4385 Stories - Awaiting Approval:Stories 0; Comments 1.
This site is for Male Haircut Stories and Comments only.

estética de los fetiches by FCM Historias


estetica de los fetiches Tenía una amiga llamada Leidy, era de test blanca, ojos verdes, cabello rubio largo hasta debajo de sus nalgas, nos conocimos en el trabajo, ella mejoró aún más su cuerpo cuando comenzamos a ir al gym, solíamos salir juntos, la gente preguntaba si éramos novios pero ninguno le había pedido nada al otro ni nos habíamos besado alguna vez…
En una ocasión ella me contó que su cabello ya no le gustaba, quería cambiar radicalmente de estilo pero no terminaba de animarse, me causaba orbo aquello, decidí ayudar para que reuniera el valor pero por más que lo intentaba no lo conseguía, una chica del trabajo se había hecho un verdadero cambio, al preguntarle nos contó sin problema, fue con su novia a un nuevo lugar que abrieron, este era para personas que tuvieran algún fetiche con el cabello, lo atendían cuatro chicas muy atractivas, quiso probar con su novia aquella experiencia y aunque le terminaron cortando mucho más cabello del que hubiera querido estaba contenta con el resultado, dijo que volvería con su novia cuando le creciera nuevamente, -¡ustedes deberían ir juntos!, ya sé que no son pareja pero podrían fingir serlo, ambos tienen mucho cabello, creo que sería bastante divertido ver que les hacen ahí, aunque aquella idea era buena, daba miedo ir, nunca me habían pasado una maquina por la cabeza y se veía que aquellas chicas podían querer hacerlo…
Durante un tiempo Leidy estuvo insistiendo en que la acompañara, podía ir sola pero le daba miedo, ofreció muchas cosas a cambio de que fuera con ella pero no consiguió nada, hasta que un día llegó muy decidida a mi casa, después de hablar un rato y casi darse por vencida dijo: ¡vamos a apostar entonces!, si te gano vienes conmigo a aquel lugar, si pierdo no volveré a decirte nada, parecía buen trato, faltaba saber en que podíamos apostar, encendí el xbox para jugar mientras pensábamos en algo, puse el juego de FIFA, cuando estaba eligiendo equipo Leidy tomó el otro control, -el que gane dos de tres se lleva la apuesta!, era un suicidio para ella, no sabía jugar, o al menos eso era lo que yo pensaba, la hice trizas en el primer partido, jugamos un segundo, iba ganando por dos goles, estaba seguro de que ganaría pero de un momento a otro perdí la concentración, empató, nos fuimos a tiempos extras, ganó el segundo partido, pusimos el tercero, todo estuvo reñido, terminamos empatados, -¿quien te enseño a jugar así?, -¡ese es mi secreto!, pero ¿lo definimos en unos penales o tienes miedo?, aquellas palabras resonaron en mi cabeza, -miedo ni a la muerte!, le dije bromeando, le di a los penales, mis nervios jugaron una mala pasada, fallé tres y ella ninguno, festejó como nunca, aunque había perdido seguimos jugando otro rato hasta que fui a dejarla a su casa, no dijo nada de cuando cobraría, eso hizo que estuviera tranquilo, esperó hasta el fin de semana para decirme que la acompañara, aunque no quisiera tuve que hacerlo, llegamos a aquel lugar, había varias chicas esperando, solo dos pancas, no parecía ser nada de otro mundo aquel lugar, decidimos ir a dar una vuelta en lo que se desocupaba, le marcaron a Leidy para decirle que ya estaba libre, volvimos a aquel lugar, se acercaron dos chicas, una rubia de ojos azules, estaba vestida de una forma demasiado cómoda, la otra era una chica bajita de cabello ondulado y largo, nos saludaron, la rubia tomó mi brazo, miré a Leidy, esta hizo un gesto de que hiciera lo que me pidiera, -¿son pareja verdad?, dijo la rubia, -¡sí, si lo somos!, dijo Leidy, ¿quieren el servicio de pareja?, -si por favor, nos llevaron hacia una puerta, entramos y cerraron, aquel lugar era otra pequeña estética pero mucho más equipada, - ¿van a querer los asientos de peluquería o los de