3750 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 5.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

perdiendo el miedo a raparme by FCM Historias


Siempre tuve la curiosidad de saber como me vería sin cabello pero nunca me atreví a hacerlo, hasta que yulikia se mudó frente a donde yo vivía, al poco tiempo puso su negocio y resultó que era estilista, ella tenía cabello oscuro, largo y ondulado, era bastante alta, test blanca, unos ojos cafés que me ponían nervioso cuando me miraban y una vecina me contó que iba al mismo gym que ella, yo me la pasaba asomándome cada que podía a su negocio, me di cuenta que era buena porque seguido tenía clientas, también llegaban varios hombres con ella pero traté de no prestar atención a eso, ella me llamó un día en que estaba sacando mi basura y fui a ver si ocupaba algo, yo era demasiado tímido y le pregunté si ocupaba ayuda, me dijo que si, fuimos a mover un mueble que acababa de comprar y cuando terminé me dijo: ¡tienes lindo cabello!, le di las gracias por el halago y me dispuse a retirarme, ella quería que me quedara para platicar un poco pero fue más grande mi miedo de estar en aquel lugar y me fui, mi vecina Kati me decía que yo le gustaba a Yuliana pero no le creía, ella venía a mi casa o yo iba a la de ella los fines de semana para tomar algo, en uno de esos días me dijo que ojalá perdiera el miedo para hablarle a Yuliana o en su defecto hacerle caso a ella, pero decía que lo que me sobraba era mi cabello, que eso echaba atrás a todas las que se interesaban en mi, algo molesto por tanta insistencia le dije: ¡tú que sabes sobre mi!, detesto mi cabello pero no me atrevo a cortarlo, ella se puso contenta y me dijo que podíamos ir con Yuli o ella conseguiría las cosas para cortarlo, estuvimos hablando un rato sobre el tema y le dije que algún día me atrevería a cortarlo, pero que ella debía esperar a que yo obtuviera esa confianza, ella estuvo de acuerdo con eso y me invitó a ir al gym con ella,, terminé aceptando su propuesta y me gustó mucho más de lo que yo imaginaba, logré crearme el habito y obtuve muy buenos resultados, aunque seguía sin la confianza para cortar mi cabello, pasó mucho tiempo desde que entré al gym, un día que iba para la tienda, Yuliana me llamó y me pidió comprarle algo en la tienda, lo hice y al regresar con lo que me pidió le entregué un chocolate, a ella le agradó el detalle y me invitó a quedarme para hablar con ella, no quise entrar en su local y nos sentamos en su escalón de la entrada, ahí estuvimos hablando un rato aunque fue ella quien llevó la platica, me dijo que me había visto como progresé en el gym, me felicitó por lograr continuar yendo durante todo ese tiempo, hablamos de varias cosas y cuando mejor se ponía todo llegó una chica rubia muy atractiva, la saludó y preguntó si estaba disponible, ella le dijo que si podía atenderla y antes de que me despidiera de ella la rubia dijo: ¡ya deberías sentarlo en esta silla, le hace mucha falta!, Yuli solo se rió y nos despedimos, aquellas palabras me dejaron pensando mucho y al día siguiente fui a la estética de Yuli, ella se sorprendió un poco de verme y me senté en su sillón, eché un vistazo al lugar, era bastante agradable, pero al observarlo siempre de lejos y con miedo, nunca me di cuenta, estaba pintado de azul, sus muebles de enfrente eran blancos, el piso también era blanco, su silla era negra y las herramientas eran negras y blancas, hacían muy buen juego con el lugar, ella se sentó en su silla de corte y me dijo: ¿a que se debe esta visita?, me puse nervioso, ella me pidió que la mirara directo y me dijo: ¿quieres cortar tu cabello?, -¡sí, creo que si quiero hacerlo!, se puso muy contenta y me dijo que siempre había deseado que llegara por mi cuenta, fue por eso que nunca me hizo ningún comentario, me sentí más tranquilo y ella se levantó para cerrar la puerta de vidrio y me sentí muy nervioso, ella me tomó del brazo