al piso unas veces mas y me calmé luego solo me quedé mirando al piso y escuché:
¡Tranquilo!, estoy aquí contigo, ¡no tienes que seguir pegando al piso!
Voltee para ver en la dirección que venía la voz, y ahí estaba cindy, parada en la puerta del cuarto,,me levanté, corrí hacia ella y la besé, ella estaba sorprendida y después de abrazarme me pidió que me hiciera hacia atrás unos pasos, yo no quería hacerlo pero accedí, luego la miré, ella se veía increíble, tenía su flequillo cortado sobre las cejas, su cabello estaba alaciado, la ropa se le veía muy bien y me dijo: ¿te gusta tu sorpresa?
No tuve palabras para decirle, esperé un poco y le dije: ¡me encanta!
Ella se puso contenta y me dijo: ¡decidí hacerme un corte que te gustara!, pero tuve que esperar un tiempo para tener el cabello del tamaño adecuado para hacerlo, fui hasta ella la besé ella dijo que fuéramos a la cama, me paré antes de la cama, ella me empujó a la cama, caí sobre ella y me dijo: ¡vamos a arreglar cuentas pendientes!
Estaba tan excitado que no entendí a lo que se refería, ella se abalanzó sobre mi comenzó a besarme y supe lo que quería, luego se bajó de la cama para quitarme las botas, los calcetines,pensé que el sonido de velcro era de sus tenis pero no fue así, ella saltó sobre mi a la cama, tenía una cara muy sexy con el muevo corte pero se veía con malicia, ella tomó mis manos y las esposó, luego me preguntó ¿sabes cuanto pesas?, aquello me daba miedo pero le respondí, ella se uso contenta y dijo: ¡perfecto!, ¡no habrá problema entonces!
Yo no entendí a lo que se refería pero ella me jaló de las piernas, me dejó cerca de la orilla de la cama y levantó mi torso, sin imaginarlo ella comenzó a levantarme, me logró poner sobre su hombro y dijo: ¡espero que estés listo!
Ella caminó por las escaleras conmigo, luego fuimos hacia el zutano y me dejó sobre el asiento que utilizó la primera vez para rasurarme el cuerpo, me amarró al asiento, y pregunté: ¡cuando te volviste tan fuerte?, ella se rió y dijo: ¡siempre he ido al gym, por eso tengo buen cuerpo pero desde antes de conocernos comencé a entrenar para obtener fuerza, el tiempo que te di para que me pidieras venir aquí era para terminar de prepararme, no quisiste hacer tu parte pero yo hice la mía, ella había ido por unas tijeras, se montó sobre mi, me dijo: ¡espero que esta no sea tu ropa favorita!, comenzó a cortarme la ropa, yo parecía perdido y rendido ante ella, no dejaba de verla y me dijo: ¡si te gusta mucho mi flequillo verdad?, asentí con la cabeza, ella me sonrió, terminó de cortar la ropa fue por la maquina, comenzó desde mis piernas, fue quitando todo mi bello corporal, dejó mi pené y huevos para el final, se siguió con el cuerpo, terminó con eso y le puso un protector a la maquina, la empezó a pasar por mis huevos, dijo que no me afeitaría para evitarme dolor aunqueme lo merecía, quitó la protección y rasuró lo que quedaba en el pene y alrededor, cuando terminó me dijo: ¡me encanta verte así !, ¡ya estaba muy largo tu bello también!
Ella tomó mis piernas, las levantó luego las pasó por sus hombros me sujetó con las manos y metió su pene en mi boca, me succionó tan fuerte que me retorcía de placer, me vine en su boca ella aguantó hasta que terminé y me bajó las piernas, yo quería que continuara, ella me liberó del asiento, me llevó a la regadera y me limpió, luego me secó, fuimos a la silla de corte y ella utilizó la secadora para mi cabello, lo estuvo jugando un poco y luego fue a ponerle un peine a la maquina, regresó sin la maquina, me empezó a besar, me fue lamiendo el cuerpo, hasta que empecé a tener una erección, cuando lo logró me dijo: ¡parece que no me equivoqué con el tiempo!
Ella se pasó frente a mi, me besó intensamente y luego se arrodilló frente a la silla, llevó mi pene a su boca, solo jugó con él, cuando sintió que era suficiente lo dejó, fue por la maquina, se acomodó para sentarse de manera que quedara frente a mi, me besó, luego llevó mi cara a sus cenos, los restregó sobre mi, le mordí uno pero creo que me pasé de fuerza, ella me dijo: ¡cuidado, no tan fuerte!, me disculpé y seguí succionando como podía, ella dijo: ¡eso está mucho mejor, parece que si sabes lo que tienes que hacer!