estética, -los de peluquería dijo Leidy, -cada uno debe elegir el corte del otro, o pueden dejarnos a nosotras elegir algo para ustedes, nos entregaron una especie de álbum de fotos de cortes, nos alejaron para que fuera secreto y se fueron a cambiar, estve mirando varios cortes cortos, decidí elegir uno que me gustó para Leidy aunque no estaba seguro de si le quedaría bien, cuando las chicas volvieron traían un vestido, la rubia tenía uno negro y la otra uno rojo, ambas mostraban su gran cuerpo, la rubia se acercó a mi, se amarró el cabello en una cola, vamos a lavar tu cabello primero, fuimos hacia la estación, hicieron lo mismo con Leidy, la verdad es que aquello no me agradaba pero conforme masajeaban mi cabeza cambié de opinión, fue muy relajante, cuando terminó nos llevaron a las sillas depeluquería, nos secaron el cabello, quitaron la capa y la cambiaron por otra, pidieron que nos miráramos bien al espejo, -puedes mostrarme el corte que elegiste para ella¿, mostré el mío sin que pudiera verlo Leidy, -pero no sé si le quedaría bien, si no mejor elige tú por favor, la chica de cabello ondulado ajustó la silla, giró a Leidy hacia mi, le sujetó el cabello en una cola, la miró un poco, -¡le quedaría bien lo que elegiste!, ¿ quieres eso o me das libertad a mi?, -¡quiero ese por favor!, la rubia le pidió a Leidy el corte que eligió, hablaron un poco, fue para darme la vuelta, quedé mirando a Leidy, la rubia hizo mi cabello hacia atrás, observó unos segundos, -¡estaría perfecto!, pero si me dejas podría modificarlo un poco para que se vea mejor, -¡hazo sin problema dijo Leidy, ambas fueron por la primera herramienta, estaba nervioso, sentí como la rubia tomó un gran mechón ente sus dedos, lo cortó con las tijeras, lo tiró frente a mi, siguió haciendo esto por unos momentos, a Leidy le cortaron la cola de un tajo, abrió buco los ojos cuando sintió que su cabello se balanceo por sus hombros, la de cabello ondulado presionó un botón, se escuchó algo cerrándose, moví la irada a la derecha y alcancé a ver que los espejos se cubrían, -es para crear más morbo, tranquilos, le comenzaron a cortar cabello a la altura de la oreja a Leidy, -¿que fue lo que pediste?, no pude evitar sonreír, de pronto se escuchó un zumbido, la rubia inclinó mi cabeza al frente, tuve un escalofrío, -¡no te vallas a mover por favor!, tampoco te quieras levantar de la silla, el lugar está insonorizado y cerrado con llave desde fuera para evitar que alguien se valla, Leidy sonrió, la maquina subió desde mi cuello hasta la coronilla, una cascada de cabello comenzó a caer sobre la capa, mis ojos se abrieron mucho, -¡creo que esto será muy divertido para todos!, dijo la rubia, por cierto, mi nombre es Tania y mi compañera es Leticia, pero pueden llamarle Leti si lo prefieren, la maquina siguió subiendo varias veces, estaba confundido, quería llorar pero al mismo tiempo comenzaba a sentirme excitado, miré a Leidy para dejar de pensar en lo que hacían sobre mi cabeza, alcancé a ver como caía el cabello del lado izquierdo, su oreja estaba siendo descubierta, Tania inclinó mi cabeza hacia la izquierda, se deshizo de mi patilla con una sola pasada, -¡tranquilo, aún no vamos ni a la mitad!, no vallas a llorar, mi cabello no era tan largo como el de Leidy pero se defendía bien, antes de comenzar medía cerca de 30cm, pero con la maquina pasando por mi lado derecho calculaba que quedarían unos 2cm, Leti cortó algo más de cabello y me miró, -¿yo también tengo libertad para modificar el corte verdad?, -¡no, ya es demasiado corto, si lo modificas no dejarás nada!, -¡perdón guapa, pero le pregunté a tu pareja, no a ti!, será él quien me diga si puedo hacerlo, así que repetiré la pregunta, ¿puedo modificarlo un poco verdad?, asentí con la cabeza, -más les vale a ambos no raparme o los mataré!, -¿no fuiste tú la de la idea de venir con nosotras?, puedo notar que tu novio tenía