y me sentó en su silla, comenzó a desenredar mi cabello, trató de bromear un poco y cuando fue por la capa me dijo: ¿tienes algo en mente o quizá solo quieres que lo despunte?, -pues siempre he querido verme sin cabello pero creo que eso sería muy drástico y no me vería bien, ella me miró mientras me colocaba la tira del cuello y tomó su peine, echó todo hacia atrás y sonrió, luego me dijo: ¡no te verías nada mal!, pero coincido que sería muy drástico, ¡no sé si estás dispuesto a perderlo todo en tu primera visita!, supongo que nunca te pasaron una maquina por la cabeza, -¡no, nunca me lo cortaron con una!, le pregunté si había forma de dejar un poco al menos y ya con el tiempo ver si me animaba a cortarlo todo, ella se quedó pensando y me dijo: ¿confías en mi?, creo que si, pero eso no me quita los nervios, comenzó a reírse y me dijo: ¡deja que te tome una foto antes del corte!, tengo miedo de que te arrepientas y no regreses, acepté su propuesta porque quería recuerdo de ese momento, ella me quitó la capa y la tira, fuimos al fondo del local y me miré en un espejo grande, luego ella me dijo donde pararme y tomó las fotos, regresamos a la silla y estaba un poco más tranquilo, ella me dijo: ¿confías en mi entonces?, le dije que si, ella fue por una maquina, sacó algo de un cajón y se lo puso a la maquina, se paró detrás y encendió la maquina, yo salté con el puro sonido, ella me tocó el hombro y me pidió calmarme, metió sus dedos para levantar la parte posterior y pegó la maquina a mi cuello, sin avisarme la subió un poco, al estar inclinado hacia el frente vi deslizarse cabello por la capa, eso me asustó mucho y cuando volvió a pasar la maquina tuve un escalofrío, aquello era una sensación agradable pero al mismo tiempo se sentía mal por ver todo mi cabello caer, ella continuó pasando la maquina pero cada vez la subía más arriba hasta llegar a la coronilla, pasó su mano y se notó que lo estaba disfrutando, comenzó a cortar detrás de la oreja izquierda y mis piernas empezaron a temblar, comenzó con la parte detrás de la oreja y comencé a pensar que me gustaba la sensación de la maquina, ella notó mi sonrisa y dijo: ¡me encanta que ya no estás sofriendo y estás disfrutando!,me puse un poco rojo y miré la capa, ya había mucho cabello en ella y me dijo que faltaba mucho, con sus dedos levantó mi patilla derecha y dijo: ¡tienes mucho más de lo que creí!, pues pronto habrá mucho menos no, ella me miró y dijo: ¡dijiste que confiabas en mi!, bueno, yo sé que si lo estás haciendo y me disculparás por lo siguiente, giró la silla para que dejara de ver al espejo, me dijo que era lo mejor, se paró del lado izquierdo, levantó mi patilla y movió un poco a la derecha mi cabeza, colocó la maquina bajo mi patilla y la subió hasta la sien, sentí como la maquina cortaba y cuando llegó hasta arriba se desprendió mucho cabello, respiré profundo y ella dio la siguiente pasada, esa sensación de que la maquina llevaba el cabello hasta arriba y lo dejaba caer lentamente me fascinaba, pronto se terminó ese lado y se pasó al derecho para repetir el proceso, yo tenía una erección bajo la capa pero se ocultaba con todo el cabello sobre ella, se estaba volviendo relajante cada que ella pasaba la maquina y me dijo: ¡te prometo que te vas a ver bien!, me está gustando mucho y no lo digo porque sea la elegida de quitarte todo este cabello bonito, le dije: ¿si lo estás cortando todo verdad?, ella no me respondió y siguió cortando lo que le faltaba, al ver mi cara me pidió perdón y luego me dijo: ya corté tres lados, quieres que continué con el último o prefieres que use tijeras?, yo estaba pensando y ella tomó una mano, me hizo tocar detrás y se sentía como papel lija, la sensación me gustó mucho y dijo: ¡si no te atreves tú me atreveré yo?, colocó la maquina del lado derecho de mi frente y la deslizó hacia la izquierda, vi todo mi flequillo caer por mi cara y deslizarse a la capa, cuando lo