Ella lo estaba disfrutando, encendió la maquina, yo tuve un leve escalofrío, y ella dijo: ¡te estuviste portando muy mal así que esta vez no seré tan buena contigo, con la mano izquierda deslizó la maquina desde mi patilla derecha hacia arriba, aquello se sintió extraño pero me gustaba más de lo que yo pensaba, ella logró ir bajando y subiendo la maquina sin despegarla de mi cabeza, dijo que era mas fácil hacerlo así, pronto terminó con ese lado, me pidió que me cambiara de seno, lo hice y repitió el proceso con la mano derechas en mi lado izquierdo, caían unos 6cm de cabello con cada pasada que lograba dar, ella parecía disfrutar mucho mas que yo, terminó con ese lado se acomodó para cortar la parte posterior, me dió un beso antes de comenzar y la maquina comenzó a subir desde la base de mi cuello hasta la coronilla, aquello me estaba excitando mucho, ella se dió cuenta y trató de hacerlo mas lento, parecía gustarle lo duro que se ponía mi pene mientras la pentetraba, yo gemí de placer, ella siguió pasando la maquina, cuando terminó me alejó de sus senos, me volvió a besar, dijo que me vería muy bien cuando ella terminara, puso una mano detrás de mi nuca para apoyarse y con la otra deslizó la maquina desde mi frente hasta atrás, aquello casi hizo que me viniera, ella se movió levemente antes de la segunda pasada, le pedí que no lo hiciera para que lograra aguantar pero a ella pareció no importarle, yo logré resistir aquellos movimientos y ella comenzó a deslizar la maquina por segunda vez en la parte posterior, lo hizo tan lento que no aguanté mas y me vine dentro de ella, yo estaba un poco apenado, ella dijo: ¡tranquilo, tengo resuelto eso, tú solo termina!
Seguí soltando todo lo quetenía, ella lograba seguir cortando a pesar de lo que estaba pasando y en poco tiempo ya no tenía mas cabello para cortar, ella se levantó de la silla con cuidado, fue a cambiar el peine de la maquina y me dijo: ¿estás listo para mas?, yo no pude responder, ella dijo que lo tomaría como un sí, me miré en el espejo y me sorprendió lo corto que era mi cabello, casi todo mi cabello había sido cortado, ella no se molestó en ponerme la capa, inclinó mi cabeza al frente y sentí que la maquina se deslizaba desde mi cuello hasta la coronilla, con voz temerosa pregunté: ¿que tan corto piensas dejarlo?, ella se rió y dijo: ¡no tengas miedo!, va a quedar muy corto así que no reniegues o te lo quitaré todo. Muy pronto terminó con la parte posterior, se pasó a la izquierda, inclinó mi cabeza, llevaba la maquina desde la patilla hasta la sien, cuando estaba cortando detrás de la oreja presté mas atención al espejo, parecía quedar una especie de sombra en el área que había cortado, se pasó con mi lado derecho y repitió el proceso, yo estaba mirando al espejo ella volteo para mirar y puso una sonrisa maliciosa, con su nuevo corte me parecía demasiado sexy, ella siguió con lo que estaba haciendo, luego fue por un peine y comenzó a unir la parte superior con los lados y parte posterior, fue por crema de afeitar, la puso alrededor de las patillas y cuello, me afeitó con una navaja, limpió los restos y dijo: ¡ya quedaste listo!
Me miraba al espejo y me agradaba lo que hizo, ella me dió un beso y dijo: ¡te perdoné esta vez pero la siguiente será mucho mas corto si no coperas!
Ella me ayudó a levantarme de la silla fuimos a la regadera, ella seguía sin quitarme las esposas, luego nos sentamos sobre una taza, ella me masturbaba mientras me besaba el cuerpo, le dije que ya no lograría nada, ella se rió y dijo :estás seguro?, ¡que quieres apostar a que si puedo!
Le dije: ¡si no logras nada en 5 minutos puedo hacerte un corte yo!
Ella dijo: ¡acepto el reto!, me masturbaba a diferentes ritmos mientras el tiempo corría en el cronometro, comenzó a lamer mi espalda, mi cuello,, metió su lengua hasta en mis oídos, yo estaba seguro de que no lo lograría, faltaban dos minutos y ella lamió mi cuello nuevamente, lamió mi nuca y me retorcí un poco, ella lo notó y siguió, de pronto lamia y succionaba la parte afeitada con la navaja y cuando faltaban unos 20 segundos logró que me viniera, no fue tanto como las otras veces pero lo logró, ella me dijo: ¡lo logré!, ¡y ya sé que va a ser mi premio, me llevó hasta la silla de corte, quitó la protección de la maquina y se acercó, la encendió, la puso de mi lado derecho y dijo: ¡te quedarás sin cejas cariño!, le supliqué que no lo hiciera, pegó la maquina un poco lejos de la ceja, estaba a punto de llorar y ella deslizó la maquina hacia arriba, luego siguió alejándose, me calmé y dijo: ¡me gustan tus cejas, no te las quitaría!, ¡pero tu cabello quedará mas corto! Pasó la maquina por los lados y parte posterior, unió con la parte de arriba y dijo: ¡eres uy malo para apostar!, ¡ya quedaste listo nuevamente!, me volvió a llevar a la regadera, ella me liberó para que pudiera vestirme, se acostó en el asiento que utilizaba para rasurarme el cuerpo, estaba cansada, aproveché para amarrarle y la sujeté al asiento, ella se empezó a reír, me dijo: ¿que vas a hacer ahora?, la comencé a lamer en el cuello, la besé, succioné sus pezones un poco, luego le hice sexo oral, ella estaba muy encendida, me detuve y fui al cuarto extraño, tomé un vibrador, lo metí en su vagina ella suplicó para que se lo quitara, lo hice y levanté sus piernas, la penetré muy fuerte, ella se terminó por correr, la dejé la liberé, ella me jaló sobre ella me besó y me dijo: ¡quiero que esto se repita siempre y cuando no toques mi cabello!
Le dije: ¡no puedo prometerte eso pero lo intentaré!
Le ayudé a limpiar el lugar, fuimos a cenar y ella dijo: ¡vete preparando para que la parte superior sea cortada con el numero 1!, ¡te veras increíble cuando quedes así!
Mi respuesta fue: ¡no creo que logres llevarlo a cabo pero puedes intentarlo!
Ella dijo: ya lo veremos, ya lo veremos…



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016