miedo pero lo convenciste, ¡mira como se pone con lo siguiente!, sin saber lo que haría colocó la maquina sobre mi frente pero del lado derecho, la deslizó hacia atrás pero sin llegar a la mitad, no pude evitar mirar a Leidy, solté alguna lagrima, -¿vez¿, claramente eso indica que fuiste tú quien lo trajo a él, de lo contrario solo hubiera disfrutado, así que tranquila guapa, confía en nosotras y todo saldrá bien, Tania se pasó a mi lado izquierdo, comenzó a repetir el proceso, no se sentía nada mal la sensación de la maquina, Leti cortó bastante la parte superior de Leidy, aquello hizo que sonriera involuntariamente, decidí disfrutar lo que pasaría y no arrepentirme de nada, Leti fue al mueble, sacó algo, pude ver que era una maquina, buscó un protector, inclinó la cabeza de Leidy al frente, cuando le dio la primera pasada los ojos de Leidy se abrieron, se le salieron lagrimas, -¡perdón por convencerte de esto!, -tranquila, todo irá bien, Leti siguió pasando la maquina lentamente, Tania terminó con mi lado izquierdo, fue a cambiar el peine, alborotó mi cabello de la parte superior, -vamos con lo divertido!, inclinó mi cabeza al frente, dio pasadas lentamente desde la base de mi cuello hasta la coronilla, aquello se sentía diferente, no pude evitar sentirme extraño, bajo la capa estaba teniendo una erección, -¿se siente rico no?, -mmmm, creo que si, -aquí estás en confianza, no tengas miedo de decir algo, si te gusta te gusta y no tienes que avergonsarte, ¡para esto te trajo tu novia!, para que tuvieras una experiencia diferente, aunque parece que nunca te habían pasado una maquina por tu reacción cuando lo hice por primera vez, -no, nunca me habían pasado una y me daba miedo, -yo me encargaré de que lo pierdas, volví a prestar atención a Leidy, Leti le pasó por última vez la maquina en el lado izquierdo y la apagó, -¡ya viste como no era tan malo como pensabas guapa!, ¿apoco no te gustaron las cosquillas de la maquina?, -sí, la verdad si se sintieron bien, comenzó a mojar su cabello para irlo acomodando hacia el lado derecho fue cortando el excedente que aún quedaba después de todo lo que le cortó antes, -¡ahora si viene mi parte favorita!, Tania se acomodó para que Leidy pudiera mirar, Leti dejó de cortar para que pudieran disfrutar lo que venía, yo estaba temblando, -¿quieres ver de frenteo quieres que lo gire para que veas como cae el cabello?, -¡quiero ver como se cae por detrás!, -¡tus deseos son ordenes, giró la silla para poder acomodarse, encendió la maquina, levantó con sus dedos mi flequillo, metió la maquina debajo y la deslizó lentamente hasta atrás, sentí como la maquina arrasaba con mi cabello, -¡esto es genial!, dijo Leidy, no sabía como reaccionar pero Tania no dudó en darme la segunda pasada, cayó algo de cabello sobre la capa pero la mayoría era arrastrado hacia atrás y caía directo al suelo, Tania dio varias pasadas hasta que se le terminó el cabello, giró la silla, volví a mirar de frente a Leidy, -¡no te vez nada mal!, -gracias!, -¡que lindos, aunque falta para que termine contigo!, no sabía que significaba pero no quería que aquello terminara, Leti continuó acomodando el cabello y cortando lo que sobresalía, Tania inclinó mi cabeza hacia la izquierda, subió la maquina desde la patilla hasta la sien, sentía que la maquina estaba más cerca de mi cuero cabelludo, no dije nada, no había forma de evitar el destino, -¡eres el cliente con el cabello más bonito que he tenido!, -gracias por el halago, -no, de verdad, no vienen muchas parejas y las que vienen con su chica no suelen tener tanto cabello, lo tienen cuidado pero no tan largo como el tuyo, ¡no tienes idea de como disfruto quitarte este cabello!, se pasó a mi lado izquierdo para repetir el proceso, aunque se sentía diferente la maquina, Tania iba más rápido, quizá no quería que hubiera tanta diferencia de tiempo con el corte de Leidy, pronto