quitó todo puso una mano en mi nuca para que no me moviera y pasó la maquina del lado derecho de mi frente hasta atrás, aquello se sintió muy bien y mi erección se hizo más grande, movió la maquina un poco a la izquierda y volvió a pasarla hasta atrás, sentir como arrastraba mi cabello la maquina era increíble, después de cada pasada ella pasaba la mano para terminar de tirar el cabello, y así siguió hasta que la pasó en la última parte que le faltaba, comenzó a pasar la maquina sin despegarla de mi cabeza y dijo: ¡me lo vas a agradecer después!, ¡o tal vez te lo reclame porque era mucho cabello!, se rió y dijo: ¡de todos modos ya no queda nada!, pero al ver mi cara me dijo que no era cierto, me preguntó si estaba listo para mirar y cuando le confirmé que si me giró lentamente, al verme no podía creer que de verdad me hubiera rapado, ella pasó su mano por mi cabeza y dijo: ¡a mi me encanta!, hasta se resalta algo que no imaginabas, me fue agradando poco a poco y ella dijo: ¡esto está al uno y medio, por eso se ve como una especie de sobra, al uno se vería un poco menos y si quieres raparte por completo casi no verías la sombra, ella me pidió mirarme en el espejo grande, me quitó la capa y me llevó al fondo, me di cuenta de a que se refería con que se resaltaba algo que no esperaba, me hizo doblar mis brazos y noté que mi entrenamiento resaltaba más. Se acercó mucho a mi oreja y dijo: ¡si te rapo cenamos juntos hoy!, la miré y le dije: ¡pensé que me raparías todo!, yo no sé de estás cosas pero me gusta lo que hiciste, me tomó del brazo y volvió a colocarme la capa, puso su mano en mi nuca, inclinó mi cabeza al frente y comencé a sentir la maquina más pegada a mi cabeza, ella daba pasadas cortas sin despegar la maquina, caía cabello pero no tanto como la primera vez, le pregunté como cuanto cortó la primera vez y dijo que calculaba que eran unos 12 o 15cm, siguió pasando la maquina por el lado izquierdo y no le duró mucho, se pasó al derecho y parecía toda una experta, sin darme cuenta puso su mano en mi nuca y se sintió genial, deslizó la maquina desde mi frente hasta atrás y dijo: ¡siempre te quise ver así!, me gusta mucho que no lloraste como yo pensaba, yo disfrutaba de cada pasada y ella no dejó de sonreír, por desgracia todo era mucho más rápido y se le terminó el cabello por cortar, pasó rápido la maquina por toda la cabeza para asegurar que no quedara nada y apagó la maquina, acarició mi cabeza y dijo: ¡tienes muy bonitos ojos!, no se dejaban ver detrás de todo ese cabello, fue por una maquina pequeña y la pasó por el contorno, luego me afeitó con una navaja y también me creó un poco de entradas para simular que mi frente era más grande, cuando me quitó la capa me abrazó, lamió mi cuello y su mano rosó mi pene, se dio cuenta de mi erección y se desabrochó la blusa que llevaba, jaló mi cabeza hacia sus pechos y se sintió muy bien, me confesó que nunca había rapado a alguien que no hubiera perdido una apuesta, luego fue por papel, me lo entregó y me pidió estar muy atento si pasaba lo que me imaginaba, me tenía abrazado y sacó mi pene del pantalón, comenzó a masturbarme y lamió mi cuello hasta llegar a la cabeza, se sintió tan rico que me iba a correr muy pronto, ella me hizo una señal y alcancé a poner el papel para que quedara ahí todo mi semen, ella dejó de masturbarme y se pasó frente a mi mientras seguía sosteniendo el papel que me dio, ella acarició mi cabeza y la inclinó al frente, la acomodó en sus pechos y cuando estuvo contenta me dijo: ¡siempre quise un novio sin cabello!, ¿quieres andar conmigo?, no dudé en decirle que si, ella me levantó y fuimos a bañarnos para quitarme los pelos del cuerpo que me hubieran quedado, pedimos cena y al siguiente día que Katia me vio rapado me dijo lo mucho que le gustaba, Yuli le dijo que ya éramos novios y no me importó lo que pudieran pensar los demás.



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016