inclinó mi cabeza al frente, la maquina subiendo desde mi cuello hasta la coronilla fue demasiado agradable, cuando terminó pasó su mano por la parte recién cortada, aquello hizo que mi erección fuera más grande, escuché que quitó el protector, comenzó con mi lado izquierdo pero no llevaba la maquina hasta arriba, no quise preguntar, -eso ya es parte de la modificación verdad?, preguntó Leidy, -sí, esto ya es esa parte, continuó pasando la maquina, cerré los ojos para disfrutar de aquella sensación, inclinó mi cabeza al frente, siguió pasando la maquina sin subirla tanto, la pasaba y retiraba tan pronto que solo estaba consiguiendo ponerme más caliente, Leti utilizó una tijera diferente para ir dando forma a la parte superior de Leidy, Tania pasó la maquina por la última parte que le faltaba, alejó la maquina, hizo algo que no pude ver y comenzó con ese mismo lado, la maquina estaba tocando directamente mi piel, miré a Leidy asustado, -trnaquilo, todo va a estar bien, me ganó la sensación, dejé de preocuparme, Tania subía la maquina sin llegar a la misma altura anterior, no entendía que estaba haciendo pero la sensación era buena y no dije nada, siguió haciendo lo mismo alrededor de mi cabeza, cuando terminó fue por algo al mueble, no sabía lo que era, colocó la maquina sobre mi frente, puso una mano en mi nuca, dio pasadas lentamente hasta atrás, podía notarse que estaba excitado, -¡así me gusta!, que no tengas miedo de mostrar lo que sientes, soltó un momento mi nuca, miró a Leidy, -¡espero que lo vuelvas a traer después de un tiempo!, tiró el cabello de la capa con su mano, ¡mira lo contento que está!,ambas vieron mi erección bajo la capa, -tranquilo cariño, es para esto que viniste, para disfrutar mientras te arrancaba ese bonito cabello, continuó pasando la maquina por la parte superior hasta que quedó satisfecha, cambió el protector por uno que tenía en el pantalón, lo pasó alrededor de mi cabeza pero cerca de la parte superior, fue uniendo la parte superior con lo demás, quitó el protector, sentí nuevamente la sensación de que la maquina tocaba mi piel, pero solo en un área, luego sentí diferente en una parte intermedia, se aseguró de que quedara como ella quería, apagó la maquina, giró la silla apara que Leidy pudiera verme de todas partes, -¿te gusta guapa?, -¡me encanta lo que le hiciste!, ya solo le afeitaré el contorno, fue por una maquina que zumbaba más fuerte, Leti hizo lo mismo con Leidy aunque antes había utilizado la maquina grande con un peine para retirar algunos excedentes de la parte superior, ambas marcaron el contorno con la misma maquina, Tania me aplicó crema de afeitar, preparó su navaja y comenzó a afeitarme, -¿vas a querer que te afeite también o así estas bien?, -hazlo por favor, Leti realizó lo mismo con Leidy, esta no pudo evitar poner una cara de satisfacción mientras la afeitaban, Tania limpió el excedente de la crema, revisó que todo estuviera bien, esperó un poco, Leti terminó con Leidy, estábamos de frente, cuando ambas dijeron: -¡ya quedaste!, nos retiraron la capa, luego la tira, nos miramos bien bajo las sillas, Tania tomó mi brazo para llevarme a su estación de lavado, Leti hizo lo mismo, aquello se sintió increíble, aún no nos mostraban el resultado en el espejo, cuando terminaron de lavarnos nos secaron, peinaron a Leidy, nos tomaron varias fotos y nos pusieron frente a un espejo grande, cuando este se descubrió no podía creer que casi no quedara nada de mi cabello, -¡oh por dios!, no imaginé que fuera tan corta la parte superior!, dijo Leidy, nos dimos un abrazo, Tania nos explicó que hizo un desvanecido y que arriba había quedado al dos, luego bajaba gradualmente hasta el afeitado, estaba contento con el corte, Leidy también, -¡bueno, ya que están conformes con esto, vamos por la siguiente parte…¡¡!



Your Name
Web site designed and hosted by Channel Islands Internet © 